Emprender: lo que hay que saber antes de empezar

El inicio de un negocio requiere conocer aspectos técnicos y prácticos que permiten tener un buen ingreso a los mercados. Algunos de los aspectos más importantes a considerar.
El inicio de un negocio requiere conocer aspectos técnicos y prácticos que permiten tener un buen ingreso a los mercados. Algunos de los aspectos más importantes a considerar.

Más allá de cuál sea el negocio, hay ciertos aspectos técnicos y prácticos que se deben tomar en cuenta a la hora de “poner primera”.

En tiempos de crisis es común ver una gran dinámica en el “universo” de empresas activas en Argentina. Son muchas las que cierran, pero también muchas las que abren, casi siempre de la mano de emprendedores que acaban de perder un empleo formal.

Emilio Aguiló, Director de Emprendedores del Ministerio de Economía de Mendoza, explicó que existen dos tipos de emprendedores: los de oportunidad, que están siempre activos buscando el mejor momento para invertir, y los de necesidad, que aparecen justamente cuando se corta la fuente de ingresos de una familia.

Cualquiera sea el caso, el funcionario indicó que la forma más rápida y económica de formalizar la apertura de una empresa, siguen siendo las Sociedades por Acciones Simplificadas (SAS). “Se crearon a partir de la ley de emprendedores y en Mendoza siguen funcionando. El paso a paso es muy claro (se encuentra en la web afip.gob.ar/sas/) y se puede hacer todo el trámite por correo electrónico, más allá de que se deban escanear algunos documentos. En 15 días se puede tener la empresa constituida”, comentó.

En relación al costo, Aguiló aseguró que entre códigos, sellados, certificación de firmas y demás trámites, se deben gastar hoy $30.000. A eso se le debe sumar el valores de un abogado -si así lo requiere el emprendedor- y un depósito obligatorio equivalente a dos Salarios Mínimos Vitales y Móviles (SMVM), lo que sumarían otros $56.160 ($ 28.080 cada SMVM). Sin embargo, ese último depósito luego se puede retirar, por lo que no podría considerarse un gasto en sí mismo.

Con la SAS, la empresa ya queda oficialmente registrada. “El punto bueno es que se puede hacer una sociedad unipersonal”, apuntó Aguiló.

Más allá de cuál sea el negocio, hay ciertos aspectos técnicos y prácticos que se deben tomar en cuenta a la hora de “poner primera”.
Más allá de cuál sea el negocio, hay ciertos aspectos técnicos y prácticos que se deben tomar en cuenta a la hora de “poner primera”.

Cómo registrarse como pyme

Los monotributistas, profesionales, emprendedores, comerciantes, sociedades, empresas pequeñas y medianas, y todas las personas humanas o jurídicas que cumplan con ciertos requisitos pueden acceder al registro de Mypymes; mientras que las empresas cuya actividad principal sea la “Intermediación financiera y Servicio de Seguros” o “Servicios Inmobiliarios” pueden alcanzar la categoría de Pyme siempre y cuando sus activos financieros no superen un monto total de $193.000.000.

Para lograrlo, se debe ingresar a la AFIP con el CUIT y habilitar el servicio del Registro: “PyMEs - Solicitud de Categorización y/o beneficios”. Una vez habilitado, se deberá ingresar al mismo y autorizar que AFIP envíe la información a SEPyME para que analice el cumplimiento de los requisitos y, de corresponder, emita un certificado que acredite la condición de que se trata de alguna forma de pyme ante el Ministerio de Desarrollo Productivo y terceros organismos e instituciones. Con este certificado se podrá acceder a los beneficios impositivos y programas de asistencia a la empresa.

Los requisitos para que las pymes puedan dar este paso son los siguientes: Tener CUIT, tener clave fiscal nivel 2 o superior, estar inscripto en el Monotributo o en el Régimen General (en Ganancias y en IVA) y también estar adherido a TAD (Trámites a distancia).

Certificado MiPyME

El certificado “MiPyME” es un documento que se podrá obtener una vez que la persona finalice la inscripción de cualquiera tipo de pyme al registro. Además de acreditar la condición como pequeña o mediana empresa ante la AFIP, el Ministerio de Desarrollo Productivo y terceros organismos e instituciones, permite acceder a financiamiento, beneficios impositivos y programas de asistencia para la empresa.

La vigencia del certificado de pymes es desde su emisión y hasta el último día del cuarto mes posterior al cierre de ejercicio. Para renovarlo, se deben recategorizar las pymes durante ese mes. Para descargar y consultar el certificado de pymes, la empresa deberá ingresar a la Plataforma de Trámites a Distancia (TAD).

A partir de abril 2020, la renovación en el Registro de Empresas MiPyME será automática para aquellas empresas que tengan presentadas las declaraciones juradas de IVA y de Cargas Sociales de los últimos tres ejercicios.

Las únicas empresas que deberán terminar su trámite manualmente serán aquellas que sean parte de un grupo económico, tengan vinculación con compañías extranjeras o sean IVA exento.

Blanquear una actividad otorga beneficios para el desarrollo, como la posibilidad de acceder a créditos a tasa cero con un tope de $150 mil con seis meses de gracia.
Blanquear una actividad otorga beneficios para el desarrollo, como la posibilidad de acceder a créditos a tasa cero con un tope de $150 mil con seis meses de gracia.

Creatividad, el secreto para lograr un negocio ideal

La creatividad es el principal capital que se puede invertir en un emprendimiento para dejar una marca. Se pueden realizar desde algunos trabajos de tiempo parcial hasta los que demandan atención full time; la oferta de propuestas es cada vez más amplia y las metas que se logran alcanzar dependen del interés del emprendedor. Con un plan de trabajo y luego de un pequeño estudio del mercado, se puede comenzar a ganar dinero ofreciendo desayunos a domicilio (servicio por el que se paga en promedio $1.600), realizando entregas de regalos, flores o bien fabricando jabones artesanales.

Si el objetivo es lograr la libertad financiera, los trabajos de poca inversión pueden ser un primer paso. Según el informe de gestión 2020 de la Dirección de Economía Social, en el catálogo online que reúne a artesanos y emprendedores se publicaron 3.985 productos –distribuidos en 35 rubros, que correspondían a 1.173 vendedores mendocinos. Esta dirección web que supera las 33 mil visitas únicas mensuales se destaca que 61% de los usuarios ingresa al sitio de forma directa, el 11,3% a través de las redes sociales y 27,8% linkeado desde otra página web.

Con un desembolso muy bajo de dinero se puede ingresar en el mercado de Internet, crear un blog sobre un tema de interés y monetizarlo después, logrando con el tiempo ingresos por el tráfico de usuarios que buscarán “alimentarse” de todo ese contenido y dedicación. También se pueden adquirir conocimientos en redes sociales, en diseño gráfico, o reparando equipos electrónicos para lograr negocios muy rentables. Los trabajos más demandados se encuentran en el campo de la economía del conocimiento, pero también se puede acceder a ese mundo con una microempresa para prestar servicios de Data Science, UX, Infraestructura Cloud, eCommerce y Desarrollo Full Stack.

Durante el primer trimestre de 2021 en el informe del mercado del trabajo que realizó el Indec se observa que la tasa de desocupación (TD) -personas que no tienen ocupación y buscan empleo activamente- se ubicó en 10,2%. Dentro de ese grupo se encuentran muchos de los futuros emprendedores.

Sea cual fuese la motivación, la creatividad puede ser el principal capital para invertir en un proyecto y el conocimiento más que una herramienta. El autoempleo, es una posibilidad concreta para dar un primer paso hacia la libertad financiera. Empleos emergentes, tendencias y oportunidades que exigen costes y otorgan beneficios.

Blanquearse a la economía

Ingresar en el circuito formal de la economía, además de cumplir con obligaciones formales, otorga acceso a beneficios. De acuerdo al DNU 512/21 del Gobierno nacional, los monotributistas (o micrempresas) podrán acceder al programa de Créditos a tasa cero con un tope máximo de $150.000 (según la categoría inscripta), con un período de gracia de seis (6) meses y un plazo de devolución de hasta 12 cuotas mensuales.

Dentro del sistema tributario, se podrán emitir facturas tipo C de manera electrónica. El trámite que reemplaza al formato físico es gratuito y se puede realizar vía web. Otro beneficios es que se puede acceder a la atención médica en una obra social.

Qué pymes se pueden registrar y cuáles son los límites de AFIP

Con la reapertura de las actividades económicas, durante el primer semestre del año, Argentina comenzó un proceso de reactivación que lideran las pequeña y medianas empresas. Muchos emprendedores ven en esta coyuntura la oportunidad de generar mayores ingresos y afianzar su propia marca.

Es importante poder conocer cómo son y cómo funcionan las micro, pequeñas y medianas empresas (pymes) según la actividad principal que estas realicen: comercio, servicios, industria o agropecuaria.

Una Sociedad por Acción Simplifica tiene un costo de $30 mil por trámites, más dos SMVM ($56.160) que luego son recuperados.
Una Sociedad por Acción Simplifica tiene un costo de $30 mil por trámites, más dos SMVM ($56.160) que luego son recuperados.

Categorías y facturaciones

Para que las pymes puedan formar parte de Registro de Empresas MiPyMES, se han establecido categorías según diferentes aspectos que se tienen en cuenta que consideran las ventas totales anuales, la actividad declarada, el valor de los activos o la cantidad de empleados de acuerdo al rubro o sector de la empresa. De esta manera, las pymes que podrán inscribirse en el “Registro” serán aquellas cuyos valores de ventas totales anuales no superen los topes establecidos.

Para las microempresas dedicadas a la construcción el tope máximo de facturación fue fijado por el Gobierno en $24,9 millones, monto que surge del promedio de ventas de los últimos tres años fiscales o ejercicios comerciales, excluyendo el IVA y los impuestos internos que pudieran corresponder. En el caso de las exportaciones, se deducirá hasta el 75% del monto. En el rubro servicios, el tope facturado es de $ 13,9 millones, para el comercio es de $57 millones, para la industria de $45,5 millones y para el sector agropecuario de $30,7 millones.

Para ser considerada una “pequeña empresa” del rubro de la construcción el topes impuesto por AFIP alanza los $148,2 millones, en tanto que para los emprendimientos dedicados a la venta de servicios el máximo es de $79,5 millones, para el comercio es de $352,4 millones, para la industria de $326,6 millones y para el sector agropecuario de $116,3 millones. Por su parte, para que una empresa sea considerada “mediana”, de tramo 1 o 2 de acuerdo a su envergadura, sus topan irán desde los 827,2 a los 1.240 millones de pesos para el caso de la construcción, de $658,3 a $940,2 millones para la venta de servicios, desde $2.588 a $3.669 millones para el comercio, de $2.530 a $3.955 millones para la industria o la minería, y por último desde los $692 a los $1.099 millones para un emprendimiento agropecuario (deduciendo hasta el 75% del monto de las exportaciones).

Las actividades incluidas

Las Pymes podrán inscribirse en el “Registro” siempre que su actividad esté incluida en alguna de las subcategorías de los rubros comercio, servicios, industria o agropecuaria. El primer lote lo integran aquellas empresa que se dedican al comercio por mayor y por menor; también la reparación de vehículos automotores y motocicletas.

El sector más amplio es el de la construcción, mientras que en el agropecuario estarán comprendidas como actividades la agricultura, la ganadería, caza, silvicultura y también pesca; por su parte en el rubro industria y minería actuarán las empresas destinadas a la explotación de minas y canteras, industria manufacturera, servicios de transporte y de almacenamiento.

El sector de los servicios es el más abarcativo, ya que integra electricidad, gas, vapor y aire acondicionado; suministro de agua, cloacas, gestión de residuos y recuperación de materiales; servicio de transporte y de almacenamiento; servicio de alojamiento y servicio de comida; información y comunicaciones; intermediación financiera y servicios de seguros; también servicios inmobiliarios; servicios profesionales, científicos y técnicos; actividades administrativas y servicios de apoyo; enseñanza; salud y servicios sociales; servicios artísticos, culturales, deportivos y de esparcimiento; entre mucho otros más.

Quedan excluidas de ser consideradas una Pyme aquellas actividades relacionadas a los servicios de hogares que contratan personal doméstico, los servicios de organizaciones u organismos extraterritoriales, la administración pública, defensa y seguridad, y los servicios relacionados con los juegos de azar y las apuestas.

Excepciones

De acuerdo a lo establecido por el régimen de AFIP, no podrán inscribirse en el Registro aquellas pymes (micro, pequeñas o medianas empresas), que controlen o estén controladas por otras empresa vinculada a grupos económicos nacionales o extranjeros que no reúnan los requisitos requeridos por el Gobierno nacional. Cabe aclarar, que una empresa está vinculada a otra o a un grupo económico, cuando este participa en el 20% o más del capital de la primera y es controlada por otra empresa, cuando la última es dueña de 50% o más del capital de la primera.

La actividad principal contemplada por AFIP será aquella que represente los mayores ingresos del grupo económico, y el valor de las ventas totales anuales serán las de todo el grupo. Para el cálculo se considerarán los montos de las ventas totales anuales netas en pesos de las transacciones entre grupo o mediante una certificación contable de ventas consolidadas firmadas por un contador público y autenticada por el Consejo Profesional.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA