La baja de la inflación es más lenta de lo previsto y genera ira en el Gobierno

El presidente Alberto Fernández junto al gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet.
El presidente Alberto Fernández junto al gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet.

El dato de julio enojó al Presidente, quien salió a culpar a los grandes empresarios. En Casa Rosada creían que en julio se perforaba el piso del 3%, pero no ocurrió.

La inflación no está bajando a la velocidad que pretendía el Gobierno y eso genera ira en los despachos de la Casa Rosada, con el presidente Alberto Fernández responsabilizando, una vez más, al empresariado por lo que pasa con los precios.

El Indec publicó este jueves que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) subió 3% en julio. El dato de los primeros siete meses alcanzó el 29,1%, superando así la previsión oficial para todo el año. Y la medición anual saltó al 51,8%.

Si se observan las regiones del país, la peor parte se lleva Cuyo, con un alza anual del 55,1% en la inflación. Le siguen la zona Pampeana, con 53%; el Noreste, con el 52,9%; el Noroeste, con el 52%; la Patagonia, con el 50,6%; y el Gran Buenos Aires, con el 50,4%.

Como indica el manual de procedimiento, el dato estuvo 24 horas antes en manos del titular del Banco Central, Miguel Pesce, y del ministro de Economía, Martín Guzmán. Y, a juzgar por lo sucedido, también en conocimiento del Presidente.

Ese conocimiento previo de lo que pasó en julio generó el enojo que Fernández no pudo ocultar en un acto en Entre Ríos en el mediodía del jueves. También desde adentro del Gabinete ya venían “abriendo el paraguas” desde la jornada previa.

Fue la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca Bocco, quien el miércoles admitió que “la inflación se viene reduciendo lentamente” aunque “más lento” de lo que esperaba el Gobierno, por lo que señaló que la meta inicialmente propuesta para este año “no es realizable”.

Y es estrictamente así: en marzo se había dado el pico de inflación del año, con un 5,2%, el guarismo más alto en la era Fernández; en abril fue 4,1%; en mayo, 3,4%; y en junio, 3,1%. Esto indica que en julio el IPC desaceleró sólo una décima.

En Entre Ríos, Fernández expresó su descontento. “Tenemos problemas, la inflación es uno de ellos. Y seguimos trabajando, porque más allá de que los precios internacionales de los alimentos hayan aumentado y mucho, hay en la Argentina un aumento desmedido producto de la voracidad de los formadores de precios”.

El Presidente consideró que “hay que explicarles” a esos formadores de precios “que este no es el tiempo de ser voraces, sino que es el tiempo de ser solidarios, de pensar en los que menos tienen, de aquellos a los que más les cuesta ganar un peso para poder alimentar a sus familias”.

En ese sentido, dijo que él y su Gobierno siguen “trabajando” y “peleando” para frenar la suba de precios. El nivel anual es altísimo y está muy cerca del 53,9% con el que Mauricio Macri cerró su gobierno en diciembre de 2019.

Desde que asumió en el poder, la gestión de Fernández lleva registrados más de 2 billones de pesos de emisión monetaria para financiar la pandemia y la crisis económica. Esta es una de las principales causas del problema.

Los datos de julio

El costo de vida de los argentinos se encareció 3% mensual en julio, por lo que mostró así una muy leve desaceleración por quinto mes consecutivo y se ubicó en el menor nivel desde octubre de 2020 y empató con noviembre de ese año.

Según informó el Indec, la categoría de productos “estacionales” fue la de mayor suba del mes, con un 4,9%. Esto fue principalmente por las alzas mencionadas en las actividades ligadas al turismo y en verduras, tubérculos y legumbres.

La inflación en Mendoza superó a la nacional en julio.
La inflación en Mendoza superó a la nacional en julio.

Con un 3,1%, el IPC Núcleo fue la segunda categoría de mayor incremento. En tanto, la de regulados aumentó 1,4%, debido a que el gobierno mantiene congeladas las tarifas de luz, gas y agua al menos en el Área Metropolitana de Buenos Aires.

El dato anual volvió a dar un fuerte salto debido a que salieron de la cuenta datos más bajos de julio de 2020, cuando el dato mensual había sido de 1,8%, y se empezó a contabilizar desde agosto, con un piso de 2,8% mensual.

La división de mayor incremento en el mes fue restaurantes y hoteles (+4,8%), donde se destacó la suba de los servicios de alojamiento a raíz del receso de invierno.

Los aumentos de las actividades asociadas al turismo también influyeron sobre la división Recreación y cultura (+3,1%) y, en menor medida, Transporte (+2,3%).

Salud (+3,8%) fue la segunda división de mayor aumento del período, sobre la que incidió principalmente el alza de Productos medicinales, artefactos y equipos para la salud.

La suba en la división alimentos y bebidas no alcohólicas (+3,4%) fue la de mayor incidencia en todas las regiones.

Las dos divisiones de menor aumento en julio fueron Comunicación (+0,4%) y Prendas de vestir y calzado (+1,2%).

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA