En zonas vulnerables, 30% de los niños tiene desnutrición y otro 30% malnutrición

Es lo que ha detectado un relevamiento nacional realizado por Conin. En el primer caso, se trata de un déficit en la alimentación asociado a saltos en la comidas por no contar con ellas. En tanto, se observa sobrepeso y obesidad debido a que, por falta de recursos, se opta por alimentos más económicos pero de baja calidad.

En zonas vulnerables 30% de los niños tiene desnutrición y otro 30% tiene malnutrición. | Foto: Los Andes
En zonas vulnerables 30% de los niños tiene desnutrición y otro 30% tiene malnutrición. | Foto: Los Andes

Un relevamiento realizado por Conin a nivel nacional dio cuenta del impacto de la pobreza y la indigencia sobre la seguridad alimentaria de los niños. De acuerdo a encuestas realizadas por la ONG en zonas vulnerables, 6 de cada 10 chicos tienen algún grado de vulnerabilidad en este sentido.

“Cuando hacemos relevamientos en zonas vulnerables de cualquier lugar del país, las cifras son similares. Entre un 30 y un 33% de los niños presentan algún grado de desnutrición, es decir, uno de cada tres y otro 30%, aproximadamente muestra signos de malnutrición”, refirió Diego Álvarez, director de Conin. La malnutrición se expresa en condiciones de sobrepeso u obesidad asociados a una baja calidad de los alimentos.

La proporción coincide con el dato de pobreza tanto en Argentina como en Mendoza. Según el Indec, en Mendoza 65% de los niños son pobres, el equivalente a 155.153 de ellos. En el país, según la Universidad Católica Argentina (UCA) en el primer trimestre de 2024 la pobreza alcanzó a 55,5% de la población y la indigencia pasó del 9,6% al 17,5% en el mismo período.

Niños que viven en la pobreza en el centro de Mendoza. | Foto: Los Andes
Niños que viven en la pobreza en el centro de Mendoza. | Foto: Los Andes

“La inseguridad alimentaria total para áreas urbanas relevadas por la encuesta del ODSA-UCA, alcanza al 24,7% de las personas, al 20,8% de los hogares y al 32,2% de los niños, niñas y adolescentes. Por otra parte, se encuentran en una situación aún más grave, con inseguridad alimentaria severa el 10,9% de las personas, el 8,8% de los hogares y el 13,9% de los niños, niñas y adolescentes (NNyA)”, detalla el informe “Deudas sociales estructurales en la sociedad argentina”.

Estrategias de supervivencia

“Lo que estamos observando en los relevamientos sociosanitarios que se realizan, en zonas vulnerables del país, es que 6 de cada 10 niños se encuentran con malnutrición, en déficit, o sea, desnutrición en cualquiera de sus formas, o en exceso, sobrepeso y obesidad. Eso va cambiando de acuerdo al lugar del país, ver a una u otra”, señaló Gabriela Sabio, médica pediatra y directora médica asistencial de Conin.

Como bien es sabido, esto tiene consecuencias en diversos planos de su desarrollo, en su desempeño académico y en el riesgo de desarrollar patologías agudas y crónicas.

El comedor y merendero Los Horneritos da raciones de comida a más de 1500 personas entre niños, adultos y ancianos.
Gabriela Carmona entregando raciones en la puerta del comedor comunitario. | Foto: Los Andes
El comedor y merendero Los Horneritos da raciones de comida a más de 1500 personas entre niños, adultos y ancianos. Gabriela Carmona entregando raciones en la puerta del comedor comunitario. | Foto: Los Andes

En referencia a la inseguridad alimentaria como tal, que significa que la calidad, la continuidad de los alimentos o la cantidad no es adecuada, cuando estamos en esa situación se dan dos cosas. Una, que porque los recursos son escasos no se pueden comprar alimentos, entonces uno saltea comida. Y otra de las cosas que sucede es que el alimento se reemplace por otro más económico, pero que no tenga el valor nutritivo que se necesita en estas etapas. La falta de alimentos va a predisponer más a lo que es la desnutrición y el cambio por otros alimentos de alto valor calórico, pero poco nutritivos, pero que sí producen saciedad, va a llevar a la trayectoria del sobrepeso y la obesidad. En ambas situaciones lo que faltan son los micronutrientes, o sea, los minerales y las vitaminas que son tan importantes también para el desarrollo de los chicos”, detalló la profesional.

Sabio dijo que no están evaluando si se presentan patologías en estos chicos, “pero sabemos que la malnutrición, sobre todo en las primeras etapas, predispone a que de adultos aparezcan todo lo que son las enfermedades crónicas no transmisibles”, explicó.

Agregó que observan en las encuestas que, por un lado, que no se pueden comprar alimentos fuertes, y por el otro lado, el aumento cada vez a edades más tempranas del consumo de alimentos que no son adecuados. En tanto, dijo que impresiona que van en aumento cada año las dos situaciones.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA