Martes 13 ¿muerte o cambios positivos?: las teorías que vinculan el día a la mala suerte y las que lo dotan de positividad

Culturalmente esta combinación ha sido asociada a malos augurios. Sin embargo, desde hace varios años consideran esta fecha como “óptima” para buscar nuevos rumbos.

Que hoy es martes no es el hecho curioso, sino que además lo acompaña el número 13. Una combinación para muchos asociada a los malos augurios para realizar trámites, viajar, hacer apuestas y eventos en general. Tan temido es el día en occidente que hay aerolíneas que suprimen la fila 13 o edificios que carecen de piso 13: pasan de 12 al 14.

"En martes 13 no te cases ni te embarques ni de tu casa de apartes…”, reza un viejo dicho popular. Pero, de dónde viene la mala fama de la fecha.

Según algunas versiones, la superstición nace en la antigüedad donde el número 13 era considerado de mala suerte y Marte estaba relacionado con la sangre y la violencia porque es el dios romano de la guerra.

Otras leyendas dicen que un martes 13 fue el día en que se produjo la confusión de lenguas en la Torre de Babel. Además, otros relacionan el mal augurio del número con la cantidad de comensales en la Última Cena (12 discípulos más Jesús). Además hay una leyenda escandinava según la cual en la fiesta de dioses en Asgard Loki era el treceavo invitado. Y Loki era nada menos que el dios del mal.

En las cartas del Tarot por otra parte, la carta de La Muerte es la número 13, aunque los especialistas dicen que también puede mostrar el fin de un ciclo.

En tanto, el capítulo 13 del Apocalipsis habla del anticristo, también las leyendas nórdicas hablan de 13 espíritus malignos.

Actualmente, muchos hoteles no tienen ese número de habitación y algunas líneas de aviones también lo omiten en sus asientos. De todas formas, no hay ninguna razón científica comprobada para creer que el martes 13 da mala suerte.

Buena suerte

Más allá de todas las creencias antes detallados, el martes 13 ya no está encasillado como ese día exclusivamente opacado por eventos desafortunados, sino todo lo contrario.

Incluso, quienes se dedican a estudiar disciplinas alternativas, como la parapsicología, el tarotismo, la numerología y hasta la metafísica, coinciden que justamente hoy será un día óptimo, en el que no faltarán las sorpresas ni las buenas noticias.

Azucena Agüero Blanch es parapsicóloga y astróloga contó a Los Andes: “La gente tiene mucho miedo al número 13, pero en realidad es una buena cifra”.

Pero esto no es todo. La tan admirada Luna, objeto de inspiración y fuente de luz en las horas de desvelo, da 13 vueltas a la Tierra en un año. En la última Cena de Jesús, de acuerdo a la Biblia, en la mesa había 13 comensales.

La mitología griega también tiene su capítulo especial con este número: Zeus es el décimotercer dios del Olimpo, se trata de una de las divinidades por excelencia dentro de esta creencia acuñada en aquellas legendarias y lejanas tierras.

En lo cotidiano, agregó Agüero Blanch en una entrevista con este diario, la cifra aparece como objeto de buenos deseos y augurios. Los comerciantes, por ejemplo, aplican la “regla del 13” cada vez que agregan un poco más a una docena de cualquier producto. Se trata de la tan bien recibida “yapa”.

“Este es un símbolo que trae felicidad a quien entrega un poquito más de lo pedido y da prosperidad a quien recibe la atención. Se trata de un gesto de acercamiento que alienta a la multiplicación de las energías positivas”, dijo la astróloga mendocina.

Siguiendo por la línea de las buenas noticias que puede esconder el 13, también se menciona que incluso el aguinaldo, tan necesario y esperado por cualquier trabajador, tiene una connotación ligada al número. Es, pues, el salario que viene a complementarse, por derecho, con el resto de los sueldos logrados en los 12 meses que conforman el año.

Para el tarot, esta jornada también está alejada de todo embrujo. “Para nosotros el 13 es un número de buena suerte”, sumó la astróloga y tarotista Erica Gallardo. La especialista mendocina opinó además que en las cartas estos dígitos significan la muerte.

Pero el hecho, aclara, es que ésta es considerada como una transformación que se relaciona con cambios importantes desde un punto de vista positivo. Es decir, no se refiere a la muerte en sí, sino más bien al término de todo lo malo que nos aquejaba para reiniciar un camino lleno de luz y espiritualidad.

Es decir, una oportunidad. “Es un mito pensar que el martes 13 es sinónimo de mala suerte. Todo lo contrario”, explica Gallardo y aclara que este es un buen momento para orar y pedir por la unión familiar.

Por último, la metafísica tampoco atribuye nada raro, ni al 13, ni al martes. “Es un día como cualquier otro, pero depende de las creencias de las personas y de su nivel de sugestión respecto de la fecha”, considera Luis Cohen, quien se presenta como “metafísico”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA