Fotos: así se preparan las elefantas Guillermina y Pocha para viajar a Brasil antes del 15 de mayo

Continúa el entrenamiento de Pocha y Guillermina para ser trasladadas al santuario de elefantes en Brasil. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes.
Continúa el entrenamiento de Pocha y Guillermina para ser trasladadas al santuario de elefantes en Brasil. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes.

Las dos elefantas asiáticas se preparan para viajar a Brasil -vía terrestre y durante 5 días- al Santuario de Elefantes de Mato Grosso. Esta mañana llegó un entrenador del lugar para evaluarlas y terminar de coordinar el traslado. Kenya y Tamy, los próximos ejemplares que serán trasladados.

Pocha y su hija, Guillermina viven sus últimos días en el reducido y rocoso recinto del Ecoparque de Mendoza en el que han vivido gran parte de su vida (en el caso de Guillermina, no conoce otro espacio desde que nació). Las dos elefantas asiáticas llevan casi un año en cuarentena y en proceso de adaptación para poder viajar al Santuario de Elefantes de Brasil (en Mato Grosso) y todo está listo para que lo hagan en las próximas dos semanas, “antes del 15 de mayo”, según confirmó a Los Andes el secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial de Mendoza, Humberto Mingorance. Fue el propio Mingorance quien confirmó a fines de abril que se había completado el envío de la documentación correspondiente, por lo que ya no había “marcha atrás” en el traslado.

Esta mañana uno de los entrenadores del santuario brasileño que ya había viajado el año pasado para trabajar en el entrenamiento de las elefantas -y del personal del Ecoparque- volvió a Mendoza con el objetivo evaluar la logística y estado de salud de las elefantas. “Esta mañana el entrenador estuvo en el Ecoparque e hizo la evaluación. La conclusión es que las elefantas están impecables y la comida en excelentes condiciones. Todo está perfecto para que pasen 5 días en el camión, viajando hasta el santuario”, confirmó Mingorance.

Continúa el entrenamiento de Pocha y Guillermina para ser trasladadas al santuario de elefantes en Brasil. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes.
Continúa el entrenamiento de Pocha y Guillermina para ser trasladadas al santuario de elefantes en Brasil. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes.

Es casi un hecho que Pocha y Guille viajarán en un único contenedor, enfrentadas entre sí y mirándose una a la otra para no sufrir situaciones estresantes en demasía. Según destacó el secretario de Ambiente mendocino, están ultimando detalles de logística relacionados a la llegada del camión. Junto al personal y los entrenadores del Santuario de Elefantes de Brasil viajarán un veterinario y 2 entrenadores del Ecoparque de Mendoza.

El traslado se hará vía terrestre por el paso que vincula a Argentina con Brasil a la altura de Iguazú, y los encargados ya cuentan con el permiso de excepción para poder trasladar a animales por un paso fronterizo (algo que no está permitido en condiciones normales). En total, todo el traslado tomará 5 días hasta llegar a Mato Grosso, en la región centro oeste de Brasil. “Las elefantas están entrenadas y preparadas para viajar los 5 días”, insistió Mingorance.

Más de un año preparándose para el traslado

En un principio, el traslado de las elefantas estaba previsto para junio del año pasado. Sin embargo, una serie de demoras y de presentaciones judiciales de distintas ONG retrasaron y fueron dilatándolo. “Cuando arrancaron el proceso, iban a salir al mes siguiente. Pero todo se demoró y se vencieron los plazos. De igual manera, seguimos con procesos de adaptación, todo listo para cuando tuvieran que subirse a los contenedores. En noviembre del año pasado pedimos a la Nación que se reactivara el traslado, pero como se demoraba, en febrero insistimos con pronto despacho. Allí empezaron los problemas desde Nación”, explicó Mingorance, quien sostuvo que ya el año pasado llegaron a Mendoza entrenadores de Estados Unidos para iniciar el proceso de adaptación de las elefantas, y también para enseñarle a los entrenadores del Ecoparque mendocino todos los preparativos (desde tomar muestras de sangre hasta el lavaje de trompa).

Continúa el entrenamiento de Pocha y Guillermina para ser trasladadas al santuario de elefantes en Brasil. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes.
Continúa el entrenamiento de Pocha y Guillermina para ser trasladadas al santuario de elefantes en Brasil. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes.

Hace más de un mes, el Ministerio de Ambiente de la Nación intervino en la situación y reactivó la polémica por medio de su titular, Juan Cabandié. El funcionario nacional se sumó a las voces que denunciaban que el espacio al que serían trasladado en Brasil no era un santuario, sino un espacio de explotación y reproducción de elefantes. En esa misma sintonía, desde un Santuario que se encuentra en Colón (Entre Ríos) presentaron un habeas corpus en la Justicia donde denunciaban que el espacio de Mato Grosso no era un santuario. ““Hay que resaltar que, evidentemente, lo que decía Nación respecto de que no se trataba de un santuario sino un espacio de reproducción, no tiene asidero alguno: es un santuario, no reproducen animales y tienen todas las condiciones para que esto pueda llevarse adelante. Se adjuntó toda la documentación que lo comprobaba. Era un error no permitir el traslado. Porque se privaba a los animales -declaradas personas no humanas- de tener una mejor calidad de vida”, insistió el secretario de Ambiente mendocino.

La historia de las elefantas

Pocha tiene 56 años y es la más anciana de las elefantas que residen en Mendoza (a ella y a Guillermina se le suman Kenya y Tamy, el único macho). Pocha nació en India, en 1965 y llegó junto al Zoo alemán Tierpark Hagenbeck. Pisó Mendoza en 1968, con apenas tres años, y llegó en calidad de canje.

Continúa el entrenamiento de Pocha y Guillermina para ser trasladadas al santuario de elefantes en Brasil. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes.
Continúa el entrenamiento de Pocha y Guillermina para ser trasladadas al santuario de elefantes en Brasil. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes.

En edad le sigue Tamy, quien nació en 1970 y en 1984, con 14 años, llegó a Mendoza como “donación” del Circo de los Hermanos Gasca.

Kenya - la elefanta africana-, en tanto, nació en 1981 y también llegó a Mendoza proveniente del Zoo alemán Tierpark Hagenbeck. Lo hizo en 1985 y, al igual que Pocha, también por canje.

Continúa el entrenamiento de Pocha y Guillermina para ser trasladadas al santuario de elefantes en Brasil. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes.
Continúa el entrenamiento de Pocha y Guillermina para ser trasladadas al santuario de elefantes en Brasil. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes.

Mientras que Guillermina es la hija de Pocha y Tamy, y nació en cautiverio en el ex Zoo (actual Ecoparque) de Mendoza. Llegó al mundo 1998 y nunca conoció la libertad; por lo que hasta el momento en que emprenda el viaje al Santuario de sus días habrán transcurrido en un espacio muy reducido.

Una vez que se concrete el traslado de Pocha y Guille, la intención de las autoridades ambientales de Mendoza es avanzar con el traslado de Kenya (elefanta africana) y, finalmente, proceder al traslado de Tamy, siempre al mismo Santuario de Elefantes de Mato Grosso. A los 4 ejemplares que están actualmente en Mendoza se suman otras dos elefantas que están en cautiverio en Buenos Aires, y los 6 completan el total de elefantes que todavía están en Argentina.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA