martes 20 de abril de2021

El personal del INV está recorriendo bodegas de todo el país. - Orlando Pelichotti / Los Andes
Fincas

El INV salió a controlar fuerte el ingreso de uva en las bodegas

El ente hizo foco en este año ampliar su planta de inspectores con el objetivo de garantizar la calidad y genuinidad del vino que se está elaborando en las bodegas de todo el país.

El personal del INV está recorriendo bodegas de todo el país. - Orlando Pelichotti / Los Andes

El Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), intensificó las tareas de fiscalización en las bodegas de todo el país durante esta vendimia 2021. El presidente Martín Hinojosa, personalmente está acompañando durante estas semanas a personal técnico del INV en su labor que hacen a diario en esta vendimia 2021 controlando y fiscalizando el tenor azucarino de las uvas que ingresan a las bodegas y que se destina a la elaboración de vino.

Durante este año, el ente intensificó los controles para fiscalizar el transporte de uvas en las rutas del territorio nacional, así también como su ingreso a los establecimientos vitivinícolas.

Los inspectores “realizan estas tareas de control de cosecha en las bodegas elaboradoras de vinos y mostos y en operativos implementados por las delegaciones del INV. De este modo, junto a ellos hacemos la lectura refractómetrica. Asimismo, en bodega verificamos la correspondencia varietal a través de los inspectores que han estado trabajando en las distintas regiones del país controlando el ingreso de uva a los establecimientos”, comentó el presidente Martín Hinojosa.

Cabe indicar que este fuerte Operativo de Control de Vendimia 2021 en todas las bodegas de Argentina, cuenta con nuevos inspectores. La planta de inspectores en todo el país es de 230 personas, entre los cuales, 100 de ellos están contratados temporalmente. Es así que el ente amplió en esta vendimia la cantidad de inspectores para dar un seguimiento detallado y personalizado en cada uno de los establecimientos del país.

Las principales tareas durante este operativo de Vendimia son: el control de ingreso de uvas a los establecimientos vitivinícolas elaboradores de vinos y mostos. Los inspectores son los encargados de fiscalizar la uva de cada uno de los transportes que llegan a las bodegas y determinan el tenor azucarino de las uvas mediante el método de lecturas refractométricas, las variedades que ingresan, la sanidad, la cantidad de kilogramos, entre otros.

Además de las tareas de fiscalización el INV sigue efectuando su labor específica de la vendimia, como, por ejemplo, con los laboratorios móviles haciéndose determinaciones analíticas de alcohol y azúcar en bodega, cuyos resultados se comparan con los registrados en las declaraciones juradas de ingresos reales.

Este “Operativo 2021” fue uno de los objetivos y metas desde que asumió el presidente Martín Hinojosa. Junto con el equipo de trabajo asumieron esta responsabilidad con el foco en la fiscalización exhaustiva del INV durante la vendimia.

Asimismo, esto forma parte del Plan Estratégico del INV 2020-2024, la cual además centrará su atención a garantizar que la industria tenga cosechas sustentables, garantizar la apertura de nuevos mercados internacionales, y trabajar en la apertura de nuevos espacios de consumos y recuperar aquellos que se han perdido de la mano de otras bebidas. Es por ello, que el ente quiere seguir trabajando en el estudio de vinos con menor graduación alcohólica, vinos de cercanía, vinos sueltos, tirados con buena relación precio-calidad; fomentando y facilitando el desarrollo de nuevos exportadores, PYMES, artesanos y productores primarios; avanzar en nuevas tendencias de envases, productos y sabores, para ello es que se trabajará fuertemente en investigaciones y en el desarrollo de la innovación, y se apoyará en nuevos sistemas de comercialización.

“El INV debe estar a la altura de lo que la industria espera. Un ente ágil, innovador y con una visión estratégica que pueda ser un motor adicional para los productores, bodegas y comercializadores”, remarcó Hinojosa y detalló: “Queremos seguir trabajando en la articulación con cámaras y corporaciones, entre el sector público y privado. Apuntalar y tener un rol protagónico en la OIV y WWTG, entidades técnicas/científicas/estadísticas, las cuales son referente a los distintos aspectos del mercado vitivinícola mundial. Continuar rejuveneciendo las resoluciones del organismo y si es necesario lanzar nuevas para contribuir con la obtención de desafíos. Seguir en la capacitación, acompañando tanto al sector público como al privado con el objetivo de potenciar la capacitación a bodegas por temas de gestión de exportación, capacitación interna al personal y los permanentes cursos de degustación y fomento del consumo a público en general”.

Finalmente, puntualizó Martín Hinojosa: “Hoy debemos trabajar con un equipo de alto rendimiento que permita a la producción vitivinícola argentina escalar posiciones de calidad en lo que respecta a viñedos, bodegas elaboradoras y comercializadoras, que nos permita seguir ganando mercados y poder festejar grandes cosechas”.