En problemas: una empresa de Elon Musk sacrificó a 15 monos para un proyecto neurotecnológico

El excéntrico millonario Elon Musk,
El excéntrico millonario Elon Musk,

La fuerte denuncia de una organización sin fines de lucro ante el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos por el accionar de la compañía del magnate.

La empresa Neuralink, propiedad del excéntrico millonario Elon Musk, recibió duras críticas tras realizar experimentos con monos macacos a los que se les implantó chips cerebrales para hacer investigaciones sobre la inteligencia artificial. Al menos 15 de ellos murieron en la pruebas.

De acuerdo con La Nación, el Comité de Médicos por una Medicina Responsable presentó una denuncia ante el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) contra la Universidad de California, en Davis (UC Davis), por violaciones de la Ley Federal de Bienestar Animal relacionadas con “experimentos cerebrales invasivos y mortales realizados en 23 monos”, tal como sostuvieron a través de un comunicado publicado en su página web.

Según sostiene esta organización sin fines de lucro integrada por más de 17.000 médicos, “la UC Davis recibió más de 1,4 millones de dólares de la empresa Neuralink de Elon Musk” para llevar a cabo estos polémicos experimentos. La denuncia se basa en casi 600 páginas de documentos -a los que califican como “perturbadores”- que fueron publicados por la institución educativa luego de que el Comité de Médicos presentara una demanda inicial de registros públicos en 2021.

El Comité presentó además una segunda demanda de registros públicos en el Tribunal Superior del Condado de Yolo para obligar a la universidad a divulgar videos y fotografías de los monos. “A la mayoría de los animales se les extirpó parte del cráneo para implantarles electrodos en el cerebro como parte del desarrollo de Neuralink de una ‘interfaz cerebro-máquina’”, señala la organización.

La entidad fundada en 1985 sostiene en su denuncia que “Neuralink y el personal de la UC Davis no proporcionaron a los monos moribundos los cuidados veterinarios adecuados” y asegura que utilizaron “una sustancia no aprobada conocida como ‘Bioglue’ que mata a los monos destruyendo partes de sus cerebros y no velaron por el bienestar psicológico de los monos asignados al experimento”.

“Los monos macacos utilizados en el experimento estaban enjaulados solos, tenían postes de acero atornillados a sus cráneos, sufrían ‘traumas faciales’ y convulsiones tras los implantes cerebrales e infecciones recurrentes en los lugares de los implantes”, apuntaron desde el Comité y revelaron que en algunos casos, como consecuencia del deterioro de la salud, “Neuralink y UC Davis aplicaron la eutanasia a los monos antes de que se utilizaran en el experimento previsto”. De los 23 monos involucrados en los experimentos, al menos 15 murieron o fueron sacrificados, según los registros abiertos de California a los que tuvieron acceso.

Puede que la UC Davis haya cedido sus instalaciones financiadas con fondos públicos a un multimillonario, pero eso no significa que pueda eludir los requisitos de transparencia y violar las leyes federales de bienestar animal”, afirmó Jeremy Beckham, coordinador de defensa de la investigación del Comité de Médicos. “Los documentos revelan que a los monos se les mutiló el cerebro en experimentos de mala calidad y se les dejó sufrir y morir. No es un misterio por qué Elon Musk y la universidad quieren mantener ocultas al público las fotos y los vídeos de este horrible abuso”, agregó.

Si bien el Comité argumenta que el trabajo realizado y los materiales creados en las instalaciones públicas “están sujetos a la Ley de Registros Públicos de California y deben ser divulgados”, la universidad se rehusó a publicar las fotos y los vídeos, alegando que los registros pertenecen a Neuralink, una empresa privada no sujeta a la Ley de Registros Públicos de California.

UC Davis no puede proteger a una empresa privada del escrutinio público”, sostuvo Deborah Dubow Press, abogada general del Comité de Médicos. “Las fotos y vídeos de animales alojados y experimentados en una institución pública son registros públicos. Neuralink no puede disponer de recursos públicos pero evadir la responsabilidad pública”, remarcó.

Desde la empresa de Elon Musk emitieron un comunicado de prensa a raíz de los “artículos recientes (donde) se ha cuestionado el uso de animales de investigación por parte de Neuralink en el Centro de Primates de la Universidad de California en Davis” y aseguraron: “Es importante señalar que estas acusaciones provienen de personas que se oponen a cualquier uso de animales en la investigación”.

“En la actualidad, todos los dispositivos y tratamientos médicos novedosos deben ser probados en animales antes de que puedan ser probados éticamente en humanos. Neuralink no es el único en este sentido”, se excusaron y aseguraron que están “absolutamente comprometidos a trabajar con animales de la manera más humana y ética posible”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA