¿Por qué el Gobierno necesita 50 puntos de inflación para cumplir con el FMI?

El gobierno argentino se encuentra en plena etapa de negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI). La cuestión fiscal es uno de los puntos centrales del debate y la aceleración en los precios podría ser la respuesta.

Esta es la razón por la que para el cierre de 2022 no cabe esperar una inflación más baja que la registrada durante los dos años previos-  Foto:José Gutierrez / Los Andes
Esta es la razón por la que para el cierre de 2022 no cabe esperar una inflación más baja que la registrada durante los dos años previos- Foto:José Gutierrez / Los Andes

El presidente Alberto Fernández prometió este viernes “empezar la guerra contra la inflación en la Argentina”, luego de que el INDEC relevara un aumento de los precios del 4,7% en febrero, sin embargo se trata de un mal que al mismo tiempo es la herramienta con la que el Gobierno podría lograr que las cuentas fiscales cierren a fin de año.

Todo esto, en el marco del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, por el que la Argentina se comprometió a bajar el déficit fiscal, por medio de una “reducción gradual, pero decidida, de la asistencia monetaria que realiza el Central al Tesoro”, de manera que, sólo podrá financiar 1% del PBI este año (frente al 3,7% del PBI del año pasado) con emisión.

Es que, el funcionario sostuvo que no achicará el gasto, sino que lo mantendrá constante, pero aumentará los ingresos del Estado con mayor financiamiento en el mercado de deuda local y más recaudación por parte de la AFIP.

Ante este panorama y sobre la “promesa” de darle batalla al aumento de precios, el CEO de Chimpay Soluciones Financieras. Co-owner y CEO de Puramun Wines, por medio de la red social Twitter, recordó que “el presupuesto (del Gobierno Nacional), solo cierra con una inflación mínima del 50%”.

Fernando Galante: "El Presupuesto solo cierra con una inflación mínima del 50%"
Fernando Galante: "El Presupuesto solo cierra con una inflación mínima del 50%"

De manera que resulta poco probable, que el año cierre con una escalada en los precios muy inferior a la de los dos años previos, y para Galante, según opinó a un diálogo propuesto por el periodista Andrés Gabrielli, “lo de mañana, será sarasa”.

Su opinión es compartida por otros analistas y profesionales de la economía, de hecho, Gabriel Rubinstein, Director de GRA Consultora y ex Representante del Ministro Roberto Lavagna en el BCRA, coincidió en el análisis y aseguró que, “termina siendo “necesario” seguir cobrando un impuesto inflacionario del orden del 50% (puede ser algo menos, o un poco más también), porque es la única manera de que las cuentas fiscales terminan cerrando”.

“¿Por qué un 50% de inflación? Porque aproximadamente, se requiere emitir en 2022 un 50% de la Base Monetaria actual (que es 7,0% del PIB), para financiar los pagos fiscales (déficit primario y pagos varios por debajo de la línea, que superan en total el 3,5% del PIB)”, asegura.

“Si ‘apretando’ a las empresas, finalmente atrasando un poco el dólar, y/o las tarifas, no subiendo salarios por encima de la inflación, alguna baja en precio de commodities, y algún financiamiento extra, la inflación bajara (-el índice- digamos al 45%), sería visto como un “triunfo” por el Gobierno. Y no podemos descartar, que buena parte de la población, bastante resignadamente, dijera: “podría haber sido peor”, indicó, según consignó el sitio IProfesional.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA