El INV sigue acéfalo y no hay datos oficiales sobre la próxima cosecha

El Instituto Nacional de Vitivinicultura todavía no tiene un presidente designado. Preocupación en el sector productivo ante la falta de información oficial sobre la cosecha que está cada vez más cerca.

Hasta el momento no hay datos oficiales ni estimaciones sobre la próxima cosecha.
Hasta el momento no hay datos oficiales ni estimaciones sobre la próxima cosecha.

Mientras los tiempos avanzan y la cosecha de uva está prácticamente a la vuelta de la esquina, desde el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) aún no se conoce ningún dato preliminar sobre la producción vitícola.

Los técnicos del INV están trabajando normalmente y han avanzado en la elaboración del pronóstico de cosecha, sin embargo hay un factor que le pone un freno a la labor, el organismo aún sigue acéfalo.

En consonancia con la asunción de Javier Milei en la Casa Rosada, Martín Hinojosa renunció al cargo de presidente del INV y si bien comenzó a circular el nombre de Carlos Tizio, un viejo conocido en la industria vitivinícola y del ente, porque lo dirigió entre 2016 y 2019 durante la presidencia de Mauricio Macri, hasta ahora no hay ni un atisbo de que sea finalmente el elegido y menos que se vaya a concretar la designación en el futuro cercano.

Oficialmente el pronóstico de cosecha se difunde en dos etapas, durante febrero. Sin embargo en la previa se van manejando estimaciones que ayudan a comenzar la discusión sobre lo que será el precio del producto.

Estaba vez, el sector está imbuido en una nebulosa y aunque hay distintos sectores que están más enfocados en los problemas a futuro que pueden generar las retenciones del 8% a la industria vitivinícola que por estos días se discute en el Congreso, igualmente miran de reojo que sucede con el pronóstico. Lo único que no ha despertado desesperación es que, hasta el momento, todos infieren que será una cosecha más abundante que la temporada pasada.

“Más allá de que haga un pronóstico que sea más o menos acertado, el INV básicamente es la palabra autorizada, es la palabra oficial que después el mercado toma y en función de ese valor que estima el INV es con lo que se empieza a trabajar los precios de la uva en el futuro”, explicó Fabián Ruggeri, presidente de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (Acovi).

Para el dirigente cooperativista y viñatero “por supuesto que preocupa que aún no haya ningún valor”.

“Normalmente el INV da un primer valor a finales de diciembre y después lo ajustaba en febrero, pero bueno habrá que esperar a ver qué pasa con la gente viene, pero sí por supuesto que preocupa que no haya una palabra oficial sobre el tema todavía”, finalizó Ruggeri.

Sebastián Lafalla, presidente de la Cámara empresaria de Tupungato y viñatero, consideró que “no tener información influye de manera negativa para la toma de decisiones, que es algo primordial”.

“Al tener una buena estimación de cosecha, podemos determinar bien el porcentaje del acuerdo Mendoza San Juan, saber si vamos a tener sobre stock, saber cómo vamos a afrontar el futuro y tomar decisiones en base a eso” además “el mercado se mueve por expectativas, entonces obviamente que va a ser más que el año pasado la cosecha, pero no tener información siempre influye de forma negativa y cuando es así, los perjudicados somos siempre los productores”, expresó el productor.

Por el momento, la única estimación que se lanzó al mercado vitícola fue la que realizó justamente Acovi, el mes pasado. Según el pronóstico de la entidad, para la temporada 2024 se espera un 34% más de uva que el año pasado.

Según los datos que recabó Acovi, la proyección para esta temporada es de una cosecha que se ubicará entre los 18 y 19 millones de quintales en el país.

Si bien ese 34% más podría ser considerado una mejora importante, hay que tomar en consideración que el punto de partida son los 14.533.000 de quintales que efectivamente se cosecharon en 2023.

El porcentaje que lanzó la institución, es compartido por otros actores del sector. Eduardo Córdoba, presidente de la Asociación de Viñateros de Mendoza dijo que “este año va a ser sin duda superior al año pasado. Puede ser que estemos en esos valores (+30%) pero como la cosecha pasada fue sumamente pobre por los daños altísimos que tuvimos (heladas y granizo) entonces vamos a estar en lo que es una cosecha normal promedio de los últimos años, con excepción del año pasado”, afirmó.

Ernesto Tagliavini de la denominada Mesa de Productores Agrupados de Mendoza (Mepam) “hay una cosecha un poco mejor que el año pasado, seguro un 30% más de uva va a haber, el problema es que los precios están por el piso. Vendí en abril (2023) un blanco escurrido a $160 y ahora volví a vender y me pagaron $180, cuando los costos aumentaron tres veces más. Si seguimos así vamos a tener un quebranto automático”, lanzó el productor de uva.

Juan Manuel Palomo, gerente de la Cámara de Vinos a Granel se mostró más que tranquilo y si bien no hay información oficial, por ahora “todos están entusiasmados en que habrá una cosecha mucho mejor” y “no hay factores que nos hagan creer que no va a ser mejor o bastante mejor” eso sí “sinceramente algún pronóstico o algún valor de cómo será la cosecha, no tenemos”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA