jueves 3 de diciembre de 2020

Loser en Francia. En su primer partido en la liga gala, el alvearense fue elegido MVP en la victoria del Tourcoing. / Gentileza
+ Deportes

Agustín Loser arrancó de gran manera la Liga Francesa

Voley. El mendocino, figura en el primer match del Tourcoing, le dedicó el éxito a su abuelo -falleció-, y sueña con seguir creciendo. “Tenía ganas de arrancar mi carrera en Europa”, dijo.

Loser en Francia. En su primer partido en la liga gala, el alvearense fue elegido MVP en la victoria del Tourcoing. / Gentileza

El alvearense Agustín Loser tuvo un debut soñado en su primer partido en Europa, donde terminó siendo elegido el jugador más valioso (MVP) del partido, en el que su equipo, Tourcoing Volley se impuso al Cambrai por 3/0, en el clásico regional de la Liga Francesa de voleibol correspondiente a la primera fecha de la campaña 2020/21.

El central mendocino está jugando su primera temporada fuera del país y sumó un total de 17 puntos; 13 de ataque y 4 de ataque, equipo en el que está con dos argentinos más el armador Matías Sánchez y el punta receptor Luciano Palonsky.

Un debut muy particular para Loser y un triunfo sentido y dedicado a su abuelo; El Lelo, su fans Nº1 y quien lo seguía a todos lados y quien falleció el miércoles pasado. “Teníamos una relación muy cercana, era muy importante para mí. Me bancaba mucho y le encantaba verme jugar. Por eso este momento se lo dediqué a él”, dice emocionado Agustín desde el otro lado del celular, desde algún lugar de la ciudad norteña de Francia.

Agustín Loser, central de la Selección Argentina y capitán del Bolívar campeón 2018/19, manifestó que durante los entrenamientos se contagió de Covid-19, aunque luego prácticamente todo el plantel del Tourcoing tuvo coronavirus. “Tuve el virus y el equipo también, fuimos 18 los casos positivos entre jugadores y el cuerpo técnico, por suerte con síntomas leves. En lo personal sentí un dolor fuerte de espalda durante uno de los días, pero nunca tuve fiebre ni perdida del olfato ni sabor. Estuvimos una semana aislados nada más”, contó.

En cuanto al debut y su gran rendimiento, nos dijo: “La verdad que fue un gran debut. Fue muy lindo arrancar ganando, sobre todo, porque es una Liga muy larga y difícil la de Francia, entonces, cada punto y victoria cuentan mucho. El martes (por mañana) jugamos frente al Paris, otra batalla difícil. Pero la verdad es que estoy contento con el equipo, que está muy bien. En el primer set nos costó un poco y se notaron los nervios, la tensión del debut en casa y además el clásico, pero nos fuimos relajando y los chicos se empezaron a soltar y a jugar mejor”, explicó uno de los jugadores más valiosos del voleibol mendocino de los últimos 10 años.

Por otro lado, reconoció que le cuesta el idioma, pero se comunica con facilidad: “El idioma no entiendo nada, es complicado, pero la mayoría de mis compañeros hablan en inglés y el entrenador en español, así que nos comunicamos bien y no es un problema. Igual, me gustaría aprender francés”, relató Loser.

Tras sus primeros meses en Europa, manifestó: “La experiencia de jugar en el extranjero es muy linda, tenía muchas ganas de empezar mi carrera en Europa y la verdad que estoy muy contento. Siento que es una ventaja estar acá y en mi primer año con dos jugadores argentinos como compañeros en el equipo”.

Cabe recordar que Agustín Loser y el armador Matías Sánchez han jugado muchas veces juntos en el seleccionado nacional, lo cual no deja de ser una ventaja para este jugador alvearense, como así también para su amigo sanjuanino del Tourcoing. “Con Matías tengo una muy buena relación tanto adentro de la cancha, como fuera, y eso ayuda mucho. La verdad que eso es una gran ventaja y, además, es una de las razones por las que decidí venir a jugar acá a este equipo en Francia”, sostuvo.

Loser y compañía hoy viajan a Paris, donde enfrentarán al popular equipo francés, que retornó a Primera División hace dos temporadas de la mano de otro enorme jugador del voleibol mendocino; José Luis “Pepe” González, quien también está jugando en Francia, en el Saint Nazaire de la A-2.


Por las redes