domingo 1 de agosto de2021

+ Deportes

La lupa sobre la Selección: lástima que en el fútbol se gana con goles y no con merecimientos

La lupa sobre la Selección: lástima que en el fútbol se gana con goles y no con merecimientos
Nico Gónzález (15) falló cuatro situaciones claras de gol ante Chile. La efectividad, el aspecto a corregir urgente. / AFP

La falta de efectividad privó del triunfo a Argentina, que desperdició siete chances claras de gol frente a Chile en el inicio de la Copa América. A todo esto, ¿a qué juega la albiceleste?

Aclaremos desde un principio un aspecto evidente y hasta muy obvio en el reglamento del fútbol: para ganar un partido tenés que hacer más goles que tu rival. Uno más, al menos. Eso es lo que la Selección Argentina no logra (o no trabaja aún en demasía) a lo largo del proceso inicial de la Copa América 2021, que es una continuidad de lo expuesto en la doble fecha de Eliminatorias Sudamericanas.

El elenco de Lionel Scaloni no gana hace tres partidos. Tampoco pierde, es cierto. Pero convertirse en “Deportivo empate” no sirve si se quiere sostener el sueño de campeón, si se anhela bajar al temible Brasil, por ejemplo. Una vez más, los jugadores encolumnados en Lionel Messi se retiraron cabizbajos tras el 1-1 ante Chile por la primera fecha del certamen continental. Mereció más, lástima que en este deporte se gana con goles y no con merecimientos.

Produce mucho, mete poco

Lo demostrado hasta acá por la albiceleste nos invita a hacer foco en un punto clave: aún sin convencer, produce... pero no transforma en goles todo ese armado colectivo. Intenta y empuja, aunque sin la suficiente profundidad y con muchas falencias en los metros finales. Argentina contó con ocho situaciones manifiestas de gol frente a la Roja, sin embargo embocó solo una gracias al genial Messi y su tiro libre de colección.

Leo Messi, el mejor del seleccionado argentino frente a Chile. Prensa AFA

Vamos a las jugadas puntuales: el lateral-delantero Nicolás González tuvo cuatro posibilidades clarísimas de gol. Dos en el primer tiempo, el resto en el complemento. Dos con su pierna más hábil, la zurda; una de derecha, otra de cabeza. Increíblemente, y por esas cosas que tiene este bendito juego, ninguna terminó en la pared de piolas. De todos modos, hay que decir que el futbolista del Stuttgart fue uno de lo puntos altos gracias a su despliegue y polifuncionalidad... ¡Pero tuvo cuatro claras y la Copa no perdona!

Hablemos un rato de Lautaro Martínez. Ok, está bien, coincidiré con aquellos que digan que la pelota no le llega lo suficiente, que está muy solo en un esquema que lo ofrece como único punta y que jamás se le podrá discutir el sacrificio. Pero permítanme resaltar que en la noche de Río de Janeiro se le presentaron dos chances muy, pero muy concretas que tiró afuera, una por encima del travesaño y la otra ancha por un costado. Ambas desde el área chica. El “Toro”, que en el Inter mete más de lo que falla, acá no pudo. Entonces, ¿cómo pretendés ganar si no metés la pelota en el arco enemigo?

El funcionamiento en los 90′, una deuda a saldar

¿Fue mejor Argentina que Chile en el resumen? Sí, decididamente. Controló la pelota cuando pudo, generó las ocasiones mencionadas (más que suficientes para quedarse con los tres puntos), tiene carácter ofensivo y alcanzó rendimientos individuales a destacar, tales los casos de Rodrigo De Paul, Lionel Messi y González. Pero de individualidades no vive el fútbol, sino de equipos. Ahí está el tema... ¿Qué equipo es Argentina? ¿A qué juega? ¿Cuánto puede aguantar el ritmo que propone en el principio? ¿Cuándo sabremos todo esto? Ojalá pronto y a lo largo de esta fase de grupos.

El DT Lionel Scaloni deberá corregir aspectos fundamentales si quiere ser campeón: efectividad y funcionamiento. AP

Voy a adherir también al análisis de quienes sostienen que esta Argentina está en formación y crecimiento. El haber apostado a Nahuel Molina, Emiliano Martínez, Lucas Martínez Quarta, Exequiel Palacios, Joaquín Correa y Julián Álvarez -quienes no poseen más que un puñado de partidos en la Mayor- tiene sus costos y consecuencias. Es el tiempo quien dará la razón o no al DT, que se muestra convencido de su idea.

¡Ay, la defensa!

Los errores no forzados de Nicolás Otamendi, su tocayo Tagliafico y Martínez Quarta dejaron un sabor extraño en el paladar del hincha argentino. No terminan de ofrecer esa solidez que requiere la última línea del seleccionado nacional. Penales evitables, cruces a destiempo y faltas bobas cerca del área es lo que hay que corregir urgente, antes de que sea demasiado tarde.

Señoras y señores, hay arquero

Y se llama Emiliano Martínez. Brindó seguridad bajo los tres palos, no regaló ninguna, atajó un penal y solo la mala fortuna logró vencerlo. El nuevo 1 de la Selección.

Aplausos para Chile

Párrafo aparte para los de aquel lado de la cordillera, gran rival. Tienen en Vidal, Medel, Vargas, Aranguiz, Isla y Bravo referentes de altísimo nivel. Orden, equilibrio, sacrificio y aprovechamiento de lo que genera. No será una sorpresa si los dirigidos por Martín Lasarte llegan lejos en esta Copa.

Para Argentina, el próximo viernes desde las 21 y ante Uruguay, habrá revancha.

Hoy podés ser parte de Los Andes y acceder a todos los beneficios

Convertite hoy en suscriptor de Los Andes y accedé a todas las noticias en forma ilimitada, contenido exclusivo, newsletter y podés comentar las notas. También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en más de 500 marcas.

Quiero ver las promociones vigentes