Chio, el hijo de Gilda, lanza su primer disco: “Me siento un corazón valiente”

Fabricio Cagnin vivió de niño la pérdida más dura, pero con los años pudo reconciliarse con la música y hace pocos meses se lanzó como cantante. Una charla profunda, en la que habla de todo.

Chio, el hijo de Gilda, lanza su primer disco: “Me siento un corazón valiente”

“La música estuvo siempre en mi casa desde que era chico. Porque mi abuela era profesora de piano, y mi mamá siempre componía en el piano o la guitarra. Ya entraba a conocer acordes del piano o la guitarra, a cantar. Pero se cortó por el accidente, porque fue muy difícil para mí ese momento”, cuenta Fabricio Cagnin.

Y a lo que se refiere es algo que todos conocemos, porque ese 7 de septiembre de 1996 conmovió a todos los argentinos. Él es el hijo mayor de Gilda, y recuerda con mucho dolor el trágico accidente, donde también perdieron la vida su abuela (madre de la artista) y su hermana mayor, Mariel.

Ese bloqueo no le permitió a Chio, el seudónimo que eligió el joven para lanzarse como cantante, continuar en el camino de la música hasta la adolescencia. Una conjunción de emociones: el enojo ante el dolor que lo invadía, lo que significó para la música tropical la muerte de Gilda y cómo se convirtió en una santa popular para sus seguidores.

En todos esos años Fabricio tuvo que aprender a convivir con el dolor, la pérdida y la resiliencia, luchando internamente por lo que sentía y necesitaba. Tras el duro accidente que sufrió en la infancia, también tuvo que fortalecerse y acompañar a su papá Raúl con complicaciones de salud, hacerse cargo de la pequeña empresa familiar y dejar de lado por un rato la música. Hasta ahora.

“A partir de ahí entiendo que me escondí de ese nene y seguir adelante fue el único recurso que tuve. Sin ser quien era yo, como incompleto, negué una parte de mí para poder avanzar. Y me acompañó durante ese tiempo la escritura, porque tengo montones de cuadernos con letras. Y la música volvió en la adolescencia, con la guitarra y en la composición se cerró el círculo”, nos revela.

Canciones que atraviesan su historia

El 7 de septiembre pasado, en un nuevo aniversario de la muerte de Gilda, Chio resignificó esa fecha especial y lanzó el primer corte de difusión “Crují”, en honor a su mamá, a su familia y a las pérdidas.

Y el 11 de octubre, fecha del cumpleaños de Gilda, presentó su álbum debut, Estamos vivos, en el que recopila ocho canciones propias, entre ellas el tema que le da nombre al disco y “Un guardián”, dedicado a su papá Raúl.

“A la música la usé como un tratamiento para mi alma y el disco llegó cuando tenía que llegar, no reniego por eso. Son canciones muy profundas para mí, es un viaje a mi interior y es una transformación. El que escuche el disco me va a poder conocer y seguramente se sienta identificado, porque las pérdidas las sentimos todos”, dice.

- ¿Esas canciones las compusiste en estos últimos años?

- La primera estrofa de “Crují”, por ejemplo, la escribí hace nueve años, cuando nació mi primera hija. Y fue lo que sentí en ese momento: “Valió la espera en la tormenta”. Son canciones que fueron apareciendo en mi vida en ese proceso. Es mi historia, y cada canción tiene un tiempo en mi vida. La última, “Estamos vivos”, representa lo que siento ahora: fluir y sentir que la separación es una ilusión. Y que los seres que amamos son una parte nuestra.

- ¿Te sentís identificado con ese proceso de escritura y la historia de las canciones de tu mamá?

- Lo que más me identifica con ella es que encontró en el arte una forma de expresión. Por ejemplo, “No me arrepiento de este amor” es una canción que hoy en día me identifica un montón. O “Corazón valiente”, porque me siento un corazón valiente. Ella atravesaba situaciones y las escribía. Tengo una agenda de ella donde escribió todo lo que le pasaba y muestra en sus palabras una garra tremenda. La voluntad de ir contra todo, una mujer con mucho carácter, mucha potencia y muy convencida de lo que quería. Y ahí estamos en la misma sintonía.

- El disco tiene diferentes sonidos y no elegís la cumbia como género para tus canciones.

- El estilo musical es el que representa lo que tenía para decir. Me encanta la cumbia, pero no iba a encontrar en ese ritmo las melodías que acompañaran mis letras. Y el momento cúlmine fue cuando nació mi tercera hija Lucía, y me propuse hacer el disco y me sentía fuerte para asumir lo que me gusta, dejar el juicio de la gente de lado, porque es un limitante absurdo no hacer algo por lo que vayan a decir. Al disco lo grabé en el Parral, un estudio de grabación que queda en Chacarita, con la producción de Rafa Varela, una banda increíble, y está muy bien hecho y logrado. Creo que es un viaje al interior, una transformación, y que todos vivimos, porque la muerte está en la vida de todos.

El joven de 34 años lanzó su primer disco con canciones propias.
El joven de 34 años lanzó su primer disco con canciones propias.

- ¿Te costó sacarte ese prejuicio de dedicarte a la música y ser el hijo de Gilda?

- Me costó mucho amigarme con la música, porque la música es parte de mí, me ayuda a expresarme y me hace feliz, no era como pensaba. Y después el prejuicio está cuando sos inseguro, nos pasa a todos, porque la mente te tira barreras que vas sumando y te cuesta un montón pasarlas. Y lo pude superar, hoy estoy viviendo lo que quiero vivir. Y estoy muy feliz. La vida es eso: vivir a pleno y no guardarse nada.

- Y ahora comenzás en la música de manera profesional, con un disco con canciones propias, que no es menor, y además con la posibilidad de homenajear a tu mamá.

- Sí. Para mí los temas de mi mamá son intocables, hay reversiones que son hermosas y me encantan. Me cuesta intervenir, sí toco un par de temas para sentirla cerca y celebrarlo. Pero nunca pensé en hacer un tema de mi mamá, porque esto no lo hago por fama, sino porque es un deseo mío genuino. Y se potencia porque soy el hijo de Gilda y mi historia, pero no lo viví de esa manera, cruzó por otro lado mi experiencia como músico.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA