Recomendaciones para prevenir el Síndrome Urémico Hemolítico

Debido al aumento habitual de casos en verano, la Dirección de Salud acerca algunas medidas a tener en cuenta.

La Municipalidad de Ciudad promueve un verano seguro y saludable para que vecinos y vecinas disfruten la temporada. Por ello, comparte información acerca de las enfermedades que aumentan en verano y que son prevenibles tomando algunas medidas.

En esta oportunidad, brinda recomendaciones desde su Dirección de Salud frente al Síndrome Urémico Hemolítico (SUH) que, por la degradación más rápida de los alimentos por el calor y la multiplicación de microorganismos, aparece frecuentemente en el verano.

Existen grupos de personas como los niños, los ancianos, los inmunodeprimidos y las mujeres embarazadas que, por su baja resistencia a las enfermedades, son especialmente vulnerables. En estos casos, las precauciones deben extremarse, pues las consecuencias pueden ser severas, dejando secuelas o incluso provocando la muerte.

¿Qué es el SUH?

El Síndrome Urémico Hemolítico es una enfermedad grave causada por una bacteria tipo Escherichia Coli que genera una toxina. Suele dañar agudamente los riñones y se asocia a alteraciones en las células de la sangre, como la reducción de plaquetas (necesarias para formar los coágulos) y la anemia.

Factores de transmisión

  • Carnes crudas o con insuficiente cocción.
  • Carne picada y alimentos preparados con ella (hamburguesas, albóndigas, arrollados de carne, salame y chorizos).
  • Embutidos fermentados.
  • Frutas y verduras crudas sin lavar o lavadas con aguas contaminadas.
  • Jugos de fruta sin pasteurizar.
  • Leche sin pasteurizar y productos lácteos elaborados a partir de ella, en especial, quesos blandos poco estacionados.
  • Contaminación cruzada entre alimentos cocidos y crudos, producto de la manipulación de ambos alimentos con los mismos utensilios, cubiertos o manos mal lavadas.
  • Contacto de manos con otras personas (por mala higiene).
  • Contacto directo con animales y su materia fecal.
  • Aguas recreacionales (piletas de hogar mal cloradas o natatorios públicos).
  • Agua de conexiones no seguras (no potable).

Síntomas

-Diarrea no sanguinolenta.

-Cólicos severos, seguidos de diarreas sanguinolentas (la colitis hemorrágica aparece en el segundo o tercer día de la enfermedad).

-Insuficiencia renal.

-Trastornos de coagulación en adultos.

Claves para prevenir el SUH

  • Cocinar completamente las carnes, especialmente las preparaciones con carne picada. Para ello, revisar que no haya zonas rosadas en el interior, que los jugos que elimina sean claros y que el color sea homogéneo.
  • Lavar cuidadosamente frutas y verduras según el tipo de productos: hoja por hoja (si son vegetales de hoja verde); verduras trozadas en bandeja (especialmente las que se consumen crudas); frutas y vegetales que crecen en contacto con el suelo y todas las frutas y vegetales, aunque se vayan a pelar.
  • Usar agua segura para beber y cocinar: si se tiene dudas sobre la inocuidad del agua, hervirla durante 5 minutos, agregar con gotero dos gotas de lavandina por cada litro de agua y conservarla en recipiente limpio y estéril con tapa.
  • Consumir leche, quesos y jugos pasteurizados.
  • Mantener la cadena de frío: comprar alimentos en comercios que conserven los productos perecederos a temperaturas adecuadas de refrigeración/congelación; guardar rápidamente los alimentos perecederos en la heladera/freezer luego de su compra; no descongelar a temperatura ambiente (hacerlo en heladera o microondas) y mantener las viandas a temperatura de refrigeración hasta el momento de su consumo.
  • Optimizar la higiene al manipular alimentos: lavarse las manos con abundante agua segura y jabón antes, durante y después de preparar alimentos (en especial después de tocar carne cruda); antes de preparar mamaderas y al alimentar a un bebé; luego de ir al baño o acompañar al niño al baño; después de cambiar pañales y después de jugar o trabajar con animales.
  • Lavar con abundante agua y detergente las tablas y utensilios que se utilizaron en la preparación de alimentos.
  • Separar las carnes crudas de los alimentos cocidos y los listos para consumir: guardar las carnes crudas en recipientes herméticos en los estantes inferiores de la heladera y los alimentos que ya están cocidos y los listos para consumir en los estantes superiores. Además, utilizar diferentes tablas para picar y cortar carnes crudas, verduras y alimentos listos para consumir.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA