martes 2 de marzo de 2021

El consumidor argentino sigue consumiendo 51 kilos per cápita anual de carne bovina.
Fincas

Un negocio de 51 kilos per cápita en Argentina

Las exportaciones de carne están mostrando buenos volúmenes, incluso mayores a los del año pasado. El consumidor argentino, sigue consumiendo 51 kilos per cápita anual de carne bovina.

El consumidor argentino sigue consumiendo 51 kilos per cápita anual de carne bovina.

Aún con una economía en franca recesión, sueldos que pierden la carrera contra la inflación y otras proteínas con precios mucho más bajos, el consumidor argentino, según datos del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (IPCV), sigue consumiendo 51 kilos per cápita anual de carne bovina.

Nadie puede negar que el mercado interno está deteriorado y que probablemente, de no mediar alguna solución en el corto plazo, la crisis, tal como sucedió en otras épocas, termine también por limar ese número. Sin embargo, Argentina no deja de ser un mercado importante.

Las exportaciones de carne están mostrando buenos volúmenes, incluso mayores a los del año pasado. Según datos del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas, entre enero y setiembre se exportaron 644.000 toneladas peso res, que supusieron ingresos por un monto de U$S 2.002 millones. En volumen, crecieron 13% comparado con el mismo período del 2019, pero cayeron 2% en valor, por la fuerte baja del precio promedio de la tonelada.

Entonces ¿en dónde queda Mendoza en todo este panorama? En nuestra provincia, en promedio, sólo producimos en ganado el 10% de lo que consumimos.

Mendoza básicamente se dedica a la cría de ganado: se producen históricamente unos 120 mil terneros al año, los cuales se terminan en San Luis y Córdoba.

Al margen de los precios actuales, en el mediano plazo la provincia tiene oportunidades para seguir creciendo.

Para ello se necesitan incentivos, planes financieros y mejoras de infraestructura, entre ellas la construcción de acueductos, que permitan el desarrollo bajo riego.

Es evidente que la ganadería surge como una oportunidad para departamentos en donde las inversiones privadas les fueron esquivas.

Pero también necesita que los mendocinos comencemos a saber más del tema. Se necesita de personas que, en el ámbito privado, también conozcan la actividad; que con ello puedan ofrecer en nuestra provincia las mismas opciones de financiamiento que en la pampa húmeda. Es un sector que puede dar un nuevo impulso a la agricultura, pero tiene demandas puntuales que es necesario que se conozcan.

Al fin y al cabo todos hablan de cambiar la matriz productiva. Quizás aquí haya una buena oportunidad.


Por las redes