domingo 24 de enero de 2021

Parte del equipo de Our World in Data. Esteban Ortiz-Ospina (segundo, de izquierda a derecha), es el co-director ejecutivo de la organización.
Sociedad

Qué es Our World in Data, el sitio que dejó de publicar datos de Covid-19 sobre Argentina por no ser confiables

Se trata de una base de datos que maneja la Universidad de Oxford sobre la pandemia de coronavirus. Sus integrantes son expertos menores de 40 años que cuestionan a la OMS.

Parte del equipo de Our World in Data. Esteban Ortiz-Ospina (segundo, de izquierda a derecha), es el co-director ejecutivo de la organización.

Our World in Data es la fuente de consulta número uno sobre el avance del coronavirus en el mundo. Se trata de un sitio web que informa sobre los datos de la pandemia y que pertenece a la Universidad de Oxford en Inglaterra.

Este martes, el gerente del sitio comunicó que decidieron dejar de publicar los datos de Covid-19 sobre la Argentina debido a que la información que proporcionó el Gobierno no es confiable en datos.

Qué es y quiénes manejan Our World in Data

“Empezamos a cubrir este tema porque nos dimos cuenta de que la OMS publicaba la información en pdfs imposibles de procesar y con algunas inconsistencias. Para los investigadores era muy difícil acceder a la información. Y vimos que en el tema de los tests diagnósticos había un vacío que nadie estaba llenando”, contó a Clarín Esteban Ortiz Ospina, uno de los 12 jóvenes que integran Our World in Data, organización con sede en Oxford, Inglaterra, nacida en 2012 de la cabeza del alemán Max Roser.

“Yo soy co-director ejecutivo de la organización sin fines de lucro encargada de la producción de OWID. Max es alemán y yo soy colombiano. Ambos somos economistas y tenemos la misma edad: 37 años. Somos investigadores asociados a la Universidad de Oxford”, agregó.

Ortiz Ospina le pidió a Clarín que echara un vistazo a las más de 500 referencias de webs que aludieron al sitio como fuente “creíble”. La mayoría son previas al coronavirus, ya que “el proyecto viene de mucho antes... Our World In Data ya era una plataforma relativamente bien establecida en otros temas”, detalló.

Cuando habla de “Otros temas”, hace referencia a otros estudios como crecimiento poblacional, pobreza mundial, emisiones de gases de efecto invernadero, comercio internacional y fertilidad, por resaltar algunos de los 300 asuntos que abordan sus artículos, con más de 3.500 gráficos interactivos.

Sin embargo, respecto al coronavirus empezaron a cubrirlo a principios de marzo, en base a los datos sanitarios de más de 207 países: “Nuestro valor agregado surge de dos premisas: intentamos ser muy precisos con los conceptos de fondo y las definiciones para medición. No sólo reportamos números, sino que damos definiciones muy claras para que se puedan interpretar. Y segundo, damos información muy detallada de las fuentes y hacemos ejercicios de validación”.

Por ejemplo, señaló: “Para los datos de tests PCR, tenemos un archivo con un enlace y una fuente para cada número en cada país, cada día. Este ejercicio de transparencia y datos abiertos es la esencia de nuestra misión”.

Cómo trabajan

Ortiz Ospina explicó cómo trabajan desde la base de datos para poder estandarizar la información de más de doscientos países. “La OMS estuvo claramente desbordada en el tema de manejo de datos. La gente se imagina que ellos reciben la información del Covid directamente de los países en formatos limpios en Excel, día por día, pero esto no es así. En muchos casos ni siquiera hay consistencia interna entre diferentes ministerios al interior de los países”, explica el joven.

Luego amplía y detalla el modo que ellos encontraron para superar esos obstáculos: “Utilizamos una combinación de verificación manual por parte de los investigadores, con algoritmos sencillos que estandarizan y nos alertan sobre inconsistencias. Pero al final nosotros no hacemos auditoría, ya que eso estaría por fuera de nuestra capacidad y de nuestro mandato. Usamos criterios muy claros de inclusión, y en ese sentido reportamos lo que las fuentes hacen público”.

Dificultades diarias lógicamente no faltan, explicó: “Solemos hacer un análisis de la literatura disponible sobre cada tema, algo así como una bibliografía para un estudio académico: miramos lo que se escribió y las fuentes que esos expertos utilizan; esas fuentes pueden ser otros papers académicos, bases de datos públicas y de organismos multilaterales. En el caso del coronavirus, esto fue muy difícil porque hay todavía muchos vacíos y el consenso científico cambia muy rápido”.