Comprar para ahorrar, antes de que suban: ¿cuánto cuesta hoy la electrónica y los alimentos?

La gente adelanta sus compras, desde alimentos hasta electrónica, por temor a inminentes aumentos. La ola de turistas de Chile compite por una porción de los stocks.

Compras en supermercados y mayoristas, mientras los argentinos adelantas sus compras los turistas se favorecen por el tipo de cambio. / Foto: Orlando Pelichotti
Compras en supermercados y mayoristas, mientras los argentinos adelantas sus compras los turistas se favorecen por el tipo de cambio. / Foto: Orlando Pelichotti

Inmersos en una coyuntura económica turbulenta, alimentada por la incertidumbre electoral y también por el precio del dólar, el aumento de las ventas del comercio se explica en gran parte con la palabra “ahorro”. Para los mendocinos radica en la posibilidad de hacerse de stock de productos no perecederos o adelantar las compras de productos de electrónica, entre otros rubros, que presuponen que no podrán alcanzar luego. Para los turistas, en especial para los chilenos, estrujar el beneficio del 3x1 que les ofrece el tipo de cambio.

A dos semanas de las elecciones presidenciales, tras la escapada del dólar paralelo, que en Mendoza esta semana ya quebró el piso de los $ 1.000, tal como ocurrió luego de las PASO, las familias mendocinas, así como los pequeños comerciantes, han optado por engrosar las reservas en sus alacenas, aunque reconocen que las compras no se dan de manera masiva, sino combinando las ofertas y promociones vigentes que se ofrecen en cuotas sin interés.

En el caso de los electrodomésticos, rubro que a mediados de agosto sufrió un ajuste del 25% antes del lanzamiento de la nueva etapa del programa de Precios Justos, son uno de los sectores que está en el ojo de la tormenta. La proximidad del verano y de las temperaturas más altas puso sobre el tapete la oferta de los aires acondicionados, por ejemplo: uno de 2322 frigorías se consigue en Mendoza, en tres cuotas fijas, a $ 479.999; en octubre de 2022, un aire acondicionado chico, en torno a las 2.200 frigorías costaba $ 150.000, actualmente es casi un 200% más caro.

Aumento de ventas de electrónica, donde se notó mas es en teléfonos celulares

 Foto: José Gutierrez / Los Andes
Aumento de ventas de electrónica, donde se notó mas es en teléfonos celulares Foto: José Gutierrez / Los Andes

Entre los pasillos

“Las ventas de electrodomésticos son normales en esta época por la proximidad del Día de la madre, pero este año son más. Mucha gente aprovechó para comprar a crédito antes de las elecciones, entiendo el porque la gente lo está haciendo y yo como consumidora haría lo mismo”, contó Martina vendedora de una importante cadena de retail.

Por su parte, María José, encargada de tienda en una casa de electrónica y accesorios, señaló que el público salió a aprovechas las promociones “tanto en celulares, como en televisores o en notebooks”, en 3 o 6 cuotas sin interés. Al igual que los electrodomésticos, la telefonía es uno de los bines más buscados por los mendocinos y tienen un piso con de $ 133.999 para un aparato con tecnología 5G de 128 GB.

“Lo que está ocurriendo últimamente es que los precios cambian todas las semanas. A veces suben un 5%, y otras menos”, señaló el empleado de una cadena nacional. Durante el recorrido por calle San Martín, se han observado ofertas y fluctuaciones en los precios de productos esenciales. En un vistazo general se encontró cocinas disponibles a partir de $125.000, lavarropas desde $225.000 y televisores Smart desde $85.000.

Cambios sin precedentes

En el centro se ve el paso de las patentes de autos de Chile, en medio de la incertidumbre económica que vive el país, son condimentos que alientan a la nueva ola de compradores extranjeros. Nuestro enfrenta un fenómeno que está sacudiendo tanto a los consumidores como a los comerciantes: la paridad del tipo de cambio con Chile. Mientras que el peso argentino y el peso chileno se acercan al uno a uno, la realidad de esta situación plantea desafíos para los locales y oportunidades.

El economista Federico Pagano reflexiona sobre esta paridad y señala que en el pasado “experimentamos tipos de cambio bajos, pero nunca con la economía chilena en un estado de superioridad con respecto a Argentina y con una comunicación tan fluida entre ambos países”. Agregó que para las provincias limítrofes como la nuestra, esta situación tiene dos efectos claros: “por un lado, se presentan mayores oportunidades de negocios a los sectores involucrados; por otro lado, los costos para los locales se incrementan, siempre y cuando no se apliquen precios diferenciados a los extranjeros”.

Pagano destacó que hay beneficios y costos asociados, pero en general, “una mayor actividad económica es positiva, especialmente en un momento de crisis”. Actualmente un peso chileno equivale a 0,37 centavos argentinos, es decir que los turistas por cada 1.000 pesos que traen tienen un poder de compra de $378,52.

La periodista Gabriela Romo, del web El Dínamo, se preguntaba “Tras la fuerte caída del peso trasandino: ¿Conviene viajar a Argentina?” el 21 de agosto, luego de las elecciones PASO. En su nota, Nicolás Garrido, académico de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Andrés Bello, explicó “si antes de esta devaluación, con un peso chileno podía adquirir 0,32 pesos argentinos, ahora adquiere 0,40 pesos”.

Ventas por el día de la madre
Los comercios de Mendoza esperan buenas ventas por el día de  la madre y por el feriado largo. 

Foto. Orlando Pelichotti
Ventas por el día de la madre Los comercios de Mendoza esperan buenas ventas por el día de la madre y por el feriado largo. Foto. Orlando Pelichotti

Compras de chocolates y regalos

El fenómeno de la paridad cambiaria ha impulsado un aumento del consumo del turismo transandino. Los turistas están regresando para aprovechar la ventaja del tipo de cambio, lo que ha llevado a un aumento en la demanda de productos específicos. Marcos Thomé, de la cadena de markets Pret, comentó que: “La demanda de los turistas ha aumentado, especialmente en productos de cuidado personal y para bebés. Sin embargo, algunos turistas buscan marcas específicas que no están disponibles localmente”.

El comerciante destacó que la situación también ha llevado a un aumento en la venta de productos importados como Ferrero Rocher o Pringles, “Los turistas compran estos productos en grandes cantidades. Sin embargo, en cuanto a los productos de consumo diario, como alimentos y agua, hemos visto una caída significativa en la demanda por parte de los consumidores locales desde que se abrió el mercado”.

Rubén David, gerente del mayorista Oscar David, por su parte contó que: “La situación es que los productos importados, como Ferrero Rocher, se han vuelto inalcanzables debido al tipo de cambio. Pero actualmente, su precio es más bajo que cualquier bombón producido en Argentina porque este producto está al dólar oficial”.

“La demanda supera la cantidad que podemos obtener, aunque la entrega de los proveedores se ha mantenido constante”, agregó el comerciante mayorista.

En los supermercados del centro, a media mañana del martes, no hay mucho público pero la curiosidad es la presencia de turistas de Chile que recorren los pasillos buscando precios y cargando sus carritos Además de artículos personales, compran aceite, arroz, café, chocolates, harina, leche, pañales, artículos de limpieza, higiene personal, comida para perros, entre otros.

Restricciones de paso

Con una franquicia de U$S 300 por persona y una relación de precios de 3 a 1 favorecida por el tipo de cambio,

los controles en la frontera se han intensificado. Los chilenos ahora enfrentan restricciones más severas para llevar productos desde Argentina, lo que ha puesto un límite en la cantidad de productos que compran. Esta situación ha generado un impacto en los viajes, lo que se suma a la complejidad de la situación.

Rubén David destacó también que durante el fin de semana la venta a turistas “Fue importante, porque ahora estamos casi uno a uno con los chilenos. Esto no había pasado nunca, pero también, por lo que me han dicho ellos, las restricciones para pasar productos ahora son más estrictas”.

Compras en supermercados y mayoristas
La chilena María Luisa vino a comprar ofertas a Argentina
Foto. Orlando Pelichotti
Compras en supermercados y mayoristas La chilena María Luisa vino a comprar ofertas a Argentina Foto. Orlando Pelichotti

Los locales se abastecen

“Generalmente, el 80% de las compras que hago son en un mayorista, ya es una costumbre tener cierto stock de productos no perecederos a modo de resguardo de valor contra la inflación”, le había explicado a LosAndes Walter Carvalho.

El economista y gerente de la UCIM agregó que explicó que el “negocio” dentro de la crisis es comparar valores porque “no hay precios de referencia”, y destacó que una marca de leche que compra para sus hijas en un lugar la encontró a $ 900, mientras que en otro se vendía a $ 1.600″.

La inflación cambió los hábitos de compra en la gente y cada hogar ostenta toda una ingeniería económica para hacerse de stock, principalmente en los productos no perecederos, y ganarle unos pesos al aumento que llegará indudablemente luego de las elecciones presidenciales del próximo 22 de octubre. Ante este panorama, el “ahorro” es mercadería.

Por último, Rubén David al hablar sobre el stock de los productos esenciales señaló que “la provisión de azúcar ya se acomodó, había que esperar la cosecha, y tampoco hoy hay problema con la leche y con los lácteos. En general, excepto algunos importados, que son los más complicados de conseguir, el stock es normal”.

Seguí leyendo

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA