Las estrellas pop en crisis: del éxito precipitado al colapso mental

La industria de la música cada día presenta nuevas figuras jóvenes que viven una gran popularidad y luego no pueden sostener las exigencias. La suspensión de la gira de Emilia, la salud mental de Tini, la presión de Duki al llenar estadios, entre otros ejemplos.

Emilia Mernes reprogramó su gira .MP3 Tour por problemas de salud / Gentileza
Emilia Mernes reprogramó su gira .MP3 Tour por problemas de salud / Gentileza

Vivir de la música y que toda una generación se identifique con sus temas es el sueño de todas las figuras del pop y la música urbana en la actualidad. De todo el universo de chicos que día a día muestran en las redes sociales o en su canal de YouTube sus cualidades artísticas, solo llega un puñado.

Pero ese selecto grupo de jóvenes entre 18 a 28 años que llega a lograr cierta popularidad y concretar sus anhelos de grabar un disco, llenar estadios y conocer el mundo con su música, detrás transitan una presión que, a veces, no es fácil de ocultar, y el cuerpo pasa factura.

En una industria cada vez más efímera, con lanzamientos de singles a diario y la búsqueda de estar en la vidriera permanente, hacen de un círculo peligroso, para el mundo de la música, el espectáculo y los propios artistas.

La reciente suspensión de los shows de Emilia Mernes con su .MP3 Tour por problemas de salud, debido a una gastroenteritis aguda, que le impidió continuar con sus presentaciones en el Movistar Arena de Buenos Aires, y luego reprogramar las fechas de Salta y Mendoza, puso en el tapete nuevamente el tema de la salud física y mental de las estrellas del pop.

Emilia Mernes reprogramó su show en Mendoza. / Gentileza
Emilia Mernes reprogramó su show en Mendoza. / Gentileza

Grandes giras, shows multitudinarios y una exposición difícil de llevar

En una realidad de ensueños para el afuera, para el adentro, los artistas transitan la fama como pueden. Jóvenes que van en busca de sus sueños y lo consiguen; entrenan, trabajan, graban, componen, producen y parecen estar al 100% las 24 horas del día. Con la búsqueda inherente de mostrarse distintas, ser auténticas en sus shows y con la música, en una industria enlatada.

Pero detrás de ese mundo cargado de brillo, lujos, dinero y reconocimiento popular, hay jóvenes, que van aprendiendo en el camino como manejarse. Y como dice el viejo refrán: “En la cancha se ven los pingos”. Es el escenario y el contacto con el público, es el lugar para foguearse y mostrarse como un verdadero artista. Pero no todos pueden con esa presión.

Y así lo afirman los propios jóvenes estrellas del pop, abrumados por tanta fama rotunda. Lo confesó el Duki, antes de llenar dos Estadios de River Plate, y consagrarse como el artista argentino del trap en lograr a sus 27 años, esa hazaña.

Duki en su show en River. / Instagram
Duki en su show en River. / Instagram

“El otro día yo me levanté de la conferencia triste porque estaba angustiado y había gente que comentaba “uy este pibe es multimillonario no le falta nada” y agregó: “No importa cuánta plata tenga, lo importante es cómo te sentís por adentro. Si estás triste hablalo, contalo, decíselo a la gente. No tengan miedo de estar triste, estar triste es lo que te hace fuerte. Yo soy hombre y lloro desde que nací y gracias a eso me hice fuerte. Así que todos los que dicen que llorar y estar triste está mal son todos unos cagones y no tienen huevos”, afirmó a la multitud durante su show en el Estadio de Núñez.

Angustiados por la exposición, las exigencias y lograr ese sueño que parecía inalcanzable, puede ser perjudicial, para jóvenes que no están preparados emocionalmente para transitar tantos cambios y presión, no solo de la industria, también de la gente y las redes sociales.

Otro de los casos es Tini Stoessel, que habló abiertamente sobre el diagnóstico de depresión que transita. Una de las figuras más conocidas de la música joven, desde adolescente conoce lo que es llenar estadios y generar grandes giras internacionales con el fenómeno de “Violetta”.

Aunque en los últimos años, su relación con el jugador de la Selección Rodrigo de Paul, y las críticas constantes que recibe en redes sociales por su físico, la llevaron a una situación extrema como la depresión. Y esta crisis la llevó a su último álbum “Un mechón de pelo”.

Tini Stoessel contó cómo vivió las críticas sobre su cuerpo: “Me engordaba en las fotos”
Tini Stoessel contó cómo vivió las críticas sobre su cuerpo: “Me engordaba en las fotos”

“Mi pelo siempre fue algo que me representó mucho en mi vida diaria, en mis shows, en mi carrera, en mis videos... Al siempre tenerlo largo, como que yo sentía que me generaba muchísima fuerza y era lo que me representaba mucho. Pero cuando me diagnosticaron depresión, empecé a tener un proceso no solamente interno, sino también a nivel externo. Y con el pelo es como que... Me miraba al espejo y no me encontraba, no me hallaba”, reflexionó en una entrevista al hablar de su reciente disco.

Y con este cambio de concepto, la presentación del álbum también lo fue. Tini dejó los grandes estadios para actuar en el Club Hurlingham, un recinto para 5000 personas, donde presentó un show con una propuesta íntima para lo que acostumbra.

Recientemente, Emilia Mernes también se sumó a este grupo de artistas que sufrieron alguna crisis. La joven artista en diciembre pasado anunció la gira .MP3 tour con un show en el Movistar Arena de Buenos Aires, cuyas entradas se agotaron en horas. Por lo que sumó nueve fechas más en el escenario de Capital. Y con ello, una serie de conciertos en distintas ciudades de Argentina, que incluía Mendoza el 15 de mayo.

Pero luego de la tercera fecha en Buenos Aires, Emilia no pudo continuar con los shows, debido a un cuadro de gastroenteritis aguda, por lo que tuvo que ser internada. La propia artista salió a disculparse con su público, por no poder realizar el concierto. “No voy a poder hacer el show de hoy, me siento muy mal, les quiero pedir perdón de corazón”, dijo entre lágrimas a su público.

Por prescripción médica, la cantante suspendió el resto de las presentaciones en Montevideo, Salta, Mendoza y Asunción. Hasta el jueves pasado, donde la cantante a través de sus redes sociales le habló a su público anunciando sus shows el 29, 30 y 31 de mayo en el Movistar Arena de Buenos Aires.

“Les quiero pedir perdón de corazón, porque siento que les fallé. Pero no tenía otra opción, me dolía todo el cuerpo, me sentía fatal. Últimamente estuve con muchas cosas, el tour y otras cuestiones personales que revolucionaron mis sentimientos y eso afectó mi salud. Supongo que el cuerpo me habló y me dijo que pare un poco. Y a veces las cosas no salen como queremos, y para mí la salud está primero. Ahora ya estoy bien y volví con todo y estamos trabajando para la reprogramación de las fechas”, comentó la joven artista en historias en su cuenta de Instagram.

Emilia Mernes debió suspender su show este viernes
Emilia Mernes debió suspender su show este viernes

Claro que son humanos y pueden enfermarse, nadie está exento. Pero la sucesión de distintas situaciones de salud mental y física, que involucra a los “nuevos artistas” de la música, dan cuenta de las exigencias que no pueden sostener. Estos jóvenes, proponen un show integral, donde cantan, bailan y son parte de una producción de alto nivel, con inversiones millonarias a su alrededor, para satisfacer el éxtasis de las masas por ver a sus artistas preferidos.

Lo que lleva un nivel de exigencia, trabajo y sobresaturación del cuerpo y responsabilidades, para los que no están preparados. Y principalmente, el entorno, no mide las posibles consecuencias de pensar una seguidilla de 20 shows agotados, para un simple mortal.

Una generación con consciencia sobre Salud Mental

Frente a las exigencias propias que tiene un artista a la hora de enfrentar a su público y transitar la popularidad ante las masas, se sostiene que hoy los jóvenes son más sensibles a los cambios. La llamada “Generación de cristal” es la que triunfa en la música, pero también frente a esta nueva vida, muestran su fragilidad sin tapujos.

“Estamos frente a una generación que vive mucha exposición permanente, con mucha exigencia tecnológica y físicas. Y prevalece un estilo de vida libre, y dentro de eso se juega la subjetividad de cada uno de que hace con esa libertad”, sostiene la Licenciada en Psicología Celina Guerrero.

Más allá de la personalidad de cada individuo y la historia previa, es importante la contención psicológica y el acompañamiento, para transitar los cambios y tener consciencia de las capacidades de cada uno. Un tema del cual hace dos o tres décadas no se hablaba e incluso, los excesos y enfermedades que vivían los artistas era parte del mundo propio del espectáculo y la industria.

“Hoy los jóvenes no son más sensibles, sino que se animan a mostrarse más y hoy se habla de salud mental. Hay un cambio muy grande en las prioridades y en este punto la salud mental se está volviendo un tema prioritario en esta generación. Hoy se permiten sentirse mal, y tienen que saber parar, de encontrar formas para canalizar las emociones. Creo que es fundamental un apoyo psicológico, es importante hacer terapia, para conocer los límites personales, para saber pedir ayuda, para tener flexibilidad con el cuerpo y saber cuando no se puede responder. Y el acompañamiento es fundamental para tener ese registro y la regulación emocional”, apunta la licenciada Celina Guerrero.

¿Parar es la salida? ¿Dejar de lado tanta ambición y disfrutar más del proceso sería la clave? ¿Cuidar más a los jóvenes promesas de la música? Hay muchas aristas y preguntas para analizar alrededor del fenómeno de masas y la imposibilidad de los artistas de transitar el éxito de una manera natural y sin traumas.

Lo único cierto, es que cuando el cuerpo habla hay que hacerle caso, y pensar que la exposición y la fama no son un juego. Sino un camino por el cual, no todos pueden transitar.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA