viernes 25 de septiembre de 2020

Aumentó la venta de celulares y no se consiguen desde que si inicio la cuarentena en el periodo de pandemia. Foto: Orlando Pelichotti.
Economía

Celulares: sin stock en tiendas, hay 14 días de demora en los envíos

La fabricación de equipos está en sus niveles más bajos, y aunque la demanda ha crecido, el sector tiene dificultades para aprovechar las oportunidades de ventas por las restricciones asociadas a la pandemia.

Aumentó la venta de celulares y no se consiguen desde que si inicio la cuarentena en el periodo de pandemia. Foto: Orlando Pelichotti.

Comprar un teléfono celular puede resultar una tarea difícil en estos días. En las tiendas de electrónica no hay stock y, en general, los vendedores recomiendan a sus clientes optar por la compra online, en donde estos se encontrarán con que el artículo elegido tardará entre 14 días corridos y 16 días hábiles en estar disponible. La misma situación se da en la compañías de telefonía celular, en donde, en sus paginas se puede ver un stock reducido de productos, y se replica la situación de otras casas de venta, en donde para conseguir un celular hay que esperar, en el caso de que el modelo, aún este disponible.

Un recorrido por el centro mendocino muestra que en los mostradores de las tiendas en donde antes se exhibían los últimos modelos, hoy se muestran parlantes personales, auriculares, micrófonos y otros artículos de electrónica.

“No tenemos en stock, hay que comprar online y optar por el retiro en tienda, o pagar el envío a domicilio”, señaló el vendedor de una de las cadenas con sede en calle San Martín. El vendedor explicó que desde el inicio de la pandemia muchos padres debieron comprar teléfonos para que sus hijos puedan mantenerse al día con las clases online, y de a poco se quedaron sin aparatos.

“Al principio nos quedaban las marcas más caras, pero la mayoría de los clientes buscaban teléfonos de 25.000 o menos, que son los que encuentran de oferta en la página web, porque se encontraron con que necesitaban más de uno, pero acá no los tenemos, y tardan en llegar. Cuando los vienen a pedir les tenemos que decir que los pidan ellos por la página y que elijan la sucursal que les quede más cómoda para retirarlos”, explicaron.

El vendedor agregó que los compradores también tienen que tener en cuenta el día en que pueden retirar su compra en la sucursal, porque más allá de que recibirán un mail en donde se les informará que ya está disponible el artículo seleccionado, ellos tienen la obligación de realizar las entregas respetando la normativa provincial que rige para las compras en general, y pedir el DNI para confirmar que sea el día en que el cliente podía salir al centro.

Baja producción

A pesar de que el aumento de la demanda por la cuarentena justificaría un aumento en la producción, de acuerdo con MRT (Market Research & Technology), en el primer semestre del año ingresaron al mercado argentino, principalmente desde Tierra del Fuego, alrededor de 1,9 millones de unidades, lo que implica una caída del 48,2% con respecto al mismo período del año anterior.

En tanto que las proyecciones para el resto del año llegarían a los 6 millones, el registro más bajo desde el año 2003, cuando la telefonía móvil comenzó a masificarse.

Entre las razones que explicaron desde Afarte, la cámara de terminales fueguinas, se encuentra en primer lugar el parate de dos plantas de producción, como consecuencia de las medidas que se tomaron para evitar contagios por coronavirus, y antes de eso, la falta de insumos provenientes de China durante los primeros meses del año, a causa de que la enfermedad se desarrolló y extendió primero en Wuhan (una ciudad del país asiático).

Demanda y precios

La demanda, por el contrario, aumentó con la cuarentena, los argentinos no pueden comprar equipos en el exterior (de forma directa, por la cancelación de vuelos), y en muchas páginas de venta de artículos como Amazon o TiendaMía, aparecen restricciones para ciertos modelos cuando se coloca la dirección de envío.

Además, el impuesto PAIS encarece en un 30% cualquier compra en el extranjero, mientras que para los importadores el precio se maneja según la cotización oficial.

Otro factor que colaboró con el incremento de la demanda fue la extensión de los programas de financiación tales como Ahora 12 y Ahora 18, así como las ofertas que diseñaron las marcas con motivos del Hot Sale en julio, y que se extenderán este mes por el Día del Niño.

Finalmente, en las casas de electrodomésticos señalaron que tanto el “home office” como las clases virtuales hicieron crecer la demanda de los celulares más económicos, que son los que más problemas de stock presentan desde marzo y hasta la fecha.

En cuanto a los precios de los celulares liberados, se consiguen desde $11.499 o $12.999 en las páginas web de las casas de electrodomésticos más reconocidas (TCL L7 o Samsung J2 Core, respectivamente), pero cuando se le aplica la financiación en 12 cuotas el precio se eleva a $12.936 o $14.623,63, según cada caso (TEA 20,56%). Con la opción “retiro en sucursal” habrá que esperar 14 días corridos para obtener el teléfono, o 16 días hábiles más $799 para un “envío a domicilio”.

Compra venta de usados

Las dificultades para accceder a teléfonos celulares nuevos en el día alientan las compras de aparatos usados. Según señalaron en un negocio ubicado en calle Lavalle que dispone de dichos aparatos, un J7 Prime 2 de 32 GB de memoria puede costar $18.000 y un J5 Prime de 16 GB, $11.000, siendo estos los más buscados por los clientes. En el mismo, un Iphone 7 Dorado, se ofrece por $30.000, “solamente de contado y sin descuentos”.

Además de estos comercios, en el Marketplace de Facebook abundan los particulares que venden sus equipos reparados, o en buen estado desde $5.000 en adelante, aunque en este caso no hay garantías de ningún tipo, y en pocas ocasiones se puede verificar la procedencia del equipo, a fin de evitar ser partícipe de la comercialización de un equipo robado.

Comprar afuera, otra opción. Muchos consumidores están optando por comprar afuera los celulares y traerlos vía courrier. Por lo general, la intermediaria ya incluye en su precio todos los impuestos y en algunos casos resulta más barato.