Especulación no es mala palabra

Especulación no es una mala palabra. Foto: Web
Especulación no es una mala palabra. Foto: Web

La especulación, lejos de ser algo negativo, incentiva a obtener una mayor liquidez en los mercados de todo tipo.

“Es la operación comercial que se practica con mercaderías, valores o efectos públicos con ánimo de obtener lucro” (diccionario RAE), siendo el conjunto de operaciones de compra de mercancías y acciones para venderlas, a posteriori, a un precio superior con el fin de lograr beneficios.

La especulación, lejos de ser algo negativo, incentiva a obtener una mayor liquidez en los mercados de todo tipo, posibilitando que los inversores, comerciantes, empresas y personas humanas puedan adquirir materias primas, recursos y mercaderías a precios mucho más convenientes.

La especulación permite un mecanismo de regulación espontáneo de los precios. El especulador asume riesgos como cualquier inversor que interviene en el mercado: compra y/o produce con su dinero mercancías que supone aumentarán de precio, aunque sin poder jamás tener certeza previa de dichas expectativas.

Las regulaciones burocráticas causan graves daños a la vida económica causando, justamente, entorpecer los mecanismos naturales de los intercambios económicos, es decir logran los efectos contrarios de los enunciados gubernamentales.

Ricardo Ruiz Vega

Contador Público Nacional

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA