Los alimentos sin freno: cuánto se puede comprar con los precios del año pasado

Con lo que salía un kilo de pan hace doce meses, hoy se pueden comprar solo 540 gramos.


El "factor argentino" es la variable económica que más hace subir el precio del pan en Argentina.
La Bolsa de Cereales realizó un relevamiento del movimiento del costo de este producto en los últimos cinco años, y reveló que las cuestiones internas tienen un peso muy importante.

Foto: Orlando Pelichotti/ Los Andes
Con lo que salía un kilo de pan hace doce meses, hoy se pueden comprar solo 540 gramos. El "factor argentino" es la variable económica que más hace subir el precio del pan en Argentina. La Bolsa de Cereales realizó un relevamiento del movimiento del costo de este producto en los últimos cinco años, y reveló que las cuestiones internas tienen un peso muy importante. Foto: Orlando Pelichotti/ Los Andes

Dentro de la medición del IPC, el ítem de “alimentos y bebidas” es el segundo con mayor incremento en los últimos doce meses. Cada vez más personas cambian sus hábitos de consumo.

Uno de los efectos más nocivos de la inflación es el impacto directo que genera sobre el valor de los insumos de primera necesidad. Por eso, no es un dato menor que en los últimos doce meses los alimentos y bebidas tuvieron un incremento del 71,6% en la provincia, según la medición de la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE).

Repasando el comportamiento del Índice de Precios al Consumidor (IPC) en el último año, se puede observar con facilidad que hay dos ítems que están sufriendo incrementos mucho más marcados que el promedio general. Uno de ellos es el de indumentaria, que entre julio de 2021 e igual mes de este año subió 98,2%. El segundo rubro que más aumentó en ese período fue justamente el de “alimentos y bebidas” (71,6%), que es además el ítem con mayor incidencia sobre el bolsillo de cualquier familia.

De todas formas, lo más preocupante no es el aumento de los precios en sí, sino la diferencia que estos incrementos le sacan a los ingresos de la población. Tomando como referencia el índice de salarios del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), se encuentra que hasta junio (aun no se publican los datos correspondientes a julio), solo los sueldos del sector público lograban ganarle a las subas de los alimentos (se ajustaron 72,6% interanual). Los salarios del sector privado, en cambio, alcanzaban una suba interanual del 68,3%, mientras que los ingresos de los trabajadores informes mantenían un ritmo de ajuste de 58% anual.

Cuánto se puede comprar en 2022 con los precios que tenían los alimentos en 2021.
Cuánto se puede comprar en 2022 con los precios que tenían los alimentos en 2021.

De esta forma, se deduce que solo una parte de la población está logrando mantener su poder adquisitivo frente a los alimentos y bebidas. Al resto, en cambio, se le está haciendo mantener sus niveles de consumo. De hecho, un relevamiento realizado por la consultora Managemente & Fit demuestra que el 80% de los argentinos cambiaron sus hábitos de consumo como consecuencia directa de los aumentos de precios.

Dentro de ese 80%, la mitad realizó modificaciones sobre las compras de alimentos y bebidas, ya sea comprando menos que antes, buscando promociones y descuentos o consumiendo segundas marcas.

La incidencia de los programas

Los aumentos que acumulan los productos alimenticios llaman mucho la atención, no solo por ser insumos de primera necesidad, sino también por el esfuerzo que hace el Gobierno nacional por tratar de contener las subas.

Cabe recordar, que actualmente se encuentran vigentes varios programas de precios que rigen en todo el país. El más popular es sin duda el de Precios Cuidados, cuya última renovación incluyó a poco más de 1.000 productos, que tendrán un aumento del 2,8% en septiembre. Ya se confirmó la extensión del plan a partir de octubre, pero no se han dado a conocer detalles acerca de la lista ni los porcentajes de suba autorizados.

También está activo “Cortes Cuidados” (al menos hasta el 30 de septiembre) y en algunas zonas del país (Mendoza no está incluida) un programa particular para frutas y verduras. A eso se suman las conversaciones permanentes del Gobierno con los grandes formadores de precios del rubro alimenticio a nivel nacional.

Economistas consultados por Los Andes han manifestado en varias oportunidades que resulta difícil determinar cuánto inciden realmente los programas de precios en la inflación del rubro de alimentos. Lo que sí está claro, es que los controles se realizan sobre un número muy limitado de productos, en comparación al total de artículos que se venden en los supermercados.

Por lo pronto, las subas parecen estar fuera de control. En los primeros siete meses de 2022 los alimentos y bebidas ya aumentaron 48,5%. En 2021, durante ese mismo período, el incremento registrado en ese rubro fue de 32,2%.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA