El Gaucho Güemes 

El Gaucho Güemes 
El Gaucho Güemes 

Dijo un sabio argentino: Amar la patria es el amor primero y es el postrero amor después de Dios; y si es crucificado y verdadero, ya son un solo amor, ya no son dos.

Siguiendo esta premisa, el General Güemes, tuvo como línea rectora de su vida este Amor único. Siendo un joven vivenció el dolor de ver a la Patria sometida por la barbarie y la tiranía de aquellos que en pos de civilidad quisieron borrar de nuestra conciencia las tradiciones y la historia.

Luego desde su Salta querida se puso al servicio de la patria, llevando la causa de la Libertad hasta las últimas fronteras del virreinato. Allí estableció un lazo de amistad eterna con un joven abogado que conducía las tropas del norte, pasando a ser la mano derecha del General Belgrano.

Dos años más tarde conocerá al padre de la Patria, quien le conferirá la tarea mas importante de la gesta libertadora, sin la cual el proyecto sanmartiniano fracasaría: la custodia del norte. Cuando San Martín le consultó qué necesitaba para llevar a cabo esta tarea, el joven Güemes respondió: “Me bastan 100 lanzas mi General… ” y fue así que solo con cien gauchos y sus cien lanzas, pero con un amor a la patria que superaba a cualquier ejército que la tierra hubiese conocido, defendieron a sangre las fronteras de la patria. Esto les valió el titulo de Infernales, puesto que el enemigo jamás se había enfrentado a un oponente de esta magnitud.

El Gaucho Güemes es y será un baluarte de nuestra historia y nuestra tradición. Es el arquetipo del hombre sencillo, valiente y humilde. Es ejemplo de liderazgo, honradez y  amor por la Patria. Sigamos su ejemplo.

Cuídese General, que las balas ya son aguijones de muerte, buscando el valor. Hay cañones allá y cien lanzas aquí, pero un grito en la sangre: Dios, Patria o Morir.

Oiga mi General, ya se van, ¿no los ve? Las espadas vencidas de orgullo y poder. Oiga al pueblo cantar, son coplas para usted. La frontera del norte es libre otra vez.

Que se forme el montón, grita el gaucho Martín, que de Salta no pasan, que suene el clarín, y a la carga ordenó, hacía la Libertad, que lo dejo en el bronce Gaucho General. 
 
Prof. Gabriel Magni

DNI 34.756.625

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA