La Mesa de la Producción y el Empleo de Mendoza reclamó por la quita de retenciones al vino

En el documento, las entidades que conforman la Mesa de Producción y Empleo mendocina aseguraron que cargar a la actividad con el 8% de retenciones, no aportará más allá del equivalente al 0,0005% del gasto público y en cambio “subsumirá a la vitivinicultura en un proceso de contracción en sus ventas totales”.

Piden por la eliminación de las retenciones a las exportaciones de vino.
Piden por la eliminación de las retenciones a las exportaciones de vino.

Desde la Mesa de la Producción y el Empleo de Mendoza le reclamaron al presidente Javier Milei que elimine a la vitivinicultura del pago del 8% por derechos de exportación.

Por medio de un documento que publicó Andrés Zavattieri en su cuenta personal de X, las entidades consideraron “imperioso que el Poder Ejecutivo Nacional “revea la situación y retrotraiga a 0% las retenciones para el sector vitivinícola”.

El escrito que está acompañado por instituciones como la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (Acovi), la Federación Económica de Mendoza (FEM), la Unión Industrial de Mendoza (UIM), entre otras, remarcaron que cargar a la industria vínica con el 8% de retenciones, en la recaudación de esa alícuota, para las arcas del Estado Nacional no implicará más del equivalente al 0,0005% del gasto público.

En cambio, seguir adelante con esa decisión, “subsumirá a la vitivinicultura en un proceso de contracción en sus ventas totales, que derivará en acumulación de stocks y la disminución de precios pagados a los productores y elaboradores”.

Si bien en el documento que publicó la Mesa de Producción y empleo de Mendoza destacan la mejora en la competitividad por la modificación en el tipo cambio, también recordaron que “al ser un sector de alto valor agregado seguramente, irá desmejorando la ganancia de competitividad en los próximos meses” debido a la inflación.

Esa “licuación de la competitividad” es “un tema crucial” porque “los productos vitivinícolas no se exportan de la noche a la mañana” y el proceso “requiere tiempo y en la mayoría de los casos, demanda casi un año”, explicaron.

Para justificar el pedido de retenciones 0¸también advirtieron que “el 66% de las ventas” tienen como destino el mercado interno y “no cabe duda que se verán afectadas por el proceso de estanflación que augura el propio presidente Milei afectando el bolsillo de nuestros consumidores”.

El documento completo

Ante los cambios en el proyecto para modificar los derechos de exportación para los sectores más sensibles de la agroindustria que dio a conocer el secretario de Bioeconomía (ex Agricultura), Fernando Vilella, desde la Mesa de la Producción y el Empleo de Mendoza se considera que una de las alternativas más importantes y convenientes para mantener la estructura productiva actual y evitar problemas de excedentes vínicos que repercutan en la rentabilidad y sostenibilidad del sector en su base primaria es la exportación.

Para ello, es imperioso que el equipo económico del Poder Ejecutivo Nacional revea la situación y retrotraiga a 0% las retenciones para el sector vitivinícola.

De lo contrario, subsumirá a la vitivinicultura en un proceso de contracción en sus ventas totales, que derivará en acumulación de stocks y a la disminución de precios pagados a los productores y elaboradores. En definitiva, a mayor nivel de pobreza y exclusión en las provincias productoras.

Es importante destacar que las retenciones de 8% significan para el Estado Nacional un ingreso de 60 millones de dólares por año. Esto significa que el 0,005% del Gasto público de la Administración Nacional. Es decir, que con la implementación del 8% no se alcanzaría una recaudación significativa, por lo que el cero por ciento en la alícuota de los derechos de exportación sería la decisión correcta que se debería implementar para el sector.

Con respecto a las modificaciones introducidas por el Gobierno de Javier Milei en materia de tipo de cambio, tanto en los que se refiere al valor del dólar que recibirán los exportadores como el valor que pagarán los importadores, han mejorado la competitividad del sector vitivinícola en un 20%, aproximadamente.

No obstante, al ser un sector de alto valor agregado seguramente, irá desmejorando la ganancia de competitividad en los próximos meses. Una caja de vino que se exporta no sólo contiene líquido (vino), sino botellas, capsulas, tapones, etiquetas, contra etiquetas y cartón y la evolución que se espera de la inflación de estos costos para el sector sumado al impacto producido por el impuesto país a los insumos importados.

En este marco consideramos que esta “licuación” de la competitividad pasa a ser un tema crucial, dado que los productos vitivinícolas no se exportan de “la noche a la mañana”. El proceso exportador requiere tiempo y en la mayoría de los casos, demanda casi un año, desde que se recibe el interés por parte de un importador hasta que se concreta la venta y el cobro de la operación.

Además, debemos agregar que la vitivinicultura argentina tiene concentrada el 66% de las ventas de sus productos en el mercado interno y, no cabe duda, que se verán afectadas por el proceso de estanflación que augura el propio presidente Milei afectando el bolsillo de nuestros consumidores.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA