El regreso triunfal de Ricky Martin a Mendoza: sinfónico, clásico y siempre impactante

Ante un estadio colmado, el boricua desplegó todo su carisma, con un show potente en lo musical y una puesta en escena impecable, que hizo delirar a los mendocinos.

Con el tour Sinfónico, el artista regresó a la provincia con un show imponente. | Gentileza Emilio Diumenjo
Con el tour Sinfónico, el artista regresó a la provincia con un show imponente. | Gentileza Emilio Diumenjo

El show de Ricky Martin es uno de los espectáculos más esperados del inicio de temporada. Después de dos meses de espera, finalmente el artista regresó a Mendoza tras siete años sin visitar la provincia.

Desde primeras horas de la tarde, el parque General San Martín se fue colmando de fanáticas que llegaron al estadio para el reencuentro más esperado. El folclore típico de cada show, puestos de comidas, venta de merchandising y la alegría que se multiplicaba en cada rostros que llegaba al lugar, expectante por ser parte de la cita.

Pasada las 21.20 horas, la orquesta sinfónica con cincuenta músicos argentinos, comandada por el maestro Ezequiel Silbertein y la banda estable del artista, se acomodó en el escenario, para dar paso a los acordes del inicio del show. De impecable traje negro, Ricky Martin apareció en escena y ante una multitud que gritaba por él, comenzó a bailar al ritmo de “Pegate”, uno de sus clásicos más movidos, que dio inicio al tour Sinfónico en Mendoza.

El cantante regresó después de siete años con su show sinfónico. | Gentileza: Emilio Diumenjo
El cantante regresó después de siete años con su show sinfónico. | Gentileza: Emilio Diumenjo

“Volverá” y “Gracias por Pensar en mí”, fueron los temas que continuaron la primera parte del show, mientras las más de 8500 personas, en su mayoría mujeres coreaban cada canción, con un recibimiento fervoroso, costumbre de su público más fiel.

“Buenas noches Mendoza, será una noche mágica. Gracias a los músicos argentinos y a esta gran orquesta que me acompaña esta noche. ¿Queremos más?”, fue parte del saludo inicial del artista ante una platea rendida a sus pies.

A la lista de canciones le siguió “La Bomba”, “Ácido sabor”, su último lanzamiento, “Con tu nombre” y “Fuego de Noche, nieve de día”, con arreglos acertados de la orquesta, que potenciaron el clima propio que genera cada canción.

Para ese momento, Ricky Martin hizo un cambio de outfit y continuó con la seguidilla de temas elegidas para este concierto, donde sobraron los clásicos y le dejó poco lugar a sus lanzamientos más recientes.

El boricua actuó en el Estadio Arena Aconcagua ante más de ocho mil personas. | Gentileza Emilio Diumenjo
El boricua actuó en el Estadio Arena Aconcagua ante más de ocho mil personas. | Gentileza Emilio Diumenjo

Con un carisma único, el artista tuvo un feedback permanente con la platea que a lo largo de la hora y media que duró el show, no dejó de cantar y disfrutar, dando cuenta de los años que pasaron, para que Ricky volviera a Mendoza.

Baile, complicidad, una voz impecable y ese calor boricua que le sale por los poros no faltó un solo minuto en su paso por el escenario. Claro que el trabajo de su banda estable y la orquesta no fue menor; se nota el afilado trabajo musical que tiene el conjunto, para que a lo largo del show, el sonido y los arreglos también tomen protagonismo y generen el clima necesario en este tipo de espectáculos internacionales.

Hubo lugar para la seducción y el juego con el público, cuando el puertorriqueño se secó el sudor con una toalla y la tiró al público, con la suerte que una fanática que se encontraba cerca del escenario tomó la toalla como un trofeo y se robó la mirada del público.

En el tramo final del concierto eligió un set movido y clásico entre “Vuelve”, “Livin la vida loca”, “Vente pa’ ca” y la “Copa de la vida”, donde explotó el calor del público ante la proyección de algunas imágenes de la selección Argentina de Fútbol levantando la copa del mundo. Mientras Ricky abrazó una bandera argentina que luego le obsequió a la platea.

Para el cierre, agradeció a la orquesta y al público por el momento vivido y tras cambiarse por cuarta vez de look, interpretó “Tal vez” y se vivió una situación que sorprendió a todos.

El cantante advirtió que en la platea había una mujer de 88 años que pedía saludarlo. Ante esto, Ricky Martin bajó del escenario, se acercó al free stand del escenario y saludó a la anciana, que estaba en primera fila viendo el espectáculo. “Ochenta y ocho años más para ti, mil besos. Te quiero. Tiene 88 años y quería una foto conmigo, ¡cómo voy a decir que no, caramba! Mil besos”.

Horas más tarde, el propio Ricky Martin compartió el momento en sus redes.

Pasada las 22.45, sonó “Tu recuerdo”, una versión muy similar a la que grabó en el disco Unplugged y con ese clásico se despidió de Mendoza.

Algo a tener en cuenta, fueron las quejas del público que se encontraba en la platea y el sector del campo, quienes se quejaron porque no escuchaban el show. Claro que la acústica del estadio no está acondicionada para este tipo de evento, y en otras oportunidades sucedió el mismo fenómeno. Aunque el sonido del montaje no tuvo ninguna falla.

Ricky Martin finalmente volvió a la provincia, con este logrado espectáculo, donde combina la excelencia musical, una puesta en escena clásica pero a la vez impactante, sin perder esa magia que lo caracteriza.

Para el artista parece que el tiempo se detuviera y lejos de quedarse en la consagración como uno de los artistas latinos más exitosos, logró en Ricky Martin Sinfónico, desempolvar todos sus éxitos de una manera eficaz y diferente a su estilo, pero sin perder su esencia. Porque su calidez, el talento interpretativo y la chispa caribeña, no desaparecerán jamás.

La Ficha

RICKY MARTIN SINFÓNICO EN MENDOZA

Día: domingo 26 de febrero.

Lugar: Estadio Aconcagua Arena.

Público: 8500 personas.

Calificación: Excelente.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA