Después de las heladas, ¿corrimiento de la vid?

Claves para entender causas y soluciones de un fenómeno no siempre considerado.

En las últimas campañas, como parte de la firme vocación de entender los procesos fisiológicos de los viñedos en Mendoza, nos propusimos ahondar en el siguiente interrogante ¿Cuántos de los racimos que genera una planta corresponden a lo considerado normal para la variedad y cuántos presentan algún tipo de fisiopatía tales como Corrimiento o Millerandage?

Para ello analizamos los racimos al momento de cosecha en fincas de manejo comercial en distintas zonas de la provincia. La campaña 20-21 ubicamos el estudio en una parcela de la variedad Cabernet Sauvignon, en el departamento de San Carlos. Durante la campaña 21-22 la misma variedad la analizamos en las condiciones de Vistalba, Luján de Cuyo. Esa temporada también sumamos la variedad Malbec en Ugarteche, Luján de Cuyo.

Es interesante tener en claro que el Corrimiento es un desorden fisiológico en el cual se manifiestan bajas tasas de fecundación y cuaje. Observamos entonces racimos con menor número de bayas. Se produce una involución del racimo floral hacia una estructura similar a un zarcillo. El concepto de Millerandage supone una fecundación imperfecta de los óvulos, resultando en racimos que continúan su desarrollo junto con la presencia de bayas sin semillas que exhiben una marcada disminución en el tamaño. Esas pequeñas bayas pueden permanecer verdes hasta cosecha o lograr la madurez, pero con un perfil diferente al normal.

Las causas de estos fenómenos se asocian con diversos factores que influyen en el desarrollo de las partes de la flor, entre la brotación y la floración, abarcando un período de 6 a 8 semanas.

Una de las causas está asociada a la nutrición del viñedo no solo en la temporada actual previo a floración, sino también en la temporada anterior. Micronutrientes como Zinc y Boro juegan un rol fundamental en el crecimiento inicial del brote y en la adecuada formación del tubo polínico, respectivamente. El Calcio, por su parte, regula el crecimiento del tubo polínico mediante un gradiente citoplasmático. Un desbalance en la relación Carbono: Nitrógeno, ya sea por excesiva fertilización nitrogenada o un gran déficit puede ser otra causa posible, muy asociada con el manejo del vigor de las cepas. En este sentido, tanto la competencia por recursos entre brotes en crecimientos e inflorescencias; como plantas con pocas reservas que no pueden sostener un crecimiento sano, pueden llevar a problemas de cuaje.

Adecuados niveles hormonales también juegan un rol fundamental en el proceso de cuaje, interviniendo tanto en el proceso de formación y diferenciación de la inflorescencia, como en la fecundación, establecimiento de las bayas, cuaje y retención.

El clima, sin dudas, afecta los procesos de cuaje también. Días nublados y fríos antes de la floración puede provocar problemas en el desarrollo floral, afectando la tasa de crecimiento vegetativo. Durante la floración, las bajas temperaturas pueden ralentizar la fecundación y las lluvias inhiben físicamente la polinización. Heladas en este momento sensible, claramente, afectan a la planta en todos sus órganos y más enfáticamente a los más sensibles.

En los últimos días se registraron heladas de importancia que afectaron zonas vitivinícolas desde los Valles Calchaquíes hasta el Alto Valle de Río Negro y Neuquén. Los niveles de daño se irán esclareciendo con el correr de los días, pero está claro que habrá una disminución en el rendimiento. Con relación a este escenario, todo fenómeno que provoque un daño drástico en la canopia del viñedo puede provocar cuaje deficiente. Aparte de las heladas tardías que han causado conmoción en las regiones productivas, también se pueden incluir heladas tempranas otoñales, daños invernales, granizo u otro método de defoliación que causen reducción en la asimilación y almacenamiento de carbono.

Asimismo, el material genético de la planta también impacta en el cuaje de los racimos. Existen variedades que tienen mayor predisposición genética al desarrollo de corrimiento que otras, como Malbec o Chardonnay.

Ante este panorama multifactorial, las mediciones nos sirven para evaluar el estado de situación. En los estudios conducidos, se realizaron seguimientos a lo largo de la temporada de crecimiento de un número definido de plantas. Al momento de cosecha se colectaron todos los racimos presentes en cada planta y se clasificaron según tres categorías básicas: racimos normales para la variedad, racimos con Corrimiento o Millerandage y racimos secundarios. Es destacable que las parcelas no habían sufrido ningún tipo de inclemencia climática antes mencionada, con lo cual los datos son representativos de un escenario normal.

Los resultados hasta ahora son impactantes. En la parcela de Cabernet Sauvignon de San Carlos, de 856 racimos evaluados, el 21% presentaban una fisiopatía. En el caso de la misma variedad en Luján de Cuyo, de 224 racimos evaluados, el 27% presentaban corrimiento. La situación del Malbec no fue distinta: 19% de los racimos estaban corridos.

La pregunta que subyace es: ¿estamos en condiciones de resignar ese nivel de producción? Si lo pensamos en quintales, de una producción promedio de 110 quintales por hectárea, aproximadamente 24 quintales se pierden por corrimiento.

La propuesta de Stoller

Aplicaciones foliares de Sett previo a floración, junto con macro y micronutrientes de rápida absorción como Mastermins Plus, evidenciaron diferencias estadísticamente significativas entre parcelas tratadas y no tratadas. Con el tratamiento se pudo observar no solamente la disminución de 88% en el número de racimos corridos, sino también aumento de la producción de racimos normales por planta de 22.8% expresado en kilos por planta.

Sett es un fertilizante líquido de aplicación foliar que contiene en su composición Calcio, Boro, y cofactores de crecimiento, diseñado para mejorar el cuaje, optimizando el proceso de fecundación y mejorando la retención de estructuras reproductivas.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA