A contramano del país, la pobreza de Mendoza subió al 44,6%

Cuatro de cada diez mendocino no gana lo suficiente para cubrir una canasta básica.
Cuatro de cada diez mendocino no gana lo suficiente para cubrir una canasta básica.

El dato corresponde al segundo semestre del año. Los economistas atribuyen el mal resultado al aumento de la informalidad y la desventaja en el reparto de subsidios.

A fines de 2021 creció el empleo, bajó la desocupación y mejoró la actividad económica en Mendoza, pero aun así el problema de la pobreza se agudizó. Según un informe publicado ayer por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), durante el segundo semestre del año pasado la provincia sumó casi 11 mil pobres nuevos en relación al 2020.

Lo llamativo, más allá del contraste con el resto de los indicadores económicos, es que Mendoza fue a contramano del resto del país. Mientras a nivel nacional el índice de pobreza bajó 4,7 puntos porcentuales (pasó de 42% a 37,3%), en Mendoza aumentó 0,6 puntos (saltó de 44% en el segundo semestre del 2020 a 44,6% en el mismo período del año pasado).

Pobreza e indigencia, cifras de Mendoza y el país. Primer semestre de cada año. Gustavo Guevara.
Pobreza e indigencia, cifras de Mendoza y el país. Primer semestre de cada año. Gustavo Guevara.

Expresado en población, se encuentra que casi dos millones de personas salieron de la pobreza en Argentina durante el último año; y al mismo tiempo, el Gran Mendoza sumó 10.784 pobres nuevos, llegando a un total de 462.428 personas pobres (o 111.487 hogares).

El resultado es más crítico aun cuando se hace una comparación con el segundo semestre del 2019, último período de actividad económica normal antes de al pandemia. En relación a ese momento, la pobreza de Mendoza creció 6 puntos porcentuales (p.p.). Un dato positivo es que bajó la indigencia, pasando del 7,9% en 2019 a 7,2% en 2021.

Desde el Gobierno provincial se mostraron sorprendidos por los resultados, no solo por el incremento de la pobreza, sino también por el inusual comportamiento de la provincia en relación a las ciudades que son comparables en población y peso económico. Es que generalmente los indicadores económicos de Mendoza van de la mano de ciudades como Córdoba y Rosario. Esta vez, los datos muestran justo lo contrario.

Más allá de esa observación, para los economistas los números son alarmantes. No hay que olvidar que una persona es estadísticamente considerada pobre cuando su nivel de ingresos (o el de su grupo familiar) no son suficientes para cubrir el 100% de sus necesidades básicas durante un mes. Dicho de otra forma, es pobre quien gana menos que el equivalente a una Canasta Básica Total (CBT), que a finales de 2021 tenía un valor de $ 76.146 a nivel país (hay una medición provincial, pero para medir la pobreza el Indec toma como referencia la nacional).

Por su parte, son técnicamente considerados “indigentes” quienes no perciben lo suficiente para cubrir el costo de una Canasta Básica Alimentaria (CBA), que al momento de la medición rondaba los $ 32.900.

Qué pasa en Mendoza

La situación particular del Gran Mendoza es llamativa. No solo empeoró sus números mientras el país mejoraba, sino que además es uno de los aglomerados con mayor índice de pobreza del país. Solo Gran Resistencia (52%), Concordia (51,4%), Gran San Luis (47,8%) y Formosa (45%) tienen mayor porcentaje de pobres.

Según el economista Carlos Rodríguez, el Gran Mendoza fue a contramano del país porque la mejora en los niveles de empleo se concentró principalmente en la actividad no registrada. “Tenemos un problema muy grave. La informalidad es cada vez más importante en Mendoza. Son miles de trabajadores que cobran salarios muy por debajo del promedio y pierden constantemente contra la inflación”, explicó.

Se mostró de acuerdo Jorge Day, economista del Ieral (Fundación Mediterránea). “El seguimiento de datos estadísticos de Mendoza demuestra que el empleo no registrado está creciendo mucho más que el formal. A su vez, el Índice de Salarios del Indec comprueba que los trabajadores en esa situación siguen perdiendo contra la inflación”, apuntó.

Por otro lado, Rodríguez planteó que también incidió el agotamiento de la matriz productiva de la provincia. “El modelo económico de Mendoza ya dio todo lo que podía dar. Por eso el repunte no alcanza para reducir los niveles de pobreza”, señaló.

“Las zonas del país que más redujeron su índice de pobreza fueron la región pampeana y la patagónica. La primera creció mucho en el segundo semestre del 2021 gracias al buen desempeño de los granos y otros commodities (commodities-granos); la segunda reactivó gracias al petróleo y la minería. En Mendoza mejoró el turismo y la construcción, pero no alcanzaron a mover la guja”, subrayó el economista.

Por último, Rodríguez advirtió que los aglomerados de Buenos Aires tuvieron mayor acceso a subsidios en el segundo semestre del año pasado, lo que ayudó a la reducción de la pobreza en esa zona en particular.

Fue similar la apreciación de Sebastián Laza, asesor del Ministerio de Economía de Mendoza. Desde su punto de vista, la provincia corrió en desventaja en el segundo semestre del 2021 debido a que “una vez más fue discriminada por la Nación en el reparto de los subsidios”.

“Llama más la atención el desplome de la pobreza en el Gran Buenos Aires, donde se concentra la mitad de la población del país. Sin duda influyó mucho el ‘plan platita’, que se implementó para las elecciones. Es lo único que puede explicar una baja tan grande de la pobreza en esa región del país, más aun teniendo en cuenta que la inflación fue acelerando en ese período”, opinó.

“Todo el mundo sabe que Mendoza es discriminada por Nación en esta clase de subsidios. El índice de pobreza lo está demostrando”, insistió Laza.

La tendencia a futuro

De acuerdo a los economistas, Mendoza podría reducir su índice de pobreza en el primer semestre de 2022, debido a la continuidad del crecimiento de algunos sectores clave, como el turismo y el comercio. Sin embargo, advierten que las condiciones macroeconómicas no permiten pensar en una recuperación demasiado marcada.

“A nivel nacional la recuperación de la pobreza no podrá continuar mucho si no se frena el proceso inflacionario. La capacidad de los salarios para seguir la inflación es cada vez menor y si los sueldos siguen perdiendo poder adquisitivo, más familias quedarán por debajo de una canasta básica”, advirtió el economista Carlos Rodríguez.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA