Tweety González: “Es un momento creativo de la música argentina tan bueno como en los ‘80”

Después de participar en más de 160 trabajos discográficos, Tweety González le dio forma a su álbum solista.
Después de participar en más de 160 trabajos discográficos, Tweety González le dio forma a su álbum solista.

El músico y productor lanzó el tema “JazzyPop”, el adelanto de su primer disco solista, después de ser el bastión de grandes álbumes del rock nacional. Da su mirada sobre la escena actual, las virtudes que brinda internet en el negocio de la música y la edición de su trabajo después tres décadas en el ruedo.

“Algún día iba a pasar”, afirma Tweety González sobre el single de lo que anticipa será su primer disco solista. Una verdadera paradoja en su camino, tras convertirse en un referente como productor musical y participar en más de 160 discos de artistas nacionales e internacionales.

Pese a su larga trayectoria, el histórico tecladista y programador de Soda Stereo aún tenía pendiente un capítulo, el de grabar su disco propio, tal y como imaginaba. Por estos días, suena el single “Jazzypop”, una canción instrumental en homenaje al club de música donde Tweety visitó cada día a sus 18 años y dónde se inició en la escena musical argentina a comienzos de década del ‘80.

El tema es una introducción del álbum repleto de invitados y amigos, que se sumaron a lo que él denomina un colectivo que maneja y los pasajeros son los músicos. Para el viernes 27 de agosto prepara el lanzamiento del segundo tema junto a Lisandro Aristimuño.

“El disco se fue postergando muchos años y el principal motivo fue la autocrítica despiadada. Y el segundo pretexto era la falta de tiempo, pero el año pasado con el parate tuvo mucho tiempo y ahí prendí de nuevo el auto. Y cuando pude volver al estudio, me junté con gente y tomé más velocidad. Y aquí estamos, empezando a sacar canciones. También tuve tiempo mental y físico a la vez, y eso a veces no coincide”.

-Y esa autocrítica ¿por dónde va cuando pensás en tus canciones?

-Un poco de todo, hay un pudor y miedo natural que todo artista tiene en algún momento. Hay temas que tenía una idea que surgían en el verano, porque en enero en general me dedicaba a eso. Recogí algunas cosas viejas y otras nuevas de los últimos meses, hay de todo. El primer tema “Jazz y Pop” es uno de los primeros que hice instrumental, y es todo mi lado más jazz rockero. Porque me hice primero en el jazz rock. Y en los ‘80 comencé más en el rock. Por eso también le puse ese título, porque es el boliche donde yo me crié a los 18 años, al que fui todos los días del año. Una época con muy pocas preocupaciones, donde lo único que importaba era la música. Y lo que viene son canciones, una con Lisandro Aristimuño que sale el 27, con letra de él y música mía y Martín Rodríguez, un artista cordobés de mi sello.

El flamante álbum fue grabado en su estudio y planea editarlo a fin de año bajo su sello discográfico Twitin Records, que fundó en 2013 y con el que produjo discos de Richard Coleman, Leandro Lacerna, Loli Molina, Eric Mandarina, entre otros.

Según su visión y apertura, a pesar que lo separan generaciones con las nuevas voces del rock, el pop o el sonido urbano está siempre en contacto con los artistas de todo el país y aclara: “A la hora de hacer música no hay edades”.

El productor musical y tecladista lanzó el single de su primer disco solista.
El productor musical y tecladista lanzó el single de su primer disco solista.

-En tu apertura con los artistas emergentes, ¿cómo percibís esta era en la música nacional?

-Creo que es un momento creativo de la música argentina tan bueno como en los ‘80. Yo viví esa época y tengo autoridad como para compararlo, y creativamente estamos igual, con la diferencia que hay muchísima más oferta y muy variada. Hay un under de chicos de promedio treinta años que la rompen. Antes existían muchos menos artistas, incluso en la época del rock argentino post Malvinas es que eran veinte bandas. Hoy hay veinte bandas por barrios.

-A esa nueva generación de músicos ¿los ves preparados?

-Sí, es genial, cada tanto doy una masterclass en Argentina y Latinoamérica, y hay un grado de sapiencia de los chicos gracias a internet. Hay toda una generación que su escuela es internet. Por ejemplo, el hijo de Zeta (Bosio) aprendió a tocar la guitarra con Youtube y se toca todo. De la misma forma hay productores e ingenieros. Youtube tiene un lado que me da un poco de miedo, que tiene contenido muy malo, de gente que enseña cualquier cosa y no tiene nada hecho y se pone a dar cátedra… eso me asusta un poco, es como una fake news. Por eso creo humildemente que tener un sello discográfico tiene un lado de curaduría, o tengo una playlist en Spotify que se llama “Música argentina esa que nos gusta mostrar” y tiene más de quinientas canciones con más de mil suscriptores.

Yo mismo sigo a gente para aprender. Todo el mundo dice que las plataformas te tiran cualquier cosa, y no es así. Te tiran cualquier cosa porque vos no sabes educarlas. Si vos te pones a buscar música buena, vas a encontrar buena música. El año pasado me puse a navegar mucho y estoy suscrito a canales de Youtube que me interesan por algo. Si vos sabes sacarle el jugo a internet es glorioso lo que podes hacer. Pero no hay que ser vago, hay que sentarse.

-Lograste tener tu sello, ¿Por qué la decisión de tener tu sello en una industria que plantea un montón de cambios?

-Es un gusto personal, porque no es un gran negocio. El tiempo que demanda, sumado a la plata que le pongo y lo que devuelve. Y te devuelve cosas que no son materiales. Por ejemplo, que un pianista como Leo Genovese o Hernán Jacinto quieran estar en mi sello. O descubrir un artista nuevo. Todo eso que no se puede medir es lo que garpa. Lo práctico del negocio es muy difícil, no es imposible pero es apostar permanentemente.

-¿Qué expectativa tenés con tu primer disco solista?

-Es un pretexto para volver a tocar. Como hay muchos colaboradores, la idea es que termine en un compilado a fin de año que se va a llamar “Twitin club”. Y eso se va a transformar en un show, un show distinto, una experiencia sobre todo.

-¿Se extraña el escenario?

-Sí y no. A veces sí, a veces no. Depende de las condiciones, terminé tocando en una banda que era tan grande que después de eso nada te hace nada (ríe). Por eso solo tocaría en un proyecto que no sea como un trabajo, sino un gusto con gente que esté en la misma situación que uno, con el mismo plan. Y me planto en las condiciones que yo quiero, con un show con muchísima tecnología. Porque para tocar en una situación normal, lo hago en mi estudio con amigos.

-De la actualidad de la música ¿qué es lo que más te conmueve?

-Me gusta mucho Wos. Son pibes de veintipico que me encantan sus canciones. Aristimuño me gusta mucho. Una banda de Salta que se llama Agua Florida que está buenísima, hicieron el mejor disco el año pasado para mí parecer, y lo ví en vivo y lo confirmé. Las veces que los vi venir a los artistas no me equivoqué (ríe). Hay mucha intuición y amor a primera vista. Ca7riel para mí es otro capo que de toda la movida urbana es el más músico de todos, porque viene de la música cruda. Y no quita que mañana haga otro tipo de género.

-En la difusión de la música, ¿los medios están fuera del sistema?

-Sí. Hay artistas grosísimos que nunca pasaron por la radio. Bizarrap ¿dónde pasó por la radio? Y es el número uno, es un fenómeno. Es un pibe de veinte años que entendió cómo funciona internet y estudió marketing, música. Es un profesional y le fue bien rápido, no me centraría en que es muy chico, sino muy inteligente. En mi época no teníamos ni de cerca la visión empresarial que tienen estos chicos, la visión estratégica. Te diría que 51% es estrategia y marketing y 49% música. Cuando empecé era 100% música. Igual no lo digo peyorativamente, porque el marketing es un arte, se habla de afuera pero es difícil hacerlo bien.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA