Coldplay: La banda más exitosa que cosecha la antipatía de los expertos en música

La banda británica Coldplay en Bogotá (Colombia)/ Foto: Mauricio Dueñas Castañeda
La banda británica Coldplay en Bogotá (Colombia)/ Foto: Mauricio Dueñas Castañeda

A pocas semanas de la llegada de la banda británica al país, los detractores se hacen oír en distintos medios manifestando sus consideraciones en relación al tipo de música, letras y hasta la cultura ambientalista que propone Coldplay.

La vuelta de Coldplay a los escenarios mundiales ha reavivado un tópico, ya clásico, acerca de los sentimientos que la banda británica genera en los críticos, especialistas y hasta en muchos colegas del ámbito de la música: Todo el mundo odia a Coldplay. Lo que a la vez plantea una paradoja relacionada con el éxito que tienen, de manera creciente, en sus giras.

Basta con poner en los buscadores de Google o YouTube las palabras “odio (o hate) + Coldplay” y encontrar decenas de artículos sobre la cuestión. Hace unos años, The New Yorker publicó un artículo titulado “Por qué no me gusta Coldplay” y el crítico Jon Pareles, los calificó como “La banda más insufrible de la década”.

Sin embargo, la paradoja -al estilo del gato en la caja de Schrödinger- plantea amor y odio en simultáneo. Tal vez indagar en la cuestión proporcional brinde alguna respuesta, es decir, calcular la masa de población mundial a cada lado de esa “nueva grieta”.

Mick Jagger no odia a Coldplay

El diario La Nación publicó recientemente una nota levantada de El País, de España, en la que hacía referencia a la presencia del líder de los Rolling Stones en el último recital de sus compatriotas.

“El cantante de los Rolling Stones publicó hace unas semanas un video en su cuenta de Instagram donde se le veía en lo alto del londinense estadio de Wembley moviendo los brazos al son de Fix You, uno de sus himnos. Jagger llevaba en su muñeca derecha una xyloband, la pulsera lumínica que se ha inventado el cuarteto británico para sus conciertos. También la portaban las 80.000 personas que asistían al recital. La visión de la totalidad del recinto era formidable”, relata el artículo, al que se le añaden una cantidad de publicaciones en redes de quienes se “burlaban” de Jagger por admitir ser seguidor de Coldplay.

“Jagger escuchando ‘Fix You’ en Wembley y manteniendo las lágrimas a raya”, señaló alguien en Twitter con ironía refiriéndose al efecto lacrimógeno que produce escuchar la pieza. “A Mick Jagger le da igual que sepas que él ama a Coldplay”, tituló el medio musical Loudwire al difundir el video del cantante y destacó que da “cierta vergüenza declarar pasión por la música del cuarteto británico”.

Coldplay en números

Con la cantidad de recitales confirmados en su gira Music of the Spheres, en la que se cuentan las 10 fechas en el estadio de River Plate, que significan un total de medio millón de personas solo en Argentina, Coldplay se convierte una vez más en la banda pop más grande del momento. Nadie puede acercarse a las cifras de sus conciertos. Arrasaron en su propio país, vendieron cuatro estadios Olímpic Lluís Companys (24, 25, 27 y 28 de mayo de 2023) y en Barcelona en unas horas agotaron 200.000 entradas.

Chris Martin, de Coldplay, entre mariposas tecknicolores. (AP)
Chris Martin, de Coldplay, entre mariposas tecknicolores. (AP)

De su discografía se cuentan tres álbumes entre los 40 más vendidos del siglo, ostentan el récord de 9 premios Brit, su gira de 2016 ‘A Head Full of Dreams’ es la 5ª más exitosa de la historia (hasta ahora) y son la única banda en haber encabezado el cartel de Glastonbury en cinco ocasiones.

Qué es lo que fascina de Coldplay

Hay algo extrañamente auténtico sobre el cuarteto y tiene que ver con las canciones que escriben, ya que hasta los más acérrimos detractores coinciden en que -además de escribir sus letras- se han transformado y han evolucionado con cada disco, vendiendo millones sin estar pendientes del marketing.

Chris Martin es tan poco cool que cuando la revista Rolling Stone lo sacó en portada en 2008 el titular fue “The Jesus of Uncool”. En aquella entrevista de Rolling Stone, el cantante defendió que rebelarse ya no es tomar cocaína y llevar ropa de cuero. “El espíritu del rock & roll es la libertad. Es seguir tus creencias y que no te importe lo que dicen los demás”.

Por su parte Lanre Bakare, periodista británico que cubre información cultural para The Guardian, escribió: “Es un nuevo tipo de estrella del pop, menos cool, pero que conecta a nivel emocional y con el que se puede identificar la gente. Chris Martin es un nerd que se crió como cristiano evangélico. Y ha allanado el camino para músicos con perfiles parecidos, como Ed Sheeran o Lewis Capaldi”.

Tal vez lo que molesta es que es una banda que se aleja del estereotipo del rockero de los 80 y 90, roto, desgastado, consumido y con un enorme cúmulo de problemas desde la infancia hasta la adultez a cuestas.

Chris Martin tuvo una infancia feliz. Su padre era contable, su madre profesora de música. No bebe, no fuma, no se droga y perdió la virginidad a los 19 años. Su primera relación sentimental fue con Gwyneth Paltrow.

Los miembros de Coldplay se conocieron en la universidad en los noventa y se trasladaron a Londres con la mochilla llena de ambición. “Queríamos conocer a músicos, a la gente con la que íbamos a conquistar el mundo”, comentaron en alguna ocasión. Cuando el britpop (Oasis, Blur, Suede) comenzaba su declive, apareció una nueva generación de músicos británicos que bajó el volumen de las guitarras, introdujo el piano y habló de melancolía amorosa. Era principios del 2000. Coldplay, Travis, Keane o Snow Patrol asomaban en las listas de éxitos.

Chris Martin, de Coldplay, durante la presentación de la banda en el programa "Today", de NBC, en el Rockefeller Plaza de Nueva York. Eso fue el jueves 17 de junio de 2021. (AP)
Chris Martin, de Coldplay, durante la presentación de la banda en el programa "Today", de NBC, en el Rockefeller Plaza de Nueva York. Eso fue el jueves 17 de junio de 2021. (AP)

Durante aquellos primeros años, Coldplay ocupó un espacio en el mercado del rock que podría denominarse como “la banda indie que le gusta a la gente a la que no le gusta el indie” que después ocuparían Muse, Franz Ferdinand o The Killers.

Qué odian los que odian a Coldplay

Lanre Bakare, de The Guardian, agregó además que “La tendencia de Coldplay al sentimentalismo resulta desagradable para algunos. Pero lo cierto es que el público masivo quiere música que pueda poner banda sonora a los altibajos de su vida, y sus canciones son perfectas en ese sentido”.

Alexis Petridis definió en The Guardian a la banda británica como “la habilidad infalible de Martin para componer melodías que resultan extrañamente familiares desde la primera escucha”. En una ocasión Thom Yorke, el cantante de Radiohead, definió el sonido de Coldplay como “música de estilo de vida”.

Joe Tangari, editor de la publicación musical Pitchfork, afirma que “Han alcanzado una popularidad masiva con su potente mezcla de encanto adorable, composiciones serviciales e inocuidad”.

otros, menos amables con el encanto dulzón de la banda afirmaron cosas tales como: “Coldplay son una pandilla de mariquitas masturbadores” sentenció el cantante de Sex Pistols Johnny Rotten, “Compadezco a los pobres desgraciados que tienen que verlos”. Liam Gallagher dijo que no parecían estrellas del rock sino profesores de geografía. Y más educado fue David Bowie, quien cuando la banda le envió una canción para colaborar respondió: “No es un tema muy bueno, ¿no?”.

Chris Martin, extasiado durante el último show de Coldplay en La Plata.
Chris Martin, extasiado durante el último show de Coldplay en La Plata.

Gustavo Iglesias, de Radio 3 de España, señala que “Music of the Spheres no será una obra importante en el devenir de la música popular, pero tampoco veo que sea una atrocidad, como gran parte de la crítica ha dicho”.

Por su parte, la página especializada en música “Ecos de vinilo” publicó: “Grandilocuente, prescindible, totalmente fake: Music of the Spheres. Coldplay se confirman como la mejor banda del planeta en el peor momento musical de la historia. Cuando se lo proponen pueden ser los número uno y han lanzado el que probablemente sea el peor disco de las últimas décadas”, escribe en sus páginas, y cierra con una frase demoledora: “Coldplay, ellos tan humanitarios, globales, trending-topics-lovers y preocupados por cada molécula del mundo en peligro de extinción, deberían sumar una nueva medalla a su buen-rollismo dejando de grabar discos como este Music of the Spheres, cima musical indiscutible para quienes necesiten música de fondo para hacer hojas de cálculo en Excel”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA