sábado 16 de enero de 2021

Sociedad

Veladero: Gioja exige explicaciones a la UNCuyo

El gobernador considera que la publicación de un estudio encargado por la comuna de Jáchal “intenta dañar al pueblo”.

  • miércoles, 7 de octubre de 2015

El gobierno de San Juan exigió explicaciones a la Universidad Nacional de Cuyo, a raíz de la difusión de un informe en el que la casa de estudios advirtió que las aguas del río Jáchal estaban contaminadas tras el derrame de cianuro en la mina Veladero.

El gobernador de San Juan, José Luis Gioja, confirmó que instruyó al fiscal de Estado, Guillermo De Sanctis, que envíe una carta notarial al rector de la UNCuyo, Daniel Pizzi, para que ratifique o rectifique los términos del informe. Tal misiva fue remitida en manos de Nélida Gómez, escribana mayor del Gobierno sanjuanino.

Pero el Ejecutivo de la vecina provincia no fue el único en quejarse formalmente ante la universidad mendocina. También el Colegio Argentino de Ingenieros de Minas (Cadim) hizo su presentación, según precisó por mail el secretario de la entidad, Mario O. Capello.

Argumento sanjuanino
"Hicieron pública una información engañosa, dañina y de mala fe. Están intentando dañar al pueblo de esta provincia. Dicen que las aguas del río Jáchal están envenenadas tras el incidente en Veladero, desprestigiando al gobierno de San Juan", sostuvo Gioja.

El mandatario precisó que le reclamó a la UNCuyo que responda si el portal unidiversidad.com.ar pertenece a esa casa de estudios y que fundamente los términos del informe en el que denuncia la contaminación del río Jáchal como consecuencia del derrame de un millón de litros de sustancia cianurada de la mina Veladero.

“Es la tercera vez que desde esa provincia se hacen ataques. Primero un diputado, después alguien de Frutas y Hortalizas y ahora en la página de la Universidad de Cuyo”, se quejó Gioja.

El gobernador insistió en desacreditar el informe y alertó que con los resultados publicados “se está afectando deliberada y falsamente a San Juan con información distorsionada y que básicamente es falsa”. Gioja apuntó a la publicación titulada “El derrame de Barrick envenenó el agua de Jáchal”.

El estudio fue solicitado por el intendente de Jáchal, Jorge Barifusa (FpV), tras el incidente en el emprendimiento minero controlado por la canadiense Barrick Gold.

El trabajo “todavía no llega a la Municipalidad y la Universidad desde el domingo colgó en la pagina un informe engañoso, dañino, que tiene mala fe, que intenta dañar a la provincia de San Juan”, aseveró. Y dijo que el instituto universitario que hizo el informe es dirigido por María Ester Barbeito, que fue candidata a diputada nacional por el ARI en 2013.

De Sanctis rechazó también el informe, al recordar que estudios realizados por técnicos de Naciones Unidas y otras universidades coincidieron en que “no hubo contaminación”.

Asimismo, el fiscal de Estado informó que por requerimiento del gobernador Gioja se interpuso una denuncia penal ante el Ministerio Público Fiscal, a cargo de Eduardo Quattropani, para que investigue si la casa de estudios incurrió en delito.

Fuentes: DyN, Tiempo de San Juan y Cadim

Miembro del comité de crisis de Jáchal dio detalles

El derrame de cianuro en la mina de Veladero en San Juan trajo consigo, además de la incertidumbre de los pobladores de zonas cercanas, una serie de informes que sustentan a mineros y antimineros según los resultados.

Un nuevo capítulo se escribe esta semana a partir de la difusión de los datos que arrojó un trabajo encargado a la UNCuyo por parte del comité de crisis que se conformó inmediatamente después del derrame de agua cianurada en cauces de ríos -en particular del Jáchal- en un área explotada por la canadiense Barrick Gold.

La presencia de cianuro en el agua es lo que ha estado siempre en el ojo de la tormenta. Los defensores de la actividad señalan que se trata de una sustancia volátil que desaparece rápidamente. Sin embargo, el informe que hizo una especialista de la UNCuyo destaca la presencia de varios metales riesgosos para la salud, en particular de dos con altísima concentración: manganeso y aluminio.

Quien difundió estos resultados es Saúl Zeballos, vecino de Jáchal, que fue llamado a conformar el comité de crisis la misma noche del incidente en representación de los habitantes del lugar.

Detalló que la ley establece una concentración máxima de aluminio de 5 mg por litro para que el agua sea apta para riego, mientras que el 14 de setiembre -al día siguiente del hecho- el río traía 70 mg/l. En tanto, para el manganeso la norma establece 0,2 mg/l como limite máximo mientras que ese día se midió 1,48 mg/l.

“También se detectó mercurio, zinc, cobre, por lo que es un cóctel”, dijo Zeballos vía telefónica a Los Andes, que no pudo acceder al informe original ni a los técnicos que trabajaron en él.

Unidiversidad, el sitio de noticias de la UNCuyo, reflejó algunos de los datos dados a conocer también por Zeballos, ya que es quien encargó el estudio y no quien lo realizó quien puede difundirlo. Allí se señala que además se encontraron en el agua arsénico, boro, cloruros y sulfatos.

Como dato extra, se menciona que se identificaron bacterias muy nocivas, como la Escherichia coli.

Zeballos explicó que estos metales están presentes justamente por el mecanismo de extracción que se utiliza. “El cianuro se diluye, se neutraliza con hipoclorito de sodio o en contacto con la luz solar. Además todos los ríos que aportan también hacen al efecto de dilución por lo que era poco probable detectar cianuro en altas dosis”.

Y señaló que “el cianuro se usa para extraer oro y plata en lingote (para separarlos de la roca) y además separa el mercurio -que es un subproducto menor de la mina-, pero se atrae por el cianuro a otros metales pesados. Si éste cayó al cauce también liberó esos otros metales que se precipitaron al río. Por eso, nosotros no solicitamos solo estudios de cianuro sino además de los otros metales pesados”.

El abordaje estuvo a cargo del  Laboratorio de Análisis Instrumental de la Facultad de Ingeniería de la UNCuyo y fue liderado por la química María Esther Barbeito. El comité de crisis, conformado la misma noche del derrame (sábado 12 de setiembre) por el intendente, el presidente del concejo deliberante y Zeballos en representación de los vecinos, lo solicitó al otro día.