domingo 29 de noviembre de 2020

Sólo suscriptores
El dúo Orozco-Barrientos participó en CirculArt, y ahora prepara su cuarto disco de estudio.
Espectáculos

El dúo Orozco-Barrientos prepara su próximo disco producido en Mendoza

Luego de su último trabajo “Tinto”, esta dupla planea lanzarlo a principios de 2021 con grandes éxitos de su carrera.

El dúo Orozco-Barrientos participó en CirculArt, y ahora prepara su cuarto disco de estudio.
Sólo suscriptores

Han pasado varios años desde que este dúo que une las raíces de Mendoza sacó su último disco. Luego de “Tinto”, ganador del Grammy Latino, se reúnen nuevamente para darle forma a una nueva faceta del grupo.

Y es que este disco tiene dos particularidades esenciales. Por un lado, será producido por Raúl Tilín Orozco y Gabriel Orozco (Usted Señálemelo), padre e hijo se ponen al mando de esta nueva entrega que buscará traer las raíces de uno de los dúos más influyentes del folklore cuyano.

“Este nuevo disco es volver un poco a las fuentes respecto a los discos anteriores que fueron concebidos para banda. Ahora vamos a participar con Gabi Orozco en la producción y con él hemos tocado varias veces, hay un relato ahí que, si queres, puede identificarse con nuestro primer trabajo “Celador de sueños”, un trabajo más acústico”, cuenta Fernando Barrientos a Los Andes.

Por otra parte, es un disco producido puramente en Mendoza. Ya contaban con experiencia en este sentido y si bien fue compleja la distancia de estar uno en Buenos Aires y el otro aquí, la decisión fue sembrar sus bases en nuestra provincia.

“Fue por una experiencia que tuvimos con Tinto y nos pareció maravillosa, porque tenemos a nuestra familia y amigos ahí, es maravilloso reencontrarse y que esas cosas surjan desde Mendoza.”

Este nuevo disco, que aún no tiene su título definido, contará con un desarrollo audiovisual. No sólo serán las letras, ritmos y sonidos sus atractivos, sino también su desarrollo en la parte visual.

Además, traerá a la actualidad temas que hace muchos años compusieron pero que, por alguna u otra razón, jamás compusieron un trabajo de estudio. Y sin dudas, se escucharán nuevas versiones de estos temas que se amolden a la faceta que comenzó el dúo.

“Este es un disco que remite a esa sensibilidad, esa introspección, a esos climas más intimistas, es muy de guitarra así que tiene un tono muy acústico. Hemos reversionado las canciones así que es una forma también de enriquecer el material, que nos siga interpelando y hemos conseguido un lindo resultado”, cuenta el músico.

Y hablando sobre esta idea de colocar en discos las canciones que habían quedado en el tintero, Fernando asegura que “básicamente es nuestro compromiso con esas canciones que empezamos a mostrar, pero va a tener una vuelta de tuerca, canciones que compusimos hace mucho tiempo están reversionadas y van a encontrarse con un material que siempre ha llevado adelante el dúo, pero con algunas novedades.”

Una nueva faceta del dúo

Este cuarto disco tendrá una gran particularidad respecto a los demás. Y es que, por primera vez, el dúo no producirá su material con Gustavo Santaolalla.

“Para nosotros es fundamental volver a tomar un camino de grabar, el último disco que fue Tinto lo hicimos en el 2013 y esta va a ser la primera vez que después de la trilogía que hicimos con Gustavo Santaolalla vamos a hacerlo solos, entonces fue un desafío desde ese lugar también. Pero confiamos mucho en el material y como siempre es un motivo una alegría, tenemos 11 canciones que aún no sabemos cuántas quedarán”, cuenta Fernando.

Quizás este sea el primer paso a una nueva faceta del grupo, que después de 3 discos producidos por Gustavo decidió tomar las riendas del asunto. “Esto es una novedad para nosotros, el comienzo de una nueva etapa donde lo último que registramos fue Tinto hace ocho años así que es muy enriquecedor para nosotros, es un nuevo desafío para afrontar.”

La idea desde un primer momento era concluir el disco este año, pero la pandemia retrasó los plazos debido a que a la distancia no se podría producir y se encontraban a la distancia durante estos meses.

Cuando conversamos con Fernando, estaba en medio de planear su visita a la provincia para así poder concluir la etapa de producción del nuevo álbum que esperemos puedan presentar en vivo el próximo año.

“Ahora tenemos que estar atentos en lo que suceda el día a día, pero la idea es empezar el 2021 con una gira que íbamos a hacer este año, fuimos al sur, pero nos quedaron muchos lugares pendientes así que nos gustaría ir con este disco y aprovechar a llevar las canciones a esos lugares que no fuimos – cuenta –. Las presentaciones estarán supeditadas a lo que suceda, la idea es hacer una gira y una de las facetas que más disfrutamos es compartir las canciones con la gente.”

En cuanto a lo relacionado con el streaming, Orozco-Barrientos fue uno de los pocos grupos que no realizó presentaciones por este medio. Y es que la distancia fue uno de los factores fundamentales que influyó en el desarrollo de los proyectos que tenían planeados para este año.

“Hay que adaptarse a esa nueva modalidad que va a continuar por un tiempo. Para nosotros de alguna manera se amplifico todo, es una herramienta más que tenemos a mano para desarrollar esta virtualidad y darle par adelante. Esperamos a que todo se normalice, nosotros no recurrimos a hacer un recital por streaming porque Tilín estaba en Mendoza y yo en Buenos Aires, y es delicado por la forma, hay que tener un equipo adecuado y todo, así que esperamos que el 2021 nos encuentre tocando en vivo.”

En este disco podremos encontrar un clima, un ambiente, que, si bien se encuentran entre los ritmos de cuyo como el gato o la cueca, es un material bastante homogéneo, que pinta un tono más bien intimista.

Orozco-Barrientos en Medellín

Hace algunos meses se dio a conocer la noticia de que este par de músicos representarían a la provincia en CirculArt 2020 de manera virtual. Siendo solo 15 los argentinos que quedaron para participar de este mercado musical, el dúo fue seleccionado entre tantos artistas.

Este evento se desarrolló el fin de semana pasado y ofrecía la posibilidad de pactar 22 entrevistas con productores de toda Latinoamérica y así promover la música regional en otras partes del continente.

“Fue maravilloso porque había un cupo de entrevistas y nosotros las llenamos todas. Podías invitar a que escuchen tu propuesta y podías llegar a tener esa cantidad de posibilidades, así que en ese sentido ha sido muy positivo el encuentro.”

La idea principal se basaba en entrevistar a los artistas y así formar lazos entre países. En el caso del dúo, el próximo lanzamiento de su disco permitía ampliar sus propuestas ya que además de abordar sus antiguos trabajos, fue en esta oportunidad donde presentaron por primera vez material de su próximo disco, por lo que su participación resulto ser muy valiosa en calidad de proyectos futuros.

“Siempre el beneficio lo encontramos en la participación, comunicación, poder relacionarnos con otros artistas. Es nuestra primera vez en este marco de productores, agencias y personas con una mirada muy puntal en cuanto a la participación de la música en la región desde la producción. Así que para nosotros es una posibilidad inmensa más allá de contactarnos con gente, de aprender. Las nuevas modalidades, aprovechar las herramientas que tenemos a mano.”

Además, es un evento que reúne a artistas de varios países latinoamericanos, brindando la posibilidad de que las redes se expandan incluso en épocas tan delicadas como la actual.

“Estamos muy agradecidos de haber figurado ahí porque es la posibilidad de expandir tu trabajo a otros ámbitos. Todo eso viene muy bien y aprovechamos el lanzamiento del disco.”

Propuestas como éstas permiten que los artistas sigan activos incluso durante la pandemia, una etapa donde muchos relegaron los planes que proyectaban en este 2020 y tuvieron que hacer esperar.

Este año recibirían una mención en el centro Galileo Galilei de Madrid y su gira por el resto del país, fueron proyectos que este equipo relegó pero que, al parecer, volverán potenciados.