lunes 10 de mayo de2021

Construcción. ¿Se puede recuperar este año?
"El sector se reactivó después del aislamiento, pero aún así las empresas dedicadas a obras privadas están usando cerca de un 40% de su capacidad". / Foto José Gutierrez / Los Andes
Economía

Construcción. ¿Se puede recuperar este año?

El sector presenta un panorama con luces y sombras en medio de la incertidumbre económica. La expectativa por obras públicas se reduce con el temor por el Covid y una nueva recesión del sector privado.

  • domingo, 11 de abril de 2021
Construcción. ¿Se puede recuperar este año?
"El sector se reactivó después del aislamiento, pero aún así las empresas dedicadas a obras privadas están usando cerca de un 40% de su capacidad". / Foto José Gutierrez / Los Andes

Los índices de materiales de construcción muestran una baja en el sector durante los últimos meses, aunque hay cierta recuperación respecto a inicios de 2020. Desde las cámaras locales hay expectativa por anuncios de obras públicas y hay temores por la segunda ola del Covid.

Según las estadísticas de la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland, en setiembre del año pasado se llegó a un pico de consumo de 60.629 toneladas en Mendoza, y desde allí los números fueron a la baja: en diciembre llegó a 49.379 toneladas y en febrero de este año bajó hasta 39.132 toneladas.

De todos modos, ese valor de febrero de 2021 es mayor al del mismo mes de 2020 (cuando se consumieron 33.379 toneladas de cemento), una señal de que a pesar de las caídas de los últimos meses, el sector sigue activo. Además, Mendoza se ha mantenido en alrededor del 5% de consumo nacional, acompañando subas y bajas del país.

Otra fuente que confirma la tendencia a la baja es el Índice Construya (IC), que mide a nivel nacional la venta de insumos. En marzo, dicho índice registró una baja del 5,12% desestacionalizada respecto de febrero, aunque, una vez más, los despachos de ventas del Grupo Construya fueron mejores que en el mismo mes de 2020.

Gerardo Fernández, presidente de la Cámara de Empresas Constructoras Independientes de Mendoza (Cecim), señala que el sector se reactivó después del aislamiento, pero aún así las empresas dedicadas a obras privadas están usando cerca de un 40% de su capacidad y las dedicadas a la obra pública, alrededor de un 20%, si se compara con la media histórica.

Una parte que creció y empuja la suba de materiales es la de reparaciones y ampliaciones privadas. “El boom en materiales está relacionado con la reparación de viviendas individuales, ampliaciones y puesta en valor. Se trata de quien utilizó ahorros e hizo arreglos menores como puentes, veredas o arreglar el baño. Se han movido rubros relacionados a membranas de techo y pinturas”, describe Fernández.

Para el presidente de la Cecim, fue perjudicial que el gobierno provincial paralizara obras y algunas empresas adjudicatarias debieran realizar gastos de mantenimiento que después no se querían reconocer. De todos modos, destaca que “hay expectativas por anuncios a nivel nacional, todavía no se ven reflejados, pero es bueno apostar a la construcción porque eso moviliza los otros rubros”.

Desde la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), el presidente de la filial Mendoza, José Candeloro, considera que el sector se recupera de a poco después de una fuerte caída, y tienen expectativas de que “empiecen a aparecer las obras públicas, que es el fuerte de nuestros asociados”.

“Todavía no hay hechos concretos, la provincia está licitando con fondos provinciales y hay licitaciones en el IPV (Instituto Provincial de la Vivienda). A eso se agregarían obras de la Nación, pero todavía no se sabe para cuándo se dispondría de los fondos para licitar”, señala el presidente de Camarco filial Mendoza. También destaca algunas obras de parte de municipios, que ayudan a recuperarse lentamente.

En cuanto a obras privadas, Candeloro señala que se dio mucho movimiento en setiembre de 2020 y febrero de 2021, aunque ahora se ha frenado y no contempla la ejecución de muchos proyectos inmobiliarios de gran envergadura. Además considera que se ha dado un aumento considerable en costos como acero, cobre y aluminio en línea con la inflación.

La reactivación se demora

Atilio Calzetta es un referente local en la construcción, actual vicepresidente de la Confederación de Pymes Constructoras de Argentina (CPC). Con una mirada más nacional, opina que el sector no ha tenido “la reactivación esperada y prometida” y las pymes están “en un estado alarmante”, además de que desde 2019 se han perdido unos 80 mil puestos de trabajo registrado.

“Nos han informado que hubo una leve recuperación de puestos de trabajo, pero lo asignamos a la pequeña obra privada. Hay que tener en cuenta que ese tipo de construcciones no siempre consume mano de obra formal”, aclara el vicepresidente de la CPC. Eso explica que, si bien algunos índices de venta han mejorado, los índices de empleo siguen estando muy bajos.

“El Gobierno nacional, desde los ministerios de Obra Pública y de Desarrollo Territorial y Hábitat, propuso dar un nuevo impulso a la obra pública y a los planes de vivienda. Lo hizo a fines de año pasado e inicio de 2021. Vemos con expectativa estos anuncios pero hasta la fecha, entrado abril, no se han concretado. Sólo se han firmado convenios”, agrega Calzetta.

Un plan es el de Casa Propia, que plantea generar más de 200 mil soluciones habitacionales en el país entre 2021 y 2023, con una inversión total de $ 890.000 millones. De momento, sólo se habrían realizado algunas licitaciones en provincias del Norte, pero todavía no hay obras en ejecución, por lo que desde la CPC ven difícil que con esta velocidad se logre a término.

Desde la Cecim, Fernández sostiene que “hay mucha incertidumbre, más el aumento de los costos” y es preocupante “la cantidad de gente desocupada”. Además, el presidente de la entidad señaló que hay malestar debido a la idea del Gobierno provincial de comprar acciones de Impsa en vez de apoyar con ese dinero a otras empresas con dificultades y sin deudas.

Candeloro coincide con la incertidumbre y ve como positivo que la Provincia se haya puesto al día con certificados atrasados y se estén ejecutando y terminando algunas obras. “Tratamos de tener más diálogo con los organismos del Estado para trabajar mancomunadamente y así generar trabajo y proyectos nuevos. Queremos ver cómo podemos ayudar desde la Cámara”, afirmó el presidente de la filial mendocina de Camarco.

Infraestructura y caminos

En el ministerio de Planificación e Infraestructura Pública de Mendoza informaron que, desde el 25 de abril de 2020 hasta el 25 de enero de este año, se llevó un registro de obras privadas para facilitar la movilidad. En ese período, se registraron 4.116 obras privadas con 18.148 puestos de trabajo, desde ampliaciones hasta reparación, motivadas en parte por los reintegros del programa Mendoza Activa.

Referido a obras públicas, actualmente hay 131 en ejecución por licitación en la provincia, desde el Polo Judicial hasta la red de ciclovías del Área Metropolitana. En algunos casos se cuenta con aportes de los municipios, como la Avenida Urbana del Oeste, y en otros con aportes nacionales, como la nueva cárcel Federal.

En el presupuesto aprobado a fines de 2020, se especificaron US$ 160 millones para obras de infraestructura y equipamiento municipal. Desde el ministerio destacan también obras en hospitales como Lagomaggiore y Humberto Notti, y plataformas de módulos sanitarios en Tunuyán, San Rafael y Ugarteche. Además, proyectan la creación de 3.682 viviendas y han destinado $ 1.193 millones para reparación de escuelas.

Otras obras son las referidas a las rutas nacionales. Guillermo Amstutz, jefe del 4° Distrito de Vialidad Nacional, comenta que la principal hoy es la variante Palmira, con un valor actual de $ 7.100 millones y un estado de ejecución del 47%. Otro trabajo menor son las mallas de reparación y mantenimiento 312 y 313, entre San Rafael y General Alvear, con 95 % de ejecución y una inversión total de $ 1.800 millones.

Este año se planea iniciar la doble vía San Juan Mendoza en su tramo desde el aeropuerto hasta Lavalle, con un valor actualizado cercano a los $ 6.000 millones. También queda iniciar la reconstrucción de dos puentes en la Ruta 40 más el refuerzo del puente Chañares Norte, y se espera licitar los tres en la primera quincena de mayo.

“Todo esto se trabaja con recursos nacionales. En la suma de todas las obras y los pagos mensuales estimo que, una vez que inicie la doble vía San Juan Mendoza y podamos tener los puentes, recibiremos aproximadamente $ 500 millones por mes. La inversión nacional va a ser muy importante para Mendoza, es una inversión muy grande”, sostiene Amstutz.

El temor a la segunda ola

Con el aumento de restricciones por la segunda ola de Covid, algunas Cámaras empresariales y el sindicato Uocra (Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina) se expresaron durante la semana pasada en contra de posibles limitaciones.

En un comunicado conjunto entre Uocra y la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), se pidió mantener “la continuidad de los trabajos en obra, en todas las jurisdicciones del país, dada su importancia como fuente de trabajo y de actividad, sin que ello agrave la situación sanitaria”.

La justificación es que durante 2020 se dio “una baja incidencia de contagios” en el sector y que el reinicio de obras privadas no mostró un incremento de casos. Según datos de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo, se contagiaron 7 mil trabajadores de un total de 300 mil activos en el país, y la mayor parte fuera del ámbito laboral. Además, consideran que la actividad en obra privada “no incide en el transporte público, pues los empleadores han tomado a su cargo el traslado de personal hasta las obras”, por medios particulares, regulado también por un anexo a los protocolos sanitarios.

Desde la Confederación de Pymes Constructoras de Argentina (CPC), su vicepresidente Atilio Calzetta coincide en el pedido, aclarando que desde su entidad han revisado el funcionamiento de los protocolos con “resultados altamente exitosos” y no ven necesidad de restringir más la actividad.

“Se han cumplido los protocolos y hemos visto que las obras son las que menores problemas han tenido en caso de Covid.