Los contratistas alzaron la voz cansados de “cobrar una miseria”

Los contratistas también fueron parte del reclamo de los trabajadores vitivinícolas autoconvocados. Como figuran como empleados registrados no pueden acceder a los planes de ayuda. Las heladas y el granizo los dejó sin nada.

Marcha de los contratistas y trabajadores vitivinícolas autoconvocados en el Kilómetro de Cero de Mendoza. Foto: Orlando Pelichotti
Marcha de los contratistas y trabajadores vitivinícolas autoconvocados en el Kilómetro de Cero de Mendoza. Foto: Orlando Pelichotti

Tras la marcha de trabajadores autoconvocados de viña durante la jornada del lunes para reclamar mejores salarios, los contratistas también formaron parte y cada vez alzan más la voz.

Aseguran que es imposible vivir con el acuerdo salarial actual y que directamente están dentro de la categoría de indigentes. También se quejaron de que el beneficio a través del programa Recuperagro lo percibe el propietario de la finca y nunca llega a sus manos. El sindicato no estuvo ajeno a las críticas y lo responsabilizaron por la situación actual.

Hasta noviembre la mensualidad era de $28.000, como se vive con eso. El porcentaje de cosecha es insuficiente y este año se lo llevó el granizo y la helada”, sentenció Sonia Illanes que forma parte de la agrupación Punto Estratégico Contratistas Unidos de Mendoza (PECUM).

El lunes por la mañana los trabajadores autoconvocados de viña sorprendieron a los mendocinos con una ruidosa marcha desde el nudo vial de Costanera y Zapata hasta la Legislatura Provincial en donde fueron recibidos por el vicegobernador Mario Abed.

Dentro del grupo que reclamaban una mejora sustancial en lo que se llevan al bolsillo, estaban los contratistas.

Sonia y su esposo Ariel Arias están como contratistas en una finca en la zona de Medrano en Rivadavia desde hace siete años pero el vínculo con la vitivinicultura lo mantienen desde que eran niños.

“Hoy es día, con la actual situación económica es imposible vivir. Hasta noviembre del año pasado recibíamos, después de los aportes para jubilación y demás, $28.000 netos”, comenzó la charla Sonia.

Si bien cada contratista recibe, además de la mensualidad, entre un 15% y 18% de la ganancia que genere la cosecha, los montos finales distribuidos a lo largo de un año son insuficientes e igual los mantiene por debajo de la línea de pobreza.

“El año pasado cosechamos pero tampoco fue la panacea, el pago de la uva se realiza en cuotas y con la inflación que hay se licua”, dijo la viñatera.

Para colmo de males “este año primero sufrimos la helada y después nos agarró el granizo. Con suerte si hay un 20% de cosecha pero todavía no terminan las tormentas”, dijo con angustia.

Empleados registrados pero indigentes

Como el acuerdo entre contratistas y dueño de la finca termina sellándose con la Subsecretaría de Trabajo de por medio, los empleados rurales pasan a figurar como registrados o en blanco.

“Nosotros no estamos pidiendo planes para no trabajar, queremos estar mejor en lo que hemos hecho siempre, pero encima de que ganamos una miseria no podemos acceder a ningún beneficio del gobierno porque figuramos como empleados registrados”, contó Illanes.

Ante esta situación aseguró que buscarán que el Gobierno Nacional tome también cartas en el asunto. “Necesitamos que en la Nación conozcan nuestra realidad”, afirmó Sonia.

Entre las malas que se fueron acumulando en esta temporada, primero por la helada y después el granizo, cuando pensaron que podía haber un pequeño alivio con los $34.000 del programa Recuperagro, tampoco llegó.

Nos dijeron que iba a ser una ayuda para los contratistas pero lo cierto es que hoy ese dinero le llega al dueño de la finca, y si nos lo pagan directamente a nosotros, después el patrón nos lo descuenta de la mensualidad”, detalló la mujer.

Según contó Sonia, uno de los compromisos del vicegobernador Abed fue el de gestionar para que se cambien las condiciones para que todos los contratistas reciban el beneficio como un extra a los escasos pesos que cobran mensualmente.

Por último la viñatera dejó en claro que todas las quejas, reclamos y batallas “son contra el sindicato, no con el patrón” y no descartó que desde la agrupación Contratistas Unidos de Mendoza inicien un plan de lucha que incluya como punto fuerte de la protesta los actos durante la Fiesta Nacional de la Vendimia.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA