El Blue terminó el año con un salto de 196% y cerró a $1.025

Con el sinceramiento para achicar la brecha que aplicó Javier Milei, el oficial acumuló un salto de 349 por ciento. El Central terminó con reservas brutas en torno a U$S23.000 millones, casi la mitad de lo que tenía en el arranque de 2023.

El Blue terminó el año con un salto de 196% y cerró a $1.025.
El Blue terminó el año con un salto de 196% y cerró a $1.025.

La depreciación del peso fue constante durante los doce meses, tuvo un respiro antes de las elecciones PASO por los esfuerzos de la administración de Alberto Fernández para controlarlo, y volvió a empinarse en el último trimestre cuando era evidente la devaluación tras los comicios presidenciales. Antes de las primarias de octubre, el dólar blue tocó un máximo de $1.200 producto de la incertidumbre que provocaba el acto eleccionario.

A poco de asumir el gobierno de Javier Milei dispuso una corrección del tipo de cambio oficial que cerró el año a $828,25, lo cual verifica un incremento de 349% contra los $184,25 con los que inició el período.

Estas cifras muestran una marcada diferencia respecto de la inflación porque mientras que el ahora dólar libre avanzó casi a la par de los precios, el oficial tiene un spread de casi 160 puntos, lo cual justifica en parte la expectativa del Gobierno de mantener el crawling peg en el 2% mensual.

“La intención fue hacer un overshooting a los efectos de poder aplicar un crawling peg de 2% y que eso sirva de ancla para contener los precios. Pero si se acelera demasiado la inflación 30/20/15% en los próximos meses te terminás quedando corto porque da un dólar de $ 490 en lugar del $ 650 pensado, entonces hay que volver a devaluar y otra vez es un reacomodamiento de precios. La opción es hacer un crawling peg de 6% y ya no es lo mismo el ancla porque no va a contener tanto los precios”, explicó a este medio el economista Cristian Buteler.

El dato sustantivo al momento del nuevo esquema es la reducción de la brecha cambiaria, que pasó de tocar máximos de 170% al actual 19%, resultado que es valorado por el mercado.

Por su parte, el dólar MEP se despidió de 2023 a un valor de $995, lo que representa un alza superior al 200% respecto a los $ 329 que se pagaban en el inicio del año. Al igual que el dólar libre la evolución caminó a la par de la inflación.

En el caso del Contado con Liquidación (CCL) el camino no fue muy diferente. Culminó en $972, contra $ 344 del 2 de enero y avanzó 180%. En los últimos días esta cotización se vio impactada por las liquidaciones de exportaciones que actualmente tiene una relación de 20% en el CCL y 80% en el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC).

Acerca del MULC, la posdata de las órdenes para el pago de importaciones y el programa con BOPREAL para normalizar el stock de deuda con el sector, le permitió al Banco Central apoderarse de todos los dólares liquidados y no ceder ni un billete.

En consecuencia, desde la asunción del nuevo gobierno la autoridad monetaria pudo hacerse de U$S2.862 millones, tras quedarse en la rueda del viernes con U$S270 millones. El acumulado en el mes de Milei fue el más alto de todo el año.

De todas formas, la entidad a cargo de Santiago Bausili tiene la titánica tarea de conseguir dólares para hacer frente a vencimientos de enero por U$S 12.000 millones.

Las reservas brutas terminaron 2023 en U$S23.071 millones, contra los U$S44.608 millones del arranque del año. En tanto, las netas se ubican en el orden de los U$S 9.000 millones negativos.

Todo este desequilibrio monetario tiene correlato directo con las consecuencias de la sequía que desplomó el comercio exterior del país. A noviembre, la balanza comercial sumó un déficit de U$S8.000 millones. De acuerdo a las primeras proyecciones, esta situación se revertiría en 2024, que dejaría un saldo positivo de U$S14.000 millones producto de una cosecha que sería la segunda más importante de la historia y los beneficios que debiera comenzar a entregar el sector energético.

El deterioro de la situación financiera tuvo correlato en la economía real con la inflación en alza y proyectando cerrar el año en torno al 200%. Los datos oficiales serán difundidos por el INDEC el próximo jueves 11 de enero.

La suba indiscriminada de los precios pegó con fuerza en los sectores de menores ingresos. La pobreza trepó al 40,3% al cierre del segundo semestre. La situación empeoró en la segunda mitad del año –estos datos se conocerán en marzo de 2024 por calendario habitual del INDEC- y la crisis se profundizará en el próximo trimestre por tasas de inflación que oscilaría entre el 15 y el 30%.

Con este escenario la actividad económica entró en recesión, que se prolongará hasta el segundo trimestre del próximo año. Según las consultoras privadas, la contracción puede llegar a 3%, que sumado a la suba de la inflación generan el fenómeno conocido como estanflación.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA