Jubilación de viñateros: hay conformidad general, pero con algunas dudas

Los contratistas de viña gozarán de doce meses de salario, dos más que con la antigua legislación.
Los contratistas de viña gozarán de doce meses de salario, dos más que con la antigua legislación.

La normativa aprobada ayer en Diputados acortó la edad de los trabajadores para jubilarse y sumó dos nuevos meses de pago para los contratistas.

Los primeros proyectos que proponían que los trabajadores y contratistas de viña pudieran acceder a una jubilación anticipada tienen unos 15 años de antigüedad, pero el sector tuvo que esperar hasta noviembre de 2020 para que uno de ellos tuviera media sanción en el Senado de la Nación y casi un año más para que lograra la aprobación definitiva en Diputados. Ahora celebran que podrán jubilarse con 57 años de edad, sin distinción de sexo, y con 25 años de aportes.

De esta manera, finalmente los obreros y los contratistas de viña quedaron equiparados con los trabajadores comprendidos en la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre), que ya tenían la posibilidad de retirarse de modo anticipado, por considerar que el tipo de labor que realizan les provocan envejecimiento prematuro y otras afectaciones a la salud.

Por otro lado, la ley estableció un aumento de dos puntos porcentuales en las contribuciones patronales, con el fin de reunir fondos para financiar el retiro anticipado del sistema jubilatorio.

Noticia bien recibida

Juan Carlos Aguirre, secretario gremial de Foeva (Federación de Obreros y Empleados Vitivinícolas y Afines), comentó que hasta ahora se daban situaciones de trabajadores que tenían 35 años de aportes, pero todavía les restaban cinco para jubilarse, por la edad. Pese al deterioro, debían seguir trabajando en la viña. También había casos de personas que se morían antes de poder acceder a su jubilación, por problemas de salud.

Desde el gremio estiman que en los próximos meses podrían jubilarse unas mil personas en todo el país. Se debe tener en cuenta que hay entre 38 y 40 mil trabajadores y contratistas de viña en Argentina, de los cuales alrededor del 60% son mendocinos.

El titular del Sindicato de Contratistas de Viñas y Frutales, Edgardo Lera, comentó que, 15 días atrás, cuando no hubo quorum en Diputados para tratar el proyecto, estuvo helando en el Valle de Uco. “Cuando esto sucede los contratistas se quedan de las 7 de la tarde hasta las 8 de la mañana para encender los quemadores. Se pasan toda la noche despiertos, cuidando, al aire libre, con temperaturas bajo cero. Quienes trabajan bajo esas condiciones tiene un deterioro en su condición física a partir de los 50 o 55 años, que se traduce en problemas de huesos, de cintura y de piel, por estar expuestos al sol, las heladas, el viento Zonda y otras inclemencias”, comentó.

El gerente del Centro de Viñateros y Bodegueros del Este, Mauro Sosa, expresó que la aprobación de la jubilación anticipada “es un corolario de 15 años de distintos proyectos que apuntaban a lo mismo”, presentados por legisladores de distintos partidos políticos (el que se aprobó ayer es de autoría de Anabel Fernández Sagasti). Respecto a la normativa, aseguró que están “más que conformes” con que se haya aprobado.

En cuanto al incremento de las contribuciones patronales, indicó que “los empleadores siempre han acompañado la iniciativa, por entender la importancia de este reconocimiento al trabajador vitivinícola”. Sin embargo, opinó que, en un sistema que brinda jubilaciones de privilegio, el Estado podría ser el encargado de compensar los dos puntos de suba.

Por su parte, Walter Pavón, gerente de Relaciones Institucionales de Bodegas de Argentina, expresó que les parece “muy positivo” que los trabajadores de viña de puedan jubilarse de manera anticipada, por el tipo de tareas que realizan, que requieren de un esfuerzo adicional con respecto a quienes trabajan en otros sectores. No obstante, señaló que esperan que esto no signifique un costo adicional o excesivo para las empresas, porque las del sector primario, que es en las que impactará, ya enfrenta varias complicaciones.

Contratistas de viña

Los contratistas de viñas y frutales no solo están incluidos en el régimen de jubilación anticipada para los trabajadores vitivinícolas, sino que también vieron modificado el pago de la mensualidad y de la indemnización.

A diferencia de los obreros vitivinícolas, que son empleados, los contratistas, como su nombre lo indica, trabajan para el dueño de la finca con un contrato. El estatuto fijaba que cobraban 10 mensualidades al año, a lo que se sumaba entre un 15% y un 19% de la producción, y la provisión de una vivienda por parte del propietario del viñedo. Ahora, con la nueva legislación, cobrarán 12 mensualidades al año y seguirán manteniendo los otros beneficios mencionados.

Lera destacó que antes se consideraba que, en marzo y abril, como son los meses de cosecha, el contratista no desarrollaba ninguna tarea, cuando, en realidad, va preparando la tierra, riega y, por vivir en la finca, cuida el lugar, la maquinaria y los galpones. Por otro lado, resaltó que la ley salió porque hubo voluntad, no solo de todos los partidos políticos, sino también de las cámaras empresariales, que acompañaron la gestión del sindicato.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA