jueves 24 de septiembre de 2020

La Municipalidad de Godoy Cruz autorizó a cafés a avanzar sobre parte de la calle, para asegurar el distanciamiento.
Sociedad

Covid-19: el pico de casos en Mendoza sería a fines de octubre

El jefe de Epidemiología de la Provincia admite que lo más alto de la curva de contagios se registraría entre la segunda quincena de octubre y la primera de noviembre. En los próximos diez días se llegaría a 32 mil infectados.

La Municipalidad de Godoy Cruz autorizó a cafés a avanzar sobre parte de la calle, para asegurar el distanciamiento.

En plena batalla contra el Sars-Cov-2, con un promedio de más de 600 casos diarios, las autoridades de la provincia ya comienzan a vislumbrar el tan famoso pico de la enfermedad. Se trata del momento más alto de la curva de casos al que luego le sigue el esperado descenso. Tal como adelantó Gonzalo Vera Bello, jefe del Departamento de Epidemiología del Ministerio de Salud, este pico podría darse en Mendoza entre la segunda quincena de octubre y la primera de noviembre.

Se trata de una estimación basada en cálculos matemáticos tales como la tasa de duplicación de casos, el número reproductivo básico (R0), entre otros. “Es una tendencia, una probabilidad, no es nada concreto ya que todo está supeditado a numerosas variables”, aclaró el funcionario. Entre las variables no contempladas enumeró la accesibilidad al sistema de salud, la contagiosidad del virus, entre otras. “Con la cantidad de casos diarios y la población que tiene la provincia de Mendoza pensamos que es probable que pueda darse en ese periodo”, sumó.

Como otros aspectos que no se tienen en cuenta en esta estimación, aparecen las posibles restricciones a las actividades. “Mirando los extremos se puede concluir que si se deja todo liberado, probablemente el pico se adelante y si se cierra todo, se podría posponer”, precisó Vera Bello. De todas maneras, indicó que tarde o temprano va a llegar el pico y que no se puede “vivir eternamente en cuarentena”. “Las infecciones respiratorias son imposibles de bloquear”, aseveró.

En tanto subrayó que desde su departamento no se definen las restricciones. “Nosotros tenemos la visión un tanto sesgada por lo sanitario, el gobernador junto con los ministros tiene todas las variables para evaluar qué medidas tomar, lo que incluye lo económico y lo social”, manifestó el funcionario. Asimismo destacó que todas las pandemias son dinámicas. “Es una película larga que uno ve en fotos día por día”, describió.

Por otra parte, el jefe de Epidemiología aseguró que se calcula que hay más casos de coronavirus que los prácticamente 16.000 que se contabilizaban hasta el martes. “Por cada uno de los casos confirmados, hay dos o tres que están oligosintomáticos o asintomáticos o que son directamente confirmados por criterios clínicos epidemiológicos”, explicó. En tanto adelantó que en entre 10 y 11 días más la provincia alcanzará los 32.000 infectados.

Sobre la situación del resto de los departamentos por fuera del Gran Mendoza, consideró que el pico puede variar de fechas. “En algún momento todos lo van a padecer. Lo importante es que estén entrenados en el diagnóstico, en equipos de protección personal, seguimiento de pacientes, entre otros, para que los grupos de riesgo no lleguen la deceso”, enumeró.

Inmunidad colectiva

Una vez que pase el pico, estimado para las mencionadas fechas, se espera un amesetamiento y luego un descenso de infectados. “A medida que aumenta la cantidad de casos disminuye la cantidad de susceptibles”, remarcó el funcionario. De esta forma se comenzaría a dar lo que se conoce como inmunidad colectiva.

Tal como explicó a Los Andes semanas atrás el infectólogo y epidemiólogo, Rodolfo Quirós, en la medida que mayor cantidad de gente se infecte, la posibilidad del virus de transmitirse desciende. Para hacer más visible esta afirmación explicó que si de 10, solo 3 todavía no se han contagiado y no tienen los anticuerpos, el virus va a empezar a buscar receptor y le va a ser más difícil encontrarlo. El virus va a “saltar” de persona a persona sin poder desarrollar la enfermedad y va a terminar desapareciendo, porque el paciente se va a curar sin haber contagiado.

Consultado sobre las posibilidades de reinfección Vera Bello, reconoció que por su reciente aparición, no se conoce la historia natural del Covid-19, ni exactamente qué inmunidad deja, entre otros aspectos. De todas maneras, desde el área se basan en la experiencia mundial y en la de Mendoza. “Solamente dos casos de positivos dados de alta reingresaron con cuadros febriles y en ambos se descartó presencia del virus”, relató. Por otra parte, comentó que si una persona obtiene dos positivos por coronavirus en distintos periodos, puede haberse tratado de algún falso positivo.

Pese a este panorama de descenso de casos, adelantó que tal como se ha dado en otros países, puede llegar a haber un segundo pico con menor amplitud y altura, porque a medida que pasa se van liberando actividades y todavía quedan personas susceptibles.

Valiosos recursos

Si bien para muchas personas haber tenido Covid-19 con manifestaciones leves a moderadas significó un gran trastorno, trajo aparejado un sinnúmero de temores e incómodos síntomas, quienes lograron salir adelante son considerados como inmunizados. De hecho Gonzalo Vera Bello, jefe del Departamento de Epidemiología de Mendoza, remarcó la necesidad de centrarse en el lado positivo de haber cursado la enfermedad. “Estas personas pueden volver a su trabajo y no contagian, por lo cual son consideradas un recurso humano muy valioso”, subrayó. En tanto aseguró que se convierten en “vacunadores” ya que se les abre la posibilidad de donar plasma y con sus anticuerpos para ayudar a otras personas a sortear la infección provocada por el virus Sars-Cov-2.