La industria vitivinícola desembolsa más de $ 1.000 millones en la primera parte del año

La industria vitivinícola desembolsa más de $ 1.000 millones en la primera parte del año
Trivento compró a principios de año la bodega Baldini, en Luján, que incluye un chalet de otros tiempos. Gentileza

El sector sigue apostando por la tecnificación, la ampliación de la capacidad instalada y el enoturismo.

En enero, bodega Trivento anunciaba el desembolso de 11 millones de dólares con la compra de la bodega Baldini en Drummond, Luján de Cuyo, y esta inversión parece ser el puntapié inicial de una industria que este año, en medio de la pandemia, ha logrado invertir más de $ 1.000 millones.

Si bien es difícil monitorear al sector, se puede ver que la mejora de las ventas en el mercado interno durante 2020, aún con la caída de este año, y el crecimiento del mercado externo traccionaron los desembolsos. A lo que se sumaron planes como Mendoza Activa y buenas tasas para inversión en capital de trabajo, tanto en la banca privada como en la pública, entre otras.

Desde Grupo Peñaflor confirmaron que tienen previsto para este año, en todas las bodegas del grupo, invertir entre 15 y 20 millones de dólares. De hecho, en marzo compraron bodega Patritti, ubicada en San Patricio del Chañar, Neuquén, con el claro objetivo de tener presencia en todos los oasis vitivinícolas del país. La bodega ocupa un espacio de aproximadamente 110 hectáreas y está situada en la parte más alta del Valle patagónico.

La tradicional bodega Lopez, también realizará inversiones. En este sentido, Eduardo Lopez contó que están ampliando la capacidad a través de un sistema integrado para la automatización inteligente de los procesos enológicos de elaboración y crianza de los vinos. “Es un modo de seguir mejorando la extracción de sustancias colorantes, polifenoles, aromas, y de vigilar el curso cualitativo de la fermentación de los vinos. Además de lograr una microoxigenación de los mostos durante la fermentación y perfecto control de las temperaturas durante los procesos”, explicó el empresario, a lo que suma la gran inversión en marca que están desarrollando.

En tanto, Mikel Belasco, de Bodegas Belasco de Baquedano, confió a los Los Andes que está invirtiendo en este momento $ 8 millones de pesos en riego por goteo para sus fincas de Lujan de Cuyo, a lo que se sumará un acuerdo de consultoría con Michel Rolland. Además, para la segunda mitad del año ya tiene previsto otro desembolso de unos 3 millones de pesos para la ampliación de la cocina del restaurante y el deck de la terraza, lo que les permitirá tener capacidad para 60 personas.

Nuevos jugadores

Con un desembolso de 5 millones de dólares, este año se suman nuevos proyectos en el Valle de Uco. Uno de ellos es el de Calyptra Vineyars & Winery Argentina. Se trata de un inversor chileno, quien está elaborando desde 2018 vinos en Argentina. En esta nueva etapa ya han puesto en marcha el proyecto de un hotel dedicado al mundo del vino, a lo que sumará la bodega. “La verdad es que estos son proyectos de largo de plazo y calculamos que cuando esté terminada la construcción, la pandemia será algo pasado”, explicó Fernando Rodríguez Merino, quien aseguró que Mendoza tiene un enorme potencial para seguir desarrollando la gastronomía y el enoturismo.

También Guillermo Banfi apuesta a la ampliación de su proyecto de vinos. Este año comenzó con la construcción de una nueva bodega en la zona de Las Compuertas que demandará un desembolso de $ 200 millones.

“Somos un grupo de inversores que vimos el potencial de la zona, cuánto viene creciendo desde hace años y cómo Las Compuertas comienza a posicionarse como una de las zonas turísticas más visitadas de Mendoza”, contó Banfi a Los Andes quien agregó que el estudio Pierrini Enriz Arquitectura está a cargo del proyecto que finalizará en 2022.

Así, el nuevo espacio contará con la última tecnología, piletas de cemento tradicionales sin epoxi, tanques de acero inoxidable, huevos de cemento, barricas y foudres. “La idea es que nuestro enólogo, Pablo Durigutti, tenga diversidad. Además, con la construcción de la bodega vamos a poder hacer lanzamientos de vinos de gamas más altas, partidas especiales y limitadas. El objetivo es pasar de los 300.000 litros (400.000 botellas) que elaboramos actualmente a los 500.000 litros”, sintetizó.

Medrano y Los Barriales, un nuevo polo

Durante años, las uvas de la zona Este han sido objeto de “menosprecio” para la industria del vino. Básicamente se acusaba a la región de sólo producir uvas para vinos de baja calidad y alto volumen. A lo que sumaban como objeción los suelos arenosos y el hecho de que el clima templado, con poca amplitud térmica, no permitía productos de gran calidad. Sin embargo, muchas bodegas están apostando por el departamento de Junín.

Sólo para graficar: Achaval Ferrer produce en Medrano, en una finca sobre la calle La Legua, uno de sus vinos emblema: Fincas Achaval Ferrer (Mirador) que tiene un producción de 25 quintales por hectárea y la botella cotiza a $11.400.

Pero quienes son los nuevos jugadores por esa zona: Fabre Montmayou adquirió en Los Barriales su sexta bodega con el claro objetivo de elaborar en la zona vinos de diferentes regiones. Si bien, según confirmaron fuentes de la empresa, la bodega no tiene intenciones de desarrollar viñedos, sí consideraron la propiedad por estar ubicada en una zona estratégica para lograr accesos directos a la ruta nacional 7, entre otros.

También en esa misma zona, Trivento adquirió 257 hectáreas. “Están ubicadas sobre calle Miguez en Junín. Primero compramos una finca y luego la de al lado. Estamos haciendo una innovación en cuanto a la forma de conducción. Nosotros ya teníamos inversiones en Rivadavia, pero aquí encontramos una tierra muy buena para hacer una plantación de calidad”, explicó Marcos Jofré, CEO de Trivento, a Los Andes.

Mendoza Activa impulsó al sector

Sólo en la primera etapa del plan de gobierno ya se desembolsaron más de 2.000 millones para el sector agroindustrial que, como todos saben, es ampliamente liderado por las bodegas.

Datos del Ministerio de Economía que solo grafican algunas de las empresas que optaron por realizar sus inversiones a través del ANR del gobierno, muestran que: Bodegas y Viñedos Renacer invirtió $ 1,8 millones en construcción. Mendoza Vineyards realizó un desembolso efectivo de $ 1,1 millones.

Para el caso de Cepas Andinas invirtieron $ 2,4 millones. Finca Flichman invirtió $ 14 millones y Cuarto Dominio, $ 19 millones. En tanto, Pupinco ubicada en Junín desembolsó $ 14,8 millones. También Tittarelli desembolsó $ 9,7 millones. Bournett de San Rafael $1,4 millones, la Cooperativa Vitivinicola Algarrobo Bonito de General Alvear hizo una inversión por $ 12 6 millones. Y bodega Piedra Negra en Tunuyan accedió al Mendoza Activa y desembolsó $ 10 millones.

“Creo que fue una etapa muy buena, para un producto que era nuevo. Tenemos presentados proyectos por 22 mil millones de pesos. Cumplió una etapa que superó las expectativas. Y para la etapa nueva tenemos que trabajar para profundizar las inversiones y generar más empleo”, dijo el ministro de Economia Enrique Vaquié.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA