El calentamiento global y un paso expectante

Histórico pacto de 175 países contra el calentamiento global. Los Estados firmantes se comprometen a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y habrá evaluaciones periódicas sobre el grado de cumplimiento de lo pactado.

En la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la casi totalidad de los Estados miembro -que son 196- suscribieron un acuerdo para reducir las emisiones contaminantes y limitar la suba de temperatura en el planeta causada por el efecto invernadero.

Un récord de 175 países, entre ellos los dos más grandes emisores de gases de efecto invernadero -Estados Unidos y China-, firmaron en la ONU el histórico convenio para combatir el calentamiento global, con la esperanza de mantener el impulso de la conferencia de París, realizada en diciembre pasado y que comprometía a sus firmantes a limitar el aumento de la temperatura “por debajo de 2°C” y a “continuar sus esfuerzos” para limitar esta alza a 1,5°C.

La firma del pacto, realizado en el Día Mundial de la Tierra, es sólo un primer paso ya que a partir de ahora deberá producirse la ratificación por países en función de las reglas nacionales (votación por el Parlamento, decreto u otras medidas gubernamentales).

En ese punto fue donde zozobró el Protocolo de Kioto (Japón, 1997) del que se descolgó Estados Unidos y que no obligaba a China a reducir sus emisiones de gases contaminantes. Pero si algo distingue al Acuerdo de París respecto de lo acordado en Kioto es que esta vez todos los países firmantes se comprometen a reducir las emisiones y habrá evaluaciones periódicas sobre el grado de cumplimiento de lo pactado.

Por eso es importante la pronta ratificación por parte de por lo menos 55 países, que representan 55% de las emisiones mundiales de gases contaminantes.

El esclarecido científico mendocino, doctor Ricardo Villalba, co-ganador del Premio Nobel de la Paz 2007 como integrante del Panel de las Naciones Unidas sobre el Clima (IPCC), ha explicado recientemente que la temperatura media de la tierra actualmente es aproximadamente 0,8-1 grado más cálida que en 1880 -año desde el que datan los primeros registros a escala global- y la propuesta aceptada en Nueva York de hace unos días es que el calentamiento no sobrepase los 2 grados.

Todo un desafío frente a la creciente y agresiva industrialización que impera en muchos países y sus peligrosas emisiones de dióxido de carbono (CO2), especialmente en Estados Unidos, y al peligroso avance de las armas nucleares de ciertos Estados y sobre lo que no hay aún una seguridad total.

Si la temperatura de la Tierra se elevara más allá de los indicadores marcados, los efectos desfavorables serían muy severos, como ya se está observando en algunas regiones del planeta, riesgo al que la Argentina no está ajena.

El ya citado investigador del Conicet, autoridad mundial en la materia, previene en sus conferencias que algunos efectos del calentamiento global son la marcada retracción de los glaciares, el aumento del nivel del mar y la mayor frecuencia de los eventos climáticos extremos, como sequías e inundaciones. Algo de esto ya estamos viendo en el territorio nacional.

Los ambientalistas se preguntan entonces si no habrá llegado la hora de impulsar las energías renovables, de las que hay aplicaciones concretas pero no una utilización masiva a nivel mundial.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA