jueves 26 de noviembre de 2020

"Midsommar" de Ari Aster combina lo luminoso y lo macabro de un modo único.
Espectáculos

Midsommar, por Amazon Prime, una película de terror que te hiela la sangre de a poco

El filme, dirigido por Ari Aster, empieza en un ambiente bucólico y se va convirtiendo en pesadilla.

"Midsommar" de Ari Aster combina lo luminoso y lo macabro de un modo único.

Si te gusta el terror esta película te lo dará y en buenas dosis.

No es un filme de sustos, al estilo “Martes 13″ o “Scream”, sino que se suma a ese nuevo grupo de películas de terror que llegaron para cambiar al género.

Al estilo de “La bruja” (de Robert Eggers), “Huye” (de Jordan Peele que podés ver en Netflix) o “El legado del diablo” (del mismo director, y también está en Amazon Prime Video) esta película va introduciendo los elementos de extrañamiento, suspenso y situaciones paranormales de un modo sutil.

“Midsommar” está producida por Ak24, lo que ya tiene garantía por la calidad de curación de contenidos de esta productora; y además ha recibido múltiples aplausos en los festivales europeos.

Una pareja de jóvenes estadounidenses está a medio camino de la separación y, para cambiar de aires y restaurar la relación, decide viajar con unos amigos a Midsommar, un festival de verano que celebra una extraña comunidad medio hippie en Suecia.

Este segundo largometraje de Ari Aster termina de consagrarlo como un maestro de lo siniestro y de los climas inquietantes. Pero además el virtuosismo formal, la belleza de la fotografía y la destreza en el dominio del lenguaje cinematográfico y su narrativa vuelven a esta película una experiencia inmersiva y potente.

De lo intimista a lo luminoso y de allí a lo tenebroso pero a plena luz del día y con colores repletos de frescura. Así es esta rara avis cinematográfica que sorprende en cada tramo del guion.

Lo que empieza bucólico termina atroz en un viaje hacia la oscuridad que se insinúa poco a poco mientras avanza la película. Macabro, fascinante, desconcertante es este filme de Aster.


Por las redes