Roturas de caños y falta de agua: sólo en un mes, Aysam recibió 7.000 denuncias de los usuarios

Obreros de Aguas Mendocinas trabajando en la limpieza y reparación de un caño de hormigón armado de tramos colapsados en calle Elpidio Gonzalez de Guaymallen
Foto: José Gutierrez / Los Andes
Obreros de Aguas Mendocinas trabajando en la limpieza y reparación de un caño de hormigón armado de tramos colapsados en calle Elpidio Gonzalez de Guaymallen Foto: José Gutierrez / Los Andes

Las cifras son de febrero. El Epas, órgano contralor, labró unas 100 intimaciones para la empresa, que están en proceso de ejecución. Guaymallén, Las Heras y Santa Rosa hacen obras para mejorar la red.

Como casi todos los veranos, el año 2022 comenzó con muchos dolores de cabeza para los usuarios de la principal prestadora de agua y saneamiento de la provincia, por falta del recurso, de presión y por la gran cantidad de roturas en las cañerías. Este déficit fue reconocido por Agua y Saneamiento de Mendoza (Aysam), que ante la multitud de reclamos dice atender y dar respuesta a todos los problemas, priorizando a aquellos que por alguna razón no tienen agua potable. También asegura que se ejecutan obras para atender el déficit en la calidad de la prestación.

Sólo en febrero, Aysam recibió 7.000 denuncias provenientes de toda la provincia, aunque los departamentos más afectados son Guaymallén, Las Heras, Godoy Cruz y San Rafael.

Esta problemática se desglosa en toda la provincia: 3.394 reclamos por pérdida de agua en la calle, bajo puente, en cuneta, en jardín, en llave maestra, en medidor, entre otros aspectos.

Mientras que en la prestación por cloacas se recibieron 3.361 reclamos por desbordes, colector tapado, conexión domiciliaria obstruida, malos olores, daños en la colectora, entre otros.

Del informe al que accedió Los Andes, se desprende que Guaymallén es el departamento más crítico. En febrero hubo 891 reclamos por afectaciones en el servicio de agua potable, mientras que por cloacas hubo 905.

Al respecto, el intendente Marcelino Iglesias reconoció que hace obras y colabora con Aysam “a fondo perdido”, más allá de que no tenga competencia la Municipalidad.

Lo hace relevando y trasladando los problemas que surgen “por la gran falta de inversión en las cañerías”, y admitió que en el asfalto nuevo que hizo su gestión “hemos tenido que intervenirlo en un 70% porque se rompen los ductos”.

Iglesias dijo que atienden entre 20 y 30 peticiones diarias relacionadas a Aysam y se las comunican a la empresa, pero recalcó que la comuna también colabora haciendo inversiones como la reparación de los caños de agua y red domiciliaria de cloacas como la que se está haciendo en el barrio Santa Ana.

24 Marzo Mendoza Sociedad
Gran cantidad de roturas de cañerías de agua, desagües  y acequias rotas en las calles del Gran Mendoza
En la foto Río Juramento , Godoy Cruz

Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes
24 Marzo Mendoza Sociedad Gran cantidad de roturas de cañerías de agua, desagües y acequias rotas en las calles del Gran Mendoza En la foto Río Juramento , Godoy Cruz Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes

“El año pasado ejecutamos $150 millones y este año vamos a aportar una cifra similar. Tratamos de colaborar para mejorar la calidad de vida de los vecinos”, señaló Iglesias y agregó que “con respecto a las cloacas hay colectoras muy complejas y ahí no podemos tener injerencia porque algunas conectan varios departamentos”.

Por último, el jefe comunal sostuvo que Guaymallén tiene varios proyectos aprobados por el Ente Nacional De Obras Hídricas de Saneamiento (ENHOSA) para seguir haciendo obras que mejoren la red de agua.

Las Heras es otro de los puntos del Gran Mendoza que reclama mayor atención en la reparación de las cañerías de agua y de cloacas con un total de 737 denuncias. También Godoy Cruz ha dado cuenta de inconvenientes en las redes de agua y saneamiento con más de 1.000 llamados por ambas prestaciones. Las cifras de ambos departamentos corresponden a febrero.

En Godoy Cruz, el secretario de Obras y Servicios Públicos, Diego Coronel explicó que la Municipalidad se hace eco del principal inconveniente que se presenta en el departamento que son pérdidas en conexiones domiciliarias.

“Nosotros generamos los reclamos en las zonas donde no hay frentista, reforzamos las denuncias que nos llegan a través de las redes sociales y además, ayudamos a reparar las veredas rotas o el cordón cuneta pero una vez que Aysam lo repara”.

En La Heras, el secretario de Obras Públicas, Francisco Lo Presti sostuvo que se trabaja coordinadamente con Aysam y a través de un convenio con la empresa se amplió un acueducto en Uspallata.

“Fue una inversión, mayormente hecha por Las Heras, pero estamos aceitando cada vez más las gestiones con Aysam. Creo que debemos dejar de pensar a qué jurisdicción le corresponde y dar respuestas y estamos en ese camino, llevando un parte diario de tareas conjuntas”, añadió.

Por último, desde la Municipalidad de Santa Rosa manifestaron que también han generado obras, como la ampliación en la red de agua para 400 familias como para paliar los inconvenientes en el servicio.

El malestar de los usuarios

Alicia Nardón, vecina de San Martín, ya perdió la cuenta de cuántos llamados y mails envió para que arreglen la pérdida de agua que está frente a su domicilio. La filtración y el paso del tiempo provocaron un cráter en el que ha caído con su vehículo, cuando lo ha sacado de su garaje. Su insatisfacción crece y crece al no poder usar correctamente el servicio por el que abona una boleta de más de $3.000.

“En Navidad estuve sin agua. Cuando viene mucha gente a mi casa me quedo sin agua, no puedo regar las plantas. No soy una persona de hacer problemas pero esta gente no te atiende, no te entiende lo difícil que es estar sin un servicio básico pagándolo y cumpliendo mes a mes, a pesar de su deficiencia”, contó la dramática situación.

Rosa Mamaní de Ugarteche recordó que estuvieron casi un mes sin agua y hasta tuvieron que cortar la ruta N°40 porque en la ola de calor, registrada en enero, “no teníamos agua ni para beber”.

A pesar de que baja la demanda con la llegada de los días fríos, aún sigue habiendo problemas de presión, según admitió a este diario.

Gabriel, también de San Martín, no tiene agua “más o menos desde octubre”. En el frente de su casa hay un caño que se rompió y del que sale agua como de una fuente. Se cansó de hacer reclamos hasta que se hizo oír, tras asistir a la oficina. “Vinieron a hacer el arreglo y al día siguiente se rompió de nuevo y volvió todo atrás. El agua está rompiendo la calle, los puentes y las veredas. Para colmo, los que vienen a arreglar dicen que no pueden usar los insumos que necesitarían porque son esos los que les da la empresa y saben que volverán a romperse”, contó.

La respuesta de Aysam

El titular de Aysam, Alejandro Gallego, reconoció el problema y aseguró: “Siempre la empresa prioriza la prestación del servicio al usuario. Existen situaciones que implican la no prestación del servicio y otras que implican roturas y pérdidas pero sin que se afecte al consumidor. Siempre se da prioridad al que no tiene agua”.

Al mismo tiempo ponderó que hay un plan de obras en ejecución para ir dando soluciones a la red de cañerías antiguas que tiene el sistema.

Entre ellas se destacan el colector cloacal Suroeste transporta los efluentes cloacales provenientes del sur oeste del Gran Mendoza (Godoy Cruz y Guaymallén), a la colectora máxima Noreste ubicada en la calle Buena Nueva (Profesor Mathus) para luego desembocar en el Establecimiento depurador “El Paramillo”.

Otra de las obras involucra un conjunto de filtros rápidos para el establecimiento potabilizador Benegas, con el que se logrará “mejorar la calidad y garantizar el funcionamiento del sistema de filtración rápida a presión existente”, según informaron desde la empresa. Estas obras, dijeron, forman parte de un conjunto de tareas “que beneficiarán a más de 35.000 habitantes”.

En tanto, según se detalla en la página de Aysam, se está trabajando en una perforación para dar servicio en Lavalle, una comunidad afectada históricamente por la escasez del recurso.

“Hay bronca en la gente y está justificada”

El gerente técnico y de obras del Epas, Daniel Bonilla, se mostró consciente de las molestias que ocasiona para el usuario no tener agua porque se rompen permanentemente las cañerías y recalcó “hay un gran problema de falta de inversión histórico”.

Bonilla aseguró que se hace un control de la empresa y que tiene como plazo máximo tres días para dar las soluciones. Sin embargo, “sabemos que hay puntos de Mendoza que están colapsados y la empresa no da abasto”.

“Estas fallas generan bronca en la gente y está justificada. Sabemos que hay que hacer inversiones para mejorar el servicio. Pero tenemos un profundo problema cultural que es el mal uso del agua. Las pérdidas dentro de los domicilios son uno de los factores más perjudiciales, porque los usuarios no las arreglan y en la sumatoria hay familias que no pueden llenar su tanque”, remarcó.

El Epas recibe de las demandas de los usuarios y en lo que va del año se han presentado 450 quejas, aunque aclaran que el consumidor llega a instancia, cuando primero reclamó a la prestadora y no tuvo una solución.

Hasta el momento, labró 100 intimaciones contra Aysam que están en curso.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA