sábado 31 de octubre de 2020

Moria Casán será la presidenta del jurado del Cantando 2020 y la que garantiza el rating y la pimienta al programa.
Espectáculos

Nada es sagrado: Moria es el show

Su productora de Tinelli dio un golpe de timón y ahora todo apunta al Cantando 2020, un certamen que recién con la incorporación de la One encontró fuerza para salir al aire.

Moria Casán será la presidenta del jurado del Cantando 2020 y la que garantiza el rating y la pimienta al programa.

¿Será un año perdido para Marcelo Tinelli? Eso pensaban muchos. Si podría darnos su Bailando, como lo hace religiosamente cada año, es lo que muchos ya dudaban. Pero no hay coronavirus que a él le quite el trono de la televisión. Por eso lanzó una alternativa a la parrilla. Y la lanzó apuradísimo, cuando todavía no había ni brasas abajo. 

Porque a ver: Tinelli será el rey de impudicia televisiva, pero nadie podría decir que no es un tipo inteligente. Imaginen la bronca de Marcelo pegado a su televisor, viendo cómo un concurso de repostería se lleva todo el escándalo, el chusmerío y el rating, mientras él papando moscas. Necesitaba dar un zarpazo urgente, porque el tiempo de los televidentes en cuarentena vale oro. 

Y por eso La Flia, su productora, tuvo que armar a contrarreloj una alternativa al Bailando, que por su naturaleza de contacto físico no admite aún protocolos sanitarios que convenzan al Gobierno, por lo que no volvería antes del 21 de septiembre. Pero Tinelli no se quedará sentado hasta primavera viendo la pandemia pasar: sacó de la galera un Cantando 2020

Pero ese fue solo el comienzo. La última semana fue la cronología de cómo no solo hay que encontrar un formato, sino también potabilizarlo. Llenarlo de figuras pesadas para que, paradójicamente, no se hunda al mes. 

Primero la idea fue buscar a una dupla popular que timonee el reality, y ahí se encontró con el primer obstáculo. Antes, lo habían conducido Tinelli y después José María Listorti, pero la ficha de este comediante quiso guardársela para más adelante, porque ya se anunció que el Bailando del coronavirus será una vuelta al humor tipo “VideoMatch”. ¿Entonces? Convocó a Ángel de Brito, quien garantiza escándalos pero no es precisamente el personaje más simpático para la gente. A su lado, Laurita Fernández intentará compensar la falta de carisma...

Viendo lo escuálido de la oferta, La Flia empezó a sacar del baúl a los personajes más fieles de tinellandia, como Carmen Barbieri, la rubia infaltable, que estará entre los participantes. Se empeñó, pero no era suficiente... después, empezaron a escarbar entre los influencers de moda, como La Faraona o Jimena Barón, para ver si le traccionaban nuevo público. 

El jurado, se sabe, es el motor del show, porque es quien provoca las idas y vueltas. Por cuestión de voluntad o de agenda, nos quedamos sin grandes cantantes evaluando este año. Solo pudo convencer a Karina “La princesita”, a Pepe Cibrián y -aún en negociaciones- a Nacha Guevara... ¿se imaginan ese ciclo? ¿La pandemia de bostezos? Porque más que cantar por un sueño, cada noche sería una eterna lucha contra él. 

Había que remontar, y nadie más se lo garantizaba con tanta gracia y provocación como Moria Casán, bautizada la “La One”  por sus fans. Es una máquina feroz de producir rating y Tinelli lo sabe. Por eso la convocó para el jurado, según primicia de Exitoina, en un contrato que ya estaría por cerrarse. La última vez que había trabajado con la productora del conductor había sido en el  2017, año en el que ella coronó sus diez años inolvidables como reina del jurado. 

Porque sí, pongámonos sinceros: si es cuestión de recordar, lo único que quedó de esos primeros Bailando no fueron las esforzadas coreografías sino las peleas monumentales que la lengua karateka apuntó en la antología de la televisión argentina y que aún cotizan de a cientos de miles de reproducciones en YouTube. Con Carmen Barbieri, Solita Silveyra, Pampita, Silvina “Escu(pi)dero”, Laurita Fernández y un eterno etcétera... ¿Cuánto de su programa le debe Tinelli a Moria Casán? 

La máquina ya empezó a andar, de hecho. Apenas confirmó su participación, salió a recordar que Georgina Barbarossa (una de las concursantes) es su archienemiga y  siente desprecio por ella, aunque esa antipatía no interferirá en sus decisiones como jurado. 

Con una fecha incierta entre julio y agosto, el Cantando 2020 volverá a  El Trece y el show, con Moria ya ejercitando la musculatura de su lengua, parece no solo armado, sino también viable para el prime time. Tinelli ya se frota las manos: es la chance que tiene para volver a conquistar la tele como todos los años. Y si no lo hace, siempre podrá inventar su propio reality de pastelería.