Impsa redujo casi 90% sus pérdidas en nueve meses de 2023

La compañía, que podría volver a manos privadas cuando se produzca el cambio de Gobierno, cerró septiembre con una pérdida de $ 519 millones, una cifra que redijo en un 88% el rojo de los primeros nueve meses de 2022.

Empresa IMPSA Industria Metalurgica Pescarmona  Foto: Orlando Pelichotti
Empresa IMPSA Industria Metalurgica Pescarmona Foto: Orlando Pelichotti

En el marco de la transición previa a la asunción, el próximo 10 de diciembre, del Gobierno de Javier Milei y de los anuncios de la privatización de las empresas deficitarias del Estado, Impsa sigue en su camino para lograr consolidar el equilibrio financiero y sustentarse con el desarrollo de negocios en las áreas de Defensa y de Energía. Un proceso de saneamiento económico que desarrolla en paralelo al trabajo ante la Comisión Nacional de Valores (CNV) para cotizar en el mercado bursátil el año próximo.

La compañía presentó ante la CNV los estados financieros correspondientes al tercer trimestre de 2023, el cual marcó que entre enero y septiembre de 2023, Impsa triplicó sus ingresos por ventas, lo que contribuyó a reducir la pérdida en casi un 90% respecto al mismo período del ejercicio 2022.

En concreto, el resultado antes de impuesto a las ganancias arrojó una ganancia de $ 20.671 millones para los primeros nueve meses de 2023, casi siete veces más que los $ 3.080 millones registrados en el mismo periodo del año anterior. El efecto del cálculo del impuesto a las ganancias por aplicación del método del impuesto diferido y el ajuste por inflación impositivo revirtió la ganancia del ejercicio y llevó el resultado final a una pérdida de $ 519 millones, una cifra 88% menor al rojo existente durante los primeros nueve meses de 2022.

En lo que respecta a los números del tercer trimestre de 2023, los ingresos por ventas se multiplicaron por más de diez veces y tanto la ganancia antes de impuestos como la calculada después del impuesto a las ganancias es notoria en comparación con igual período del ejercicio anterior. En rigor, el tercer trimestre del ejercicio 2023 arrojó una ganancia de $ 11.207 millones antes de impuestos y de $ 3.922 millones luego del impuesto a las ganancias. El estado contable destaca además que al 30 de septiembre el patrimonio neto de la empresa es de $ 9.047 millones.

Así será el Centec de Impsa.
Así será el Centec de Impsa.

Una posible privatización

A poco más de dos años, del salvataje que realizó el Estado nacional y provincial a través de un proceso de capitalización por 20 millones de dólares, Pablo Portuso, director de Impsa, sostuvo: “Lo que teníamos comprometido en el acuerdo preventivo con los acreedores, se está cumpliendo”. El ejecutivo señaló que este proceso está al margen del proceso electoral o incluso de cambio de signo de Gobierno, porque la compañía había proyectado volver a cotizar en la bolsa. “Estamos en un proceso técnico y se están dando todos los pasos adecuados para cumplir con ese objetivo”, agregó.

Salir al mercado bursátil no significa necesariamente poner a la venta las acciones, destacaron fuentes de la empresa, sino que simplemente van a permitir una cotización actualizada de la empresa.

En sus declaraciones radiales, realizadas la semana pasada, Portuso había destacado la claridad del mensaje ciudadano expresado en las urnas y señaló que están evaluando cuidadosamente las expectativas de cara al futuro. El presidente electo ha abogado por una mayor participación del sector privado y por la salida de la participación del Estado en la vida de las empresas, lo cual tendrá repercusiones significativas en el caso de las compañías deficitarias como YPF, Aysa y los medios públicos de comunicación.

Desde el gobierno provincial, al cumplirse en el mes de junio dos años del salvataje de la metalúrgica, se admitió que “la Provincia va a poner en venta, en un proceso que va a durar al menos un año, las acciones que compró de Impsa”, es decir que Mendoza expresó su intención de vender su participación del 21,2% y la venta -inicialmente- se concretará durante el primer año de la gestión de Alfredo Cornejo. Un proceso que estaba planificado desde el ingreso del Estado a IMPSA, marcando distintas fases desde la necesidad de cubrir los salarios hasta la recuperación de la empresa.

Con la creación de un comité de auditoría como paso previo a su ingreso al mercado bursátil, Impsa buscó generar mayor transparencia y cumplir con los requisitos necesarios para cotizar en la bolsa de valores. Una decisión estratégicas a la hora de plantearse preguntas sobre el futuro de la empresa y su adaptación a un entorno económico de mayor competencia.

La compañía estatal firmó un convenio con el Ministerio de Defensa para la modernización del Tanque Argentino Mediano (Gentileza)
La compañía estatal firmó un convenio con el Ministerio de Defensa para la modernización del Tanque Argentino Mediano (Gentileza)

En el campo de Defensa

Enrique Vaquié, ministro de Economía de la provincia, al ser consultado por Los Andes tras el anuncio del inicio del proceso de venta de la participación accionaria había señalado que Impsa ha obtenido contratos que permiten iniciar inversiones y recuperar el ritmo de trabajo perdido. La empresa, actualmente bajo la órbita de la Secretaría de Industria y Desarrollo Productivo de la Nación, ha experimentado un aumento en su actividad respaldada por el Estado. Ha estado involucrada en proyectos como el primer reactor nuclear de potencia, un Laboratorio de Máquinas Hidráulicas y el futuro Centro Tecnológico de energías renovables con Inteligencia Artificial.

Impsa aspira a reconstruir relaciones internacionales sólidas. Uno de sus objetivos es regresar como proveedor a Brasil, porque es el mercado de energía renovable más importante de América del Sur. En ese país, el equipo de Impsa está realizando estudios de ingeniería avanzada sobre las turbinas de la Central Hidroeléctrica Santo Antonio para determinar las causas que producen fallas en las turbinas y proponer una solución para implementar en las 50 unidades de la Central.

Pero en sus planes, no solo está la expansión territorial sino también la de servicio ya que en agosto puso en marcha la Nave de Defensa “Malvinas Argentinas”, un centro de desarrollo estratégico para el sector que estaba inactivo desde 2018 y en el que a partir de ahora se llevan adelante proyectos con tecnología de vanguardia como la modernización del Tanque Argentino Mediano (TAM2C), integrado en un 70% con componentes nacionales, así como líneas de producción e integración de componentes, mano de obra local, desarrollo de proveedores y con la aplicación de tecnología 4.0.

En el área de Defensa, IMPSA firmó un convenio con Fabricaciones Militares Sociedad del Estado (FMSE) para desarrollar un nuevo sistema de alimentación eléctrica para su complejo industrial de Río Tercero, Córdoba. El proyecto, que demandará 18 meses de trabajo, prevé la construcción de una nueva estación transformadora de 132 kV (kilovaltios), que abastecerá a la planta, una línea de Alta Tensión de más de un kilómetro de longitud y un nuevo vínculo al sistema interconectado nacional en 132 kV.

Además la empresa industrial está desarrollando otros proyectos para Defensa como la fabricación de una Grúa para el Astillero en la Base Naval “Puerto Belgrano”, en Bahía Blanca. o la capacitación a personal del Ejército Argentino.

Seguí leyendo

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA