Trabajo: mayor rentabilidad para empresas con enfoque de género

Trabajo: mayor rentabilidad para empresas con enfoque de género
Trabajo: mayor rentabilidad para empresas con enfoque de género

Las organizaciones tienden a implementarlo, sobre todo en flexibilidad horaria y licencias.

Las empresas tienden a incorporar cada vez más medidas para garantizar la equidad de género en sus entornos. Entienden que incorporar esta perspectiva trae diversos beneficios, entre ellos económicos, y así lo sostienen quienes trabajan en pos de estas políticas a partir de las experiencias.

Las organizaciones que incorporan perspectiva de género logran mejoras en el compromiso por parte de los empleados lo que redunda en mayor productividad y por ende más rentabilidad.

Las estrategias más usuales son la extensión de licencias por maternidad y paternidad incluso por encima de lo que determina la normativa vigente y también para parejas diversas. Por otra parte, se apunta a flexibilizar exigencias para compatibilizar la vida laboral con la familiar y en este sentido se propone trabajar media jornada o de manera remota, algo favorecido por la tecnología.

Impacto positivo

El Equipo Latinoamericano de Género Justicia (ELA) realizó un trabajo sobre Prevención de las violencias y políticas de cuidado en las empresas y su impacto. Allí concluyó que esta propuesta "mejora el crecimiento económico, la productividad y el rendimiento de las empresas, ya que disminuye las tensiones en la conciliación de la vida familiar y laboral, permite una mejor planificación, y fomenta un mayor compromiso de las trabajadoras y los trabajadores con su empleo". Para el abordaje analizó la situación en 28 empresas del país y con esto apunto a romper con el mito de la baja productividad asociado a las políticas de cuidado. 

Otra de las problemáticas que afrontan las mujeres en el ámbito laboral tiene que ver con la poca participación en cargos de toma de decisiones. En ese sentido, el trabajo destaca que las pymes dan más oportunidades  a las mujeres de llegar a cargos gerenciales que las grandes empresas.

"Para las empresas las políticas de género son un buen negocio porque mejoran la imagen de marca, el desempeño y disminuye el ausentismo; en definitiva significan también beneficios económicos para las empresas", señaló Lucía Martelotte, directora ejecutiva adjunta de ELA. 

En tanto, Mariana Massaccesi, consultora del Programa Ganar Ganar de ONU Mujeres Argentina destacó que es relevante que se pueda incorporar la perspectiva de género en el ámbito laboral y refirió que según el Foro Económico Mundial si no se cambia nada se tardará 217 años en lograr la equidad de género. Este programa está presente en 6 países y en Argentina están comprometidas 84 empresas. Ellas son asesoradas luego de hacer un diagnóstico y se determinan estrategias. Estas pueden estar asociadas a la flexibilidad horaria, políticas de compensaciones, servicios de salud con esta perspectiva, compras, etcétera.

"La igualdad de género es un buen negocio", subrayó. Agregó que la inequidad de género impacta en la economía y el PBI. "Cada vez hay más interesadas en participar porque hay muchos estudios que dan evidencia de beneficios económicos", señaló.

“Está comprobado en el ámbito de las empresas que las mujeres hacen el trabajo de hormiga y que los varones tienen más tiempo e intercambio con los jefes, es importante trabajar en un enfoque de género con las empresas porque tienen mucho impacto y  una enorme influencia en la vida de sus empleados”, resaltó.

Mejorar el clima laboral, la empatía entre las personas y el empoderamiento de las mujeres son parte de las fortalezas de trabajar esto en las empresas. Para Silvina Anfuso, directora de Género y Diversidad favorece la democratización, sin embargo consideró: "Si no nos ocupamos de incluir en los planes de equidad la organización de las tareas del hogar como un tema de importancia pública puede ser que esa reclamada equidad sea sólo una expresión de deseo".

En terreno

En Mendoza, la tendencia a aplicar este tipo de estrategias es positiva aunque también bastante dispar.

Se trata de iniciativas individuales, que no tienen que ver con la adhesión a un programa sino con resolver una situación que se le presenta a las y los trabajadores cuando lo necesitan.

"Hay un aumento de conciencia de que las empresas para ser sustentables tienen que tener balance en tres ejes: social, ambiental y económico", explicó Juan Viciana, vicepresidente de la Unión Comercial e Industrial de Mendoza (UCIM).

Dijo que aunque no está generalizado, lo están haciendo empresas e instituciones, sobre todo con flexibilidad en horarios de trabajo y licencias flexibles.

Subrayó que lo importante es que la persona sienta que puede desarrollarse en el ámbito de la empresa.

Y además, hizo referencia a la imagen asociada a sus acciones. "El consumidor lee cada vez más las conductas de las empresas en ese aspecto y le da más peso que a la relación precio-producto, el que manda en una empresa es el consumidor, y es el que manda señales cada vez más potentes de estas cosas que le pasan a la sociedad", consideró.

Para Javier Allub, titular del Consejo Empresario Mendocino, los empresarios se muestran abiertos a estos cambios. Destacó que las mujeres tienen un rol y un desempeño importante dentro de las organizaciones y no cree que nadie quiera desaprovecharlo.

“Los beneficios adicionales que una organización le puede dar a su gente están asociados al desempeño, a la gente valiosa vos la querés cuidar y eso implica dar beneficios que exceden lo que está establecido por ley, creo que esto es cada vez más frecuente”, señaló.

Accenture, una organización internacional con sede en Argentina, comprobó los resultados de aplicar el enfoque de género. Ha recibido por segundo año consecutivo un reconocimiento como la empresa más inclusiva y diversa del planeta.

Juan Litardo, es líder de Inclusión y Diversidad de Accenture para América Latina, una empresa que en el país tiene 10 mil empleados y 52% de los cargos directivos están ocupados por mujeres.

“El primer beneficio es retención y atracción de talento, independiente de lo que es la calidad de servicio para nuestro personal”, resaltó.

Aplican licencias por maternidad de 5 meses (dos más que los determinados por ley), 2 meses de licencia por paternidad y política de vuelta regresiva, lo que implica que durante el primer año pueden trabajar media jornada o desde la casa. Además aplican otras licencias y tienen un protocolo para actuar en caso de violencia de género, para identificar al agresor si se acerca y ayudar a salir del círculo.

Situación en las empresas

El trabajo del Equipo Latinoamericano de Género Justicia (ELA) que evaluó 28 empresas argentinas permite conocer cuál es la situación:

- Dispar participación de las mujeres en las empresas, en comparación con la cantidad de hombres contratados.

- La mayoría de las empresas (el 81%) no ofrece a su personal licencias de maternidad por encima de lo que establece la ley de contrato de trabajo, pero sí lo hacen con la licencia de paternidad (en un 79%). 
- Disponen de espacios adecuados para la lactancia 2 de cada 3 empresas relevadas

- Escasa implementación de centros de cuidado infantil por parte de las empresas (solo 2 de las 28 cuentan con estos espacios)

- Cerca de la mitad (el 46%) ofrecen compensación económica a empleados para cubrir el costo de la concurrencia de sus hijos/as a centros de cuidado.

- Expansión de la práctica flexibilidad horaria y teletrabajo. La mayoría de las empresas (el 71%) lo ofrece al personal de algunas de sus áreas 1 o 2 veces por semana.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA