¿Manual o mecanizada? Cuánto puede costar la cosecha esta temporada

En la cosecha manual, se considera una cuadrilla de 15 cosechadores, con una ficha abonada por tacho cosechado. / Los Andes
En la cosecha manual, se considera una cuadrilla de 15 cosechadores, con una ficha abonada por tacho cosechado. / Los Andes

La manual costaría entre $ 60.895 y $ 69.103 por hectárea, mientras que la mecanizada podría ascender a valores de entre $ 74.349 y $ 81.817. Se calculan aumentos que van desde 40 a 47 por ciento en relación a lo que se pagó en 2021.

En cada nueva temporada vitivinícola, resurgen dos consultas habituales: cuánto puede costar levantar la uva y qué sistema conviene más. Por eso, con algunos números y análisis de asociaciones, este medio evaluó dos tipos de cosecha (manual y mecanizada) considerando dos escenarios para cada uno. Si bien la mecanizada es más costosa, entran en juego otros valores como el financiamiento y la velocidad.

El mayor costo en la cosecha manual se asocia con la ficha del tacho, un valor que se discutirá en paritarias en febrero y que termina de definirse en cada finca según el tamaño de uva, estado de la finca y demás. Algunos empresarios proponen un aumento del 30%, pero desde la Federación de Obreros y Empleados Vitivinícolas y Afines (Foeva) quieren un aumento del tacho similar al del año pasado, de 60%.

“Este año vamos a ir por un mismo porcentaje, tal vez un poco más. Estábamos viendo que Uatre había solicitado un 58%. Yo creo que nosotros vamos a superar ese monto”, comentó Guido Álvarez, secretario general de Foeva. En 10 días van a terminar con la preparación de la paritaria 2022-2023.

Nicolás Vicchi, subgerente de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (Acovi) mencionó que otro valor a considerar son las tarifas de flete entre la finca y la bodega, un costo que influye en cosecha mecánica y mecanizada: “En el flete van a impactar los aumentos que hubo en el año en el combustible, como así también la mano de obra y los gastos de mantenimiento de los camiones, entre otros ítems.

Además, este año se repetirán algunos gastos extra de 2021 por protocolos sanitarios, como por ejemplo la instalación de baños químicos, y coordinarán con el ministerio provincial de Salud para acercar la vacunación a quienes lo necesiten. “Vamos a mantener los protocolos preventivos, se van a seguir manteniendo los cuidados. El tema de la vacunación ha sido importante para disminuir los contagios”, agregó Vicchi.

Hablando sobre cosecha mecanizada, Ramiro Martins, director de la empresa de alquiler Martins Domingo SA, destacó tres ventajas de ese sistema: no pagar Convenio de Corresponsabilidad Gremial (CCG), la velocidad de la cosecha (“se puede levantar 10-12 ha por día, la máquina trabaja las 24 horas”) y la parte financiera, ya que en vez de pagar en efectivo se puede pagar a 30, 60 o 90 días.

Los precios de alquiler que maneja Martins van desde U$S 430 a U$S 470 por hectárea, más IVA de 10,5% y el combustible, que tiene un costo de alrededor de U$S 40/ha. Algunos palos de la finca se pueden romper por la vibración de la maquinaria (alrededor de un 5 %), en especial si es la primera vez, y lo ideal es que tenga riego por goteo, callejones de 5,5 m, que entre una hilera y otra haya como mínimo 1,8 m de ancho y no haya árboles en las puntas.

Números de cosecha manual

El Observatorio Cooperativo de Acovi cada año publica un informe sobre costos de cosecha. Se parte de una finca de 10 ha, con escenarios como una uva tinta común con un rendimiento de 150 qq/ha y una uva malbec del Valle de Uco con rendimiento de 80 qq/ha. Con una distancia de 25 km a la bodega, en 2021 el flete costaba $ 71,17 por qq, sin contemplar seguro por carga, y se sumó el alquiler de un baño químico. No se contemplaba IVA en los costos

En la cosecha manual, se considera una cuadrilla de 15 cosechadores, con una ficha abonada por tacho cosechado. Recordando que es un valor con mucha dispersión, para la temporada pasada se consideraba una ficha de $ 35 para tinta común y de $ 64,30 para malbec de Valle de Uco (valores que ahora podrían aumentar un 45 %). Al cuadrillero se le paga una ficha por quintal cosechado y se incluyen cargas patronales.

En el primer escenario, de uva tinta común con rendimiento de 150 qq/ha, para una finca de 10 hectáreas, en 2021 se estimaba un total de costos de $ 481.692, dividido en costo de fichas ($ 262.500), valor del cuadrillero ($ 52.500), CCG ($ 54.937), flete ($ 106.755) y baño químico ($ 5.000). Era un costo de $ 321 por quintal y más del 60% del valor estaba en las fichas de cosechadores y cuadrillero.

Para calcular sobre esta nueva temporada, se puede aplicar un aumento interanual del 45% al valor de la ficha (pasaría de $ 35 a $ 50,75) y otro del 50% al resto de los costos. Con esos valores (sin Impuesto al Valor Agregado), cosechar 10 ha de uva tinta con rendimiento de 150 qq/ha costaría $ 691.039 ($ 69.104/ha) unos $ 460,5 por quintal. Eso sería un 47 % más que el año pasado.

En el segundo escenario se analizó el caso de una finca de 10 hectáreas de uva malbec con rendimiento de 80 qq/ha. La cosecha manual en 2021 costaba $ 428.454, dividido en costo de fichas ($ 285.778), cuadrillero ($ 51.440), CCG ($ 29.300), valor del flete ($ 56.936) y la instalación de un baño químico ($ 5.000). El costo por quintal fue de $ 536.

Para esta temporada se aplicaría un aumento de ficha en 45 % (pasaría de $ 64,3 a $ 93,2) y del 50 % en otros costos. Así, esta temporada una cosecha de 10 ha de Malbec en el Valle de Uco podría costar $ 608.959 ($ 60.896/ha), unos $ 761 por quintal. Ese número es 46% más que en 2021. .

El trabajo mecanizado

Dentro de los supuestos de la cosecha mecanizada, el informe de costos de Acovi consideraba el servicio de alquiler de una máquina cosechadora New Holland con despalilladora, incluyendo operario. En 2021 se estimaba un valor de U$S 410 más IVA por hectárea, pero este año se habla de entre US$ 430 y US$ 470 más IVA (más U$S 40 de combustible). La cotización de 1 dólar oficial a la fecha es de $ 107.

Se da por supuesto que la finca está adaptada para la cosecha mecánica, pero se adiciona un costo por daños y reposiciones de palos y maderas de sostén. También se considera que la bodega receptora tiene infraestructura suficiente como para recibir el caudal cosechado y se estima un valor de flete de $ 71,17 por qq.

En el escenario de una finca de 10 ha de uva tinta común, con un rendimiento de 150 qq/ha, en 2021 el costo total fue de $ 579.450 (un 20 % más cara que la manual), siempre sin incluir el IVA. Ese costo se dividía en el alquiler de la máquina cosechadora ($ 383.473), el flete ($ 106.755), la reposición de madera ($ 84.223) y el baño químico ($ 5.000).

Este año se puede estimar que el alquiler promedio de máquina cosechadora tiene un costo de U$S 490/ha (incluyendo combustible), que multiplicado por la cotización oficial implica $ 52.430/ha (36% de incremento frente a 2021). Si se considera una inflación del 50% en los otros factores, cosechar de forma mecánica 10 ha de uva tinta común de 150 qq/ha costaría $ 818.267 ($ 81.823/ha), unos $ 545 por quintal, un 41 % más que en 2021.

En el segundo escenario, de 10 ha de uva malbec en el Valle de Uco con 80 qq/ha, en 2021 el uso de maquinaria tuvo un costo total de $ 529.666 divido en: $ 383.473 de alquiler de cosechadora, $ 56.936 de flete, $ 84.257 de reposición de madera y $ 5.000 de baño químico. El costo por quintal fue de $ 662.

Actualizando ese último escenario con los valores de 2022 (incluyendo alquilar la cosechadora por $ 524.300 por ha), una cosecha mecanizada de 10 ha de malbec en el Valle de Uco podría costar $ 743.590 ($ 74.359/ha). Esto significa $ 945 por quintal, un 40% más que el año pasado.

Entre productos y registros

En una nota de la última semana, Los Andes daba cuenta de la preocupación de referentes vitivinícolas por los contagios del Covid-19, a la vez que esperaban una mayor disponibilidad de mano de obra por la actual circulación entre las provincias (un punto que generó temores durante la temporada pasada).

Desde la Unión Vitivinícola Argentina, el Centro de Viñateros y Bodegueros del Este y la Cámara de Agricultura, Comercio e Industria de Tupungato, plantearon cierto temor por los ausentismos que pueden generar los contagios de Covid. Ante eso, planean seguir con mecanismos de prevención que ya se trabajaron en 2020 y perfeccionaron en 2021, trabajando en coordinación con el Gobierno provincial.

Otra acción que analizan varias Cámaras (incluyendo Acovi) es dar mayor difusión a la normativa que modificó a mediados de 2021 el Ministerio de Trabajo de la Nación, que permitió que quienes ya perciben programas de asistencia económica y/o la Asignación Universal por Hijo (AUH) puedan seguir cobrando mientras se registran. Antes, esa asignación se remplazaba por otra, pero las demoras generaban temor y dudas entre los cosechadores.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA