sábado 26 de septiembre de 2020

Imagen ilustrativa. Foto: Mariana Villa / Los Andes.
Opinión

Un parque deportivo en el piedemonte

La Ciudad de Mendoza rubricó un acuerdo con el Gobierno provincial para la creación de un parque deportivo de montaña, en un sector de unas 70 hectáreas, que recibió en comodato, ubicado en los alrededores del teatro griego Frank Romero Day, donde se podrán realizar diversas actividades deportivas. Se espera que el proyecto no afecte ambientalmente esa parte del piedemonte.

Imagen ilustrativa. Foto: Mariana Villa / Los Andes.

La Municipalidad de la Ciudad de Mendoza acaba de anunciar la recepción de un amplio predio, al Oeste del Parque General San Martín, en pleno piedemonte, para crear un parque deportivo de montaña.

Allí, en ese espacio, podrán desarrollarse de manera segura distintas actividades deportivas como el correr de manera recreativa (running), el trail running, el ciclismo y el mountain bike (bicicleta de montaña), entre otras disciplinas.

La Ciudad rubricó un acuerdo con el Gobierno provincial, a través de la Secretaría de Ambiente, para la creación y el desarrollo de este parque.

Para tal fin le cedió en comodato un sector de unas 70 hectáreas y cuatro kilómetros de perímetro, ubicado en los alrededores del teatro griego Frank Romero Day y al Oeste de la avenida San Francisco de Asís.

La acción encarada luce en principio bastante innovadora porque al utilizarse ese predio y disponerse de vigilancia, los deportistas podrían realizar sus desplazamientos dentro de márgenes de relativa seguridad, que a veces no encuentran cuando utilizan otros lugares, exponiéndose, como ha ocurrido en ocasiones, a ser asaltados.

Además, el compromiso de los usuarios sería proteger el espacio natural, cuidando la flora y la fauna del lugar.

El objetivo de esta acción es fortalecer las distintas disciplinas deportivas que allí se realicen, fomentando un desarrollo sostenido y sustentable.

Entre otras prestaciones, se brindará a los deportistas un ámbito natural donde puedan desarrollar una actividad de manera segura, promoviendo acciones de hábitos tendientes a una vida saludable.

También contará con un área de estacionamiento de vehículos, bebederos, sanitarios y hasta quioscos donde se podrán comprar bebidas y distintos alimentos.

Asimismo, está previsto un servicio de emergencias médicas por si alguno de los deportistas sufre algún imprevisto.

Por supuesto que, para desarrollar los circuitos, ahora deberá encararse un trabajo asociativo entre personal municipal y los propios usuarios para limpiar y preparar el terreno y marcar los circuitos.

Una posible derivación de la iniciativa, que no está contemplada hoy, podría ser intentar integrar a futuro esta franja de 70 ha con otra que se extiende entre San Francisco de Asís y el zanjón Frías, la última ampliación del Parque San Martín, y que se encuentra bastante abandonada.

Asimismo, reforzaría todo el proyecto poder contar, si es que no se dispone ya, de informes específicos de la Dirección de Hidráulica y el Iadiza, en cuanto a la posible vulnerabilidad del espacio dispuesto y las posibles consecuencias de bajadas aluvionales, en caso de que se produjeran. Estos recaudos no estaría de más tomarlos con anticipación.

En síntesis, bienvenidos proyectos de este tipo que fomentan la noble actividad deportiva en nuestra provincia, pero siempre que se tenga en cuenta que lo único que no se debe hacer es afectar ambientalmente la parte del piedemonte donde se desarrollará el emprendimiento.