Cuáles son las cinco dudas más frecuentes que tienen los mendocinos con respecto al sexo

El sexo y la mendocinidad no siempre han sido amables reciprocamente, es decir, por tabúes o por temor a la sanción social, muchos temas se mantenían ocultos migrando entre el mito y la fantasía. Hoy eso está cambiando y la sociedad se está animando a plantear abiertamente qué desea hacer en relación a los vínculos de amor y los de sexo, que no siempre van a la par.

Los temas tabú están quedando atrás y los mendocinos se animan a consultar de todo
Los temas tabú están quedando atrás y los mendocinos se animan a consultar de todo

Los mendocinos siempre nos acusamos entre nosotros, tal vez hoy injustamente, de pacatos y acartonados, cuando la realidad es que, lejos de los prejuicios y precintos mentales de antaño, se está abriendo el juego a nuevas formas de expresarse en la intimidad, aún con temores e inhibiciones propios de quienes fueron educados con conceptos que hoy transitan a contramano de las necesidades mundanas.

.
.

Para decirlo claramente, los mendocinos se están animando a disfrutar otros tipos de sexualidad con menos prejuicios aunque, claro, persiste la necesidad de “mantener las apariencias” en una sociedad que todavía no termina de transitar y asimilar por completo los cambios de paradigma de la última década. Pero el proceso ya se inició, y eso es un buen indicio.

Cuenta de ello dan las métricas de lectura de estas mismas notas y las consultas veladas, o directas pero anónimas, que llegan a la redacción, sugiriendo abordar ciertas temáticas. Por eso decidimos indagar con dos especialistas, para contrastar si lo que ocurre en las terapias profesionales coincide con los temas solicitados.

En principio vale confirmar la sospecha de que los mendocinos concurren más al sexólogo de lo que expresan abiertamente. También que las dudas planteadas en consulta con los terapeutas no son ni pacatas ni acartonadas, sino que están orientadas a la búsqueda real de satisfacción, de darse permiso para explorar horizontes antes vedados y a la búsqueda de soluciones a problemas de los que antes ni siquiera se hablaba.

Entre los temas más consultados por los mendocinos -que finalmente parece que se atreven a exponer sus dudas frente a terapeutas profesionales- se encuentran cinco tópicos que, si bien han sido tratados anteriormente en esta columna, parecen concitar el interés de quienes están buscando nuevas experiencias en sus relaciones o quieren recuperar el brillo de otros tiempos en la pareja.

Para ello acudimos a dos especialistas mendocinas en sexología quienes apuntaron cuáles son los tópicos más consultados. Emilia Marín, educadora sexual y especialista en ESI, apuntó que los cinco temas más frecuentes son: Falta de deseo en la pareja, tríos, cómo abrir la pareja, disfunción erectil y sexo en la menopausia.

“Sobre el tema de falta de deseo mi sugerencia es tener mucha comunicación real y clara: ‘me está pasando esto, no me siento bien, no tengo deseo sexual’ y tener claro que no tiene nada que ver con falta de amor”, aclara. “Para resolverlo es importante tener además de una comunicación honesta, las ganas de generar momentos de intimidad, comprar accesorios, geles, lencería y juguetes”, y disponer tiempo para hacer un viaje o una escapada con el fin de reencontrarse dentro de la pareja.

El aburrimiento es uno de los problemas más consultados
El aburrimiento es uno de los problemas más consultados

Por su parte, la sexóloga Emilse Rojo apunta a buscar métodos para superar el aburrimiento: “Con el tiempo empieza a surgir el desgano, el alejamiento o el ver pornografía por estar aburridos” destaca. Como solución, la psicóloga especialista en sexo plantea un reencontrarse acudiendo a aquellos métodos que surtieron efecto en la pareja en oportunidades anteriores o buscar nuevas formas de conquista: “A veces pasa porque hemos estado un tiempo con hijos y después cuando los hijos se van nos reencontramos como pareja y no sabemos qué hacer. Entonces hay que volver a mirarse, ver qué nos gusta y animarse a probar cosas nuevas: tener citas como novios, hacerse regalos, mandarse mensajes, fotos. Eso está funcionando muchísimo por más que vivan en la misma casa. Un mensaje erótico va preparando para tener un encuentro”, asegura.

Abrir la pareja, ¿una decisión sin retorno?

La idea de poder estar con otras personas a sabiendas de nuestra pareja parece todavía una utopía para muchos, pero lo cierto es que se ha convertido tal vez no tanto en una práctica como en una consulta frecuente.

Cómo hacer un trío y la importancia de la confianza en la pareja
Cómo hacer un trío y la importancia de la confianza en la pareja

“Una relación abierta significa que hay una pareja constituida vincular, que abre su vínculo hacia otras personas pero que no deja de ser una pareja constituida vincular. Se aceptan otras personas, cuerpos como juguetes sexuales vivos, en donde yo voy, comparto y vuelvo al mismo vínculo que me contiene, me abraza, me ama”, es decir, volver al vínculo que tengo con mi pareja, con quien sí existen amor y proyectos en común.

“En cuanto a este tema -te lo dice alguien que no cree en la monogamia- cuesta, porque es un concepto que está de moda, pero nadie entiende lo que implica el abrir la pareja”, analiza Marín. “Primero que nada tienen que estar las dos personas en conocimiento y obviamente de acuerdo. A partir de allí, empezar”, destaca.

En este sentido Marin vuelve a poner de relevancia la idea de que amor y deseo sexual no siempre están unidos. “Mi sugerencia es que se hable mucho, que se tenga el consentimiento de ambas personas y que en el momento en el que no se quiera continuar con esa situación, se corte”.

En cuanto a las consecuencias de abrir la pareja, la especialista considera que, al contrario de lo que se cree, esta decisión puede ser beneficiosa para la salud del vínculo. “Eso va a traer mucho oxígeno a la pareja, mucho deseo, a diferencia de lo que se cree porque vas a empezar a liberar cosas y te empezás a encontrar con tu pareja desde otro lugar”, añade.

Cómo encarar un trío

La consulta es una de las más frecuentes en todos los ámbitos donde se trabaja el sexo y la pareja. Los motivos que pueden provocar esta búsqueda son muchos “Hay un morbo en abrir el vínculo de la pareja porque genera mucha excitación” explica Marín. En este sentido hace una diferenciación entre las parejas que deciden incluir a un tercero -que es el caso típico- y los trios que se forman entre tres personas que se juntan “para tener sexo que disfruta y nada más” aclara, y agrega “Este último es mucho más fácil que en el caso de una pareja constituida con un tercero que se agrega”.

Tú, yo y ella
Tú, yo y ella

Como sugerencia Emilia Marín recomienda: “Primero hay que hablarlo siempre y si la pareja está de acuerdo, se determina de qué sexo será el tercero, en caso de que sea un vínculo heterosexual”. También destaca qué tipo de vínculo tiene que haber con esa tercera persona: “Yo sugiero que no sea una persona amiga para que no se confundan las cosas. La intención de un trío es agregar a alguien a la pareja que está durante un momento y que se lo toma y se vivencia como si fuese un juguete sexual vivo. Lo importante es que no sea un amigo o amiga porque eso después trae confusiones. Entonces, principalmente, claridad absoluta a la hora de enfrentarse a una situación nueva para la pareja”.

En este sentido agrega algunos tips y advertencias: “Se puede armar un grupo de whatsapp para pasarse fotos y cosas así, pero que sea solamente eso y nada de hablarse por privado, sino que haya una confianza con el vínculo establecido en la pareja vincular y que con esta tercera persona sea hasta ahí, es decir, nos juntamos para tener sexo y nada más”.

Disfunción eréctil y sexo en la menopausia

Ambos temas están más relacionados a cuestiones físicas y psicológicas que a decisiones de pareja, sin embargo están en el top five de las consultas con especialistas.

En relación a la disfunción eréctil, solo el 1% de la población mundial tiene un problema biológico que impide mantener una erección. El resto, según Marín, tiene que ver con cuestiones psicológicas que se pueden solucionar en consulta con profesionales. “Para ponerte un ejemplo, los hombres que tienen disfunción eréctil o son precoces, es porque son tan ansiosos, que ya te desvistieron antes de verte. Están tan enfocados en el otro y en el campo de lo que se espera de ellos, que no les importa lo que va a pasar ahora, entonces el campo de ellos está desfasado”, y agrega “la disfunción eréctil es un tema un poco complicado en el sentido de que la gente quiere recetas mágicas”.

.
.

Emilse Rojo, por su parte, estimula a la consulta con los especialistas: “porque es muy vergonzoso como hombre que alguna vez les haya pasado entonces yo les diría que que se animen, que hagan una consulta profesional cuanto antes, mejor, porque se puede solucionar mucho más rápido tanto a los hombres como las mujeres. Y que se informen siempre porque hay muchos mitos dando vueltas que desinforman”, puntualiza.

En cuanto a la menopausia, es un tema que hasta hace poco no se abordaba públicamente como un aspecto a tratar en la sexualidad, lo cual ayudó a reforzar el estereotipo de que las mujeres a cierta edad ya no tienen sexo.

Por fortuna esta idea se está erradicando gracias el trabajo de concientización hacia los hombres y sobre todo hacia las mujeres de mediana edad, porque el sexo no termina con la falta de lubricación. “Las mujeres deben entender que la menopausia es una etapa que hay que transitar, como la adolescencia, y que ya no es más mala palabra. Si una se predispone con la mejor de las ondas, la pasa muy bien”, asegura Marín.

“Segundo, para la bajada de hormonas, la resequedad vaginal y el afinamiento de las paredes del útero lo que viene que está buenísimo, obviamente hay que consultar con cada profesional de confianza, pero lo importante acá es que hay geles que pueden ayudar, que vienen juguetes que pueden empezar a estimular, pero no puede hacer lo mismo que hacía antes, porque ahora tiene un cuerpo nuevo”.

Que la mujer empiece a descubrir cuáles son los aspectos más relevantes de este cuerpo que tiene durante la menopausia es uno de los mayores desafíos, para lo cual tiene que darse tiempo y autoconfianza: “Me tengo que abrazar, me tengo que conocer. Porque la gente pretende seguir igual y lo lindo de la menopausia es que te muestra una nueva faceta tuya, de tu persona”.

Por su parte, Emilse Rojo destaca que la consulta con los especialistas no solo ayuda al mejoramiento de las relaciones sino también al autoconocimiento: “No tengan miedo ni vergüenza porque la mayoría deja pasar mucho tiempo, a veces años, sobre todo los varones tienen mucha vergüenza y mucho miedo”, concluye.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA