Distrito del Vino: pese a la queja de los vecinos, esperan el desembarco de más de 15 bodegas

El espacio creado en septiembre del año pasado en la Ciudad de Buenos Aires aguarda por las primeras inversiones, pese al reparo de un grupo de habitantes de la zona.

Imagen ilustrativa. - Orlando Pelichotti / Los Andes
Imagen ilustrativa. - Orlando Pelichotti / Los Andes

Desde septiembre del 2021, Mendoza y la industria vitivinícola tienen su espacio en el Distrito del Vino ubicado en la Ciudad de Buenos Aires. A seis meses de su creación, dentro del área que abarca parte de los barrios de Devoto, Villa del Parque y Paternal, algunas bodegas ya están materializando las primeras inversiones, con el objetivo de ya para finales de 2022 tener un espacio definido para que locales y turistas disfruten de un rincón dedicado a la bebida nacional.

Así lo adelantó Lucas Delfino, subsecretario de Cooperación Urbana Federal de la Ciudad de Buenos Aires y responsable del Distrito del Vino, en su charla con Los Andes. Pese a que según la normativa vigente, durante 14 años se potenciarán y acompañarán inversiones relacionadas con el vino con el objetivo de revalorizar la industria y la zona, algunos vecinos de Devoto se mostraron disconformes por la amenaza contra el tranquilo estilo de vida. Más allá de eso, el funcionario adelantó que más de 100 bodegas se pusieron en contacto y en lo inmediato ya se podrán ver los primeros cambios.

- ¿Cuál es el objetivo del Distrito del Vino?

- Busca visibilizar el trabajo conjunto que se viene realizando entre Buenos Aires y Mendoza. El lugar elegido no es casualidad, tiene arraigo e historia, ya que en esa zona estaban instaladas las embotelladoras que recibían los vinos a granel que llegaban desde las bodegas mendocinas antes de las modificaciones a la ley 23.149 de 1984 que impuso el envasado en origen.

Mendoza va a tener una gran vidriera. Una gran cantidad de turistas del mundo y de nuestro país van a poder hacer y conocer en Buenos Aires todo lo relacionado al vino. La idea es que después de esto puedan ir a visitar en territorio a las bodegas.

- ¿Qué acciones están llevando adelante?

- Desde que se sancionó la ley, hubo presencia de la Ciudad en Vendimia, hicimos un lanzamiento previo a la fiesta y ahora estamos trabajando para que se instalen las primeras bodegas, así se van a poder reflejar las primeras inversiones. Creemos que no es un proyecto que va a tener resultados de un día para el otro, pero estamos muy contentos por el interés que hay y cómo va avanzando de a poco.

- Si bien es un proyecto a mediano o largo plazo, ¿cuántas bodegas ya se han mostrado interesadas o se están por instalar?

- Hay diferentes proyectos. Son más de 15 las bodegas que están en la instancia de inversión, viendo inmuebles y cómo ejecutar. Pero son más de 100 las bodegas que estuvieron interesadas y trabajando con nosotros en diferentes ámbitos.

El liderazgo, como también sucede en la producción de vino, lo tiene Mendoza. aunque también hay bodegas de otras provincias como pueden ser Salta, Río Negro y más, que es muy interesante trabajar en conjunto.

Si bien hablamos de un proyecto a mediano plazo, ya en lo inmediato empieza a generar una dinámica muy buena para el lugar y para la actividad.

- En los últimos días se conoció sobre el descontento de algunos vecinos, sobre todo de Devoto, sobre la instalación, ¿cómo lo han tomado ustedes?

- Primero tenemos que enmarcarlo en una política de distritos que en la Ciudad ha sido muy exitoso, como el Distrito de las Artes Visuales, el Distrito Tecnológico, entre otros. Lo que esto hace es construir una sociedad más homogénea, con más oportunidades y mayor inversión. Ahora también tenemos el Distrito Microcentro, para lanzar y revalorizar, como ha pasado en todas las grandes ciudades del mundo.

Siempre somos muy cuidadosos con la idiosincrasia y la identidad de cada uno de los barrios. Creemos que esto va a llevar más inversiones a la zona de Devoto, que ha crecido muchísimo, y va a ser muy beneficioso para descentralizar la oferta gastronómica de la Ciudad. Para nosotros esto trae progreso, trabajo, mayor seguridad, más movilidad y va a ser bueno para el barrio.

- El hecho de que haya junta de firmas o una petición, ¿afecta algo el desarrollo del Distrito del Vino?

- La Ciudad trabaja mucho en ámbitos participativos y de diálogo con los vecinos. Obviamente, después hay sectores del barrio que pueden no estar de acuerdo, pero estamos convencidos de que esto es una oportunidad de desarrollo para el barrio y para la Ciudad.

En este ámbito, vamos a seguir adelante y vamos a tratar de generar los espacios para poder dialogar con los vecinos y contarles por dónde va el proyecto. Hoy lo que buscamos es que haya cierta representatividad del vino y que los turistas que vengan a Buenos Aires puedan conocer y sacar el eje central que hoy tiene que ver más con Barrio Norte o Palermo y sumar otras ofertas.

- ¿Cuántas inversiones esperan generar?

- Es difícil hoy plantear números. Si creemos que las exenciones impositivas que está planteando la Ciudad, no solo para remodelación, sino también en el pago de impuestos, rápidamente se van a recuperar. Hoy depende mucho del ritmo al cual avancen, por lo que no podemos dar términos económicos.

- El turista que llega hoy, ¿con qué realidad se encuentra en el Distrito del Vino?

- Hoy está con un proceso muy inicial. Recién ahora estamos esperando que se den las primeras inversiones. Una de las políticas es la instalación en el Palacio Ceci, lo que va a requerir una fuerte inversión para recuperarlo, pero creemos que es importante para que vayan algunas bodegas, haya muestras itinerantes para empezar a darle forma.

El objetivo es que para fin de año tengamos una presencia fuerte del sector para ya darle forma e identidad.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA