Murió Betty Davis, la musa inspiradora de Miles, y pionera del funk que nutrió a Madonna

Betty Davis, musa y referente del funk.
Betty Davis, musa y referente del funk.

Influyó en figuras como Prince y Madonna; fue la esposa de Miles Davis a quien introdujo en el rock y la moda. Una artista inspiradora.

Murió ayer Betty Davis, artista pionera del funk, que influyó en figuras como Prince y Madonna; y exesposa de Miles Davis: lo introdujo en el mundo del rock y lo inspiró en su revolucionario disco “Bitches Brew”.

Así lo informó Connie Portis, una amiga de la artista, a través de un texto publicado en las redes sociales de Davis, en el que la define como “una gran influencia de la música con múltiples talentos y estrella de rock pionera, cantante, compositora e ícono de la moda”.

Betty Davis se destacó en la década del ‘60 como una figura estelar en el mundo del funk, que fusionó ritmos como el soul, el jazz y el rhythm & blues, además de convertirse en un ícono por sus letras que aludían a la liberación sexual.

Betty Davis, retratada de jovencita en Nueva York. (betty-davis.com)
Betty Davis, retratada de jovencita en Nueva York. (betty-davis.com)

Además fue una especie de musa para Miles Davis cuando en 1968 se convirtió en su segunda esposa y lo acercó el mundo del rock, a partir de su amistad con artistas como Eric Clapton, Sly Stone y Jimi Hendrix.

En tal sentido, la mujer fue fundamental en la construcción de una nueva imagen para la leyenda del jazz, quien abandonó los trajes oscuros por las ropas de colores, comenzó a actuar en escenarios decorados e iluminados como los de las grandes estrellas de rock y se rodeó de músicos que, sin abandonar la tradición, tenían una impronta rockera, tal como se relata en el documental “Birth of The Cool”.

Nacida en 1926 en Durham, Carolina del Norte, bajo el nombre de Betty Mabry, la artista demostró desde chica interés por la música a partir de su pasión por la obra de B.B King, Jimmy Reed y Elmore James, entre otros.

A los 16 años comenzó a trabajar como modelo pero, aunque fue en esa actividad donde alcanzó cierto renombre, dio un giro y se dedicó de lleno a la música.

Con canciones como “Get Ready for Betty”, “Shut Off the Lighty”, “If I’m in Luck”, “I Might Get Picked Up”, “I’m Gonna Get My Baby Back” y “I’ll Be There”, esta última junto a Roy Arlington, se posicionó como una pionera del funk que iba a convertirse en una influencia ineludible para futuras estrellas del género.

Tras una relación sentimental con Hugh Masekela, quien trabajó como arreglador en sus éxitos “Live, Love, Learn” e “It’s My Life”, Betty formó pareja con MIles Davis. La relación terminó a principios de los ‘70 en medio de acusaciones cruzadas.

Mientras que el trompetista acusó a Betty de haberle sido infiel con Jimi Hendrix, ella atribuyó la ruptura al violento carácter del músico, a la vez que rechazó el supuesto affaire con el icónico guitarrista.

“Quiero que me tomen en serio, no quiero convertirme en una especie de Yoko Ono o una Linda McCartney”, solía replicar la cantante cuando en los años siguientes se la mencionaba como “la ex esposa de Miles Davis”.

Aunque registró algunos discos en los ‘70, abandonó la música a finales de esa década y se convirtió en una figura de culto para muchos nuevos artistas que incursionaban en el funk y el soul.

El rescate a su labor llegó con un disco de grandes éxitos en el 2000, un documental de 2017 centrado en su historia titulado “Betty: They Say I’m Different” y un nuevo single en 2019 que se llamó “A Little Bit Hot Tonight” y marcó un fugaz regreso a la música.

Claro que, aunque no se la mencione directamente, el influjo de Betty Davis permanece en cada escucha de “Bitches Brew” o en artistas como Prince, Madonna, Janelle Monae o Ice Cube, quien sampleó su voz en algunos de sus temas.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA