“La Casa de las Flores, la película”: la misma fórmula para el culebrón de Netflix

El filme sobre la serie mexicana es una de las producciones más vistas en Netflix.
El filme sobre la serie mexicana es una de las producciones más vistas en Netflix.

El filme se estrenó en la plataforma y es una secuela de las tres temporadas de la serie dirigida por Manolo Caro. Una aventura de venganza para recuperar un tesoro secreto, con chispas de humor negro propios de la familia de la Mora.

¿Había algo más para contar sobre la familia de la Mora? Después de tres temporadas había más tela para cortar sobre la serie “La Casa de las Flores”. La ficción mexicana escrita por Manolo Caro es una de las más exitosas de la plataforma Netflix y desde su estreno en 2018 causó furor en todo el público latino, por su mezcla de humor negro, una estética kitsch y personajes de la comunidad LGTB.

Pese a que la primera temporada no tiene desperdicios y el debut en Neflix de la dama de México Verónica Castro, con su exquisito personaje de Virginia de la Mora marcó un triunfo asegurado para la serie, el resto de las temporadas también tuvieron a su público fiel, aunque el guión dejó mucho que desear.

Pero para los fanáticos esta semana estrenó “La Casa de las Flores: la película” y no tuvo menos repercusión que la serie. Siendo una de las producciones más vistas de la plataforma, el filme escrito por Manolo Caro y Gabriel Nuncio, ahonda en el último recoveco por descubrir de esta familia disfuncional.

La trama de la película comienza con Delia (Norma Angélica), la Nana de toda la vida de la familia, está enferma y antes de una intervención médica le confiesa una epifanía a Paulina (Cecilia Suárez). Según sus recuerdos, la casa o ex casa de la familia de La Mora tenían un tesoro escondido en la habitación de su madre, incluyendo una prueba que demostraría que Agustín Corcuera, recién salido de la cárcel, sería el asesino de Pato, el padre de Paulina.

Para recuperar el tesoro, y vengar el asesinato de Pato, los hermanos De la Mora ingenian un plan que consistirá en colarse en La casa de las flores burlando la seguridad en medio de una fiesta. Para ello, los hermanos Paulina, Elena (Aislinn Derbez) y Julián de la Mora (Dario Yazbek) entrarán uno por uno, disfrazados y haciéndose pasar por personal del evento.

Pero lo interesante del filme reside en el flashback hacia al pasado, una fórmula usada en los últimos capítulos de la ficción, donde muestra a una joven Virginia que vengará la muerte de Pato, en el casamiento de su amante Salomón y Esperanza, quien en un futuro se convertiría en la dueña de su mansión (interpretada por la icónica actriz Angélica María), sin que los hijos lo sepan hasta el final de la película.

El flashback de la historia es uno de los aciertos del filme.
El flashback de la historia es uno de los aciertos del filme.

Con un guion por momentos ingenioso, con el humor negro que caracterizó a la serie, la película de La Casa de las Flores tiene la misma estética kitsch, haciendo foco en la música ochentosa y hit que marcaron el mundo telenovelesco y culebrones latinos. Aunque pierde esa tensión necesaria que tuvo la primera temporada con el desarrollo de cada personaje.

En el filme, como en la serie, el personaje de Paulina se lleva todas las miradas, teniendo los diálogos más interesantes de la trama. Al igual que la joven Virginia de la Mora, interpretada por Isabel Bur, quien marca la tensión en ese capítulo del pasado, que el público quería conocer y no se develó a lo largo de la serie.

Con los típicos tropiezos de un plan de espionaje para entrar a la mansión y lograr recuperar ese tesoro perdido, la historia discurre con la comicidad propia de los personajes, el musical como ingrediente perfecto para amenizar el conflicto y los fallidos planes del clan de la Mora. Nada nuevo en la fórmula vista durante las tres temporadas de la producción de Netflix.

El personaje de Paulina vuelve a ser protagonista de la trama.
El personaje de Paulina vuelve a ser protagonista de la trama.

Aunque la excusa del tesoro y la epifanía de Delia resulte un tanto naíf para contar un nuevo capítulo de La Casa de las Flores, quedó en el aire la posibilidad de que la cinta tenga sea la primera de varias películas.

“Al final todo va estar bien y si no está bien es porque no es el final”, es la frase que culmina la historia. Lo que da a entender que la familia de la Mora aún tiene otros secretos y aventuras por contar.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA