lunes 1 de marzo de 2021

El río Mendoza fue ayer un imán para las familias otra vez. Asado y chapuzón son un clásico que volvió con las flexibilizaciones / Mariana Villa
Sociedad

Los mendocinos vuelven a vivir la montaña y el turismo ilusiona

Potrerillos y Cacheuta se desbordaron el fin de semana anterior por el turismo interno y también por los picnics. Las cámaras están expectantes con la reapertura a los visitantes nacionales.

El río Mendoza fue ayer un imán para las familias otra vez. Asado y chapuzón son un clásico que volvió con las flexibilizaciones / Mariana Villa

El pasado fin de semana largo, con más de 150.000 mendocinos que se inclinaron por Cacheuta y Potrerillos para escaparle a la agotadora rutina de un 2020 por demás difícil, mostró el regresó a una normalidad muy parecida a la previa de la pandemia del coronavirus que desde marzo también azota al país y la provincia.

El turismo interno en Mendoza fue habilitado desde junio. Desde entonces, con protocolos y disposiciones - como la capacidad autorizada a 50% de la ocupación total en los alojamientos y restaurantes-, los principales destinos de la provincia han evidenciado cada vez mayor movimiento.

Pero con la reducción de casos, las mayores flexibilización y la llegada de los días cálidos, no sólo es el turismo interno el que moviliza a los mendocinos. También han vuelto los picnics en el perilago de Potrerillos, los asados junto a los ríos Mendoza o Blanco y las mateadas en cualquier rincón de la montaña, como se pudo ver ayer en una escapada a esa zona.

Según coincidieron referentes del sector turístico mendocino, lo ocurrido el fin de semana último es un adelanto de lo que se espera de cara al próximo fin de semana XL (del 5 al 8 diciembre, Día de la Virgen) y las Fiestas. En algunos complejos, el nivel de reservas para el primer fin de semana de diciembre, para Navidad y para Año Nuevo supera 90%; con la aclaración de que se habla de las plazas autorizadas. Y para enero, ya hay hasta 60% de reservas.

Sin embargo, las expectativas están ahora en la ya anunciada reapertura para el turismo nacional desde el martes y en un futuro, si ocurre, la de extranjeros. Y es que, destacan, el Plan de Previaje (que estipula el reembolso de 50% del costo de un paquete turístico para destinarlo a otros gastos relacionados) está teniendo mucho éxito y despertando un fuerte interés para visitar Mendoza.

“Para la primera quincena de enero ya tenemos una ocupación de 60%, y ya empezó a consultar gente de Buenos Aires”, destacó el presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de la Ruta 82, Fabián González, quien indicó que el fin de semana pasado la ocupación en muchos de los complejos de la zona llegó a 100% (de las plazas autorizadas).

En tanto, el presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros y Gastronómicos (Aehga), Fernando Barbera, también se esperanzó: “La Provincia ha hecho grandes esfuerzos para estar abiertos, y eso nos va a dar una gran ventaja para cuando empiece la temporada de verano”.

Preparados

En Potrerillos, el último fin de semana, la ocupación de alojamiento -la permitida en el contexto de pandemia- también fue plena. “Desde que se habilitó el turismo interno, Potrerillos ha sido el destino más elegido por los mendocinos”, destacó el presidente de la Asociación de Turismo de Potrerillos, Fernando Perera.

Incluso, también se mostró entusiasmado de cara a las Fiestas (“ya tenemos 50% de plazas reservadas”, detalló) y a la temporada de verano. “El Plan Previaje ha funcionado de maravilla”.

En simultáneo con la paulatina reactivación, los dueños y encargados de complejos turísticos también ha detectado algunos inconvenientes. En el caso de Potrerillos, la ocupación legal (de casa habilitadas formalmente para alquiler) del fin de semana largo pasado llegó a 100%.

“Se desmadró un poco la situación porque aquellas casas que no están habilitadas son donde no se controla la cantidad de gente y se hacen las fiestas clandestinas. Sentimos que veníamos llevando todo un control de los alojamientos habilitados y el pasado fin de semana se desmoronó. La zona estuvo un poco liberada”, destacó el referente de la Asociación Turística de Potrerillos.

Los problemas -destaca Pererase dan en aquellas casas que los propietarios alquilan por su cuenta, sin declararlas como alojamientos. “Hay fiestas clandestinas en el Valle de Uco y en Potrerillos, entonces hay que ver cómo se podría controlar. Podría llegarse a un común acuerdo para autorizar ciertos eventos, en un espacio específico, al aire libre y permitiendo hasta una determinada cantidad de personas, con protocolos”, resaltó Perera.

En cuanto a hotelería en general, Barbera destacó que, con la ocupación permitida, deberían trabajar todos los días en plenitud para llegar al punto de equilibrio. “Cerca de 75% de las camas hoteleras están en el Gran Mendoza y esas plazas están casi vacías. El fin de semana pasado, en el Gran Mendoza sólo hubo 4% de ocupación”, destacó. En ese sentido, resaltó que será fundamental el regreso de los visitantes de afuera de Mendoza. “Más de 90% del turismo es de afuera”, reforzó.

Reclamos en la 82

Falencias que piden solucionar

En la Ruta 82, los dueños de complejos identifican algunas falencias. “No están funcionando de manera óptima las dos salas de Salud y no hay sistema de ambulancia, por lo que cuando necesitamos una, demora muchísimo en llegar. Necesitamos que las que llegan lo hagan hasta el kilómetro 42”, indicó González, de la Cámara de Comercio y Turismo del lugar. Además, resaltó las falencias de la señal con todas las empresas de telefonía móvil.

150.000

Movimiento multitudinario. El último fin de semana largo, las localidades de la montaña mendocina atrajeron a 150 mil mendocinos. El turismo interno pero también la posibilidad de un picnic en el perilago, el río o un camping permiten volver a la vida prepandemia.


Por las redes