El dinosaurio Keloken: nuevas especies de dinosaurios carnívoros fueron halladas en Argentina

Es un carnívoro que vivió en lo que hoy es Chubut hace uno 70 millones de años. Su nombre deriva de la lengua de los tehuelche de la Patagonia y uno de su especie salió en la película Jurassic World.

Nueva especie de abelisáurido, Koleken inakayali. Imagen: National Geographic
Nueva especie de abelisáurido, Koleken inakayali. Imagen: National Geographic

El explorador de National Geographic, Diego Pol, junto a un equipo global de investigadores y paleontólogos de Argentina, Estados Unidos y Hong Kong que trabajan en la formación La Colonia de la Patagonia central, identificaron una nueva especie de dinosaurio carnívoro. Se trata del Koleken inakayali.

La nueva especie es un abelisáurido cuyo nombre deriva de la lengua de los tehuelche de la Patagonia central y hace referencia a la arcilla en la que se encontró el animal y al líder tehuelche Inakayal. Este dinosaurio es el segundo abelisáurido que es conocido y que vivió en la formación La Colonia al final de la era de los dinosaurios en el Cretácico Superior, hace unos 70 millones de años.

Esto también sitúa al Koleken coexistiendo con el Titanomachya gimenezi descubierto por Pol y su equipo el mes pasado. Por su parte, el Koleken se parece al icónico “toro carnívoro”, Carnotaurus sastrei, el único otro abelisáurido conocido de la Formación La Colonia, que se popularizó en la película Jurassic World.

Sin embargo, a diferencia del Carnotaurus, el Koleken es más pequeño y exhibe un conjunto único de características craneales y diferencias anatómicas, en particular, la ausencia de los enormes cuernos frontales de los Carnotaurus.

Nueva especie de abelisáurido, Koleken inakayali. Imagen: National Geographic
Nueva especie de abelisáurido, Koleken inakayali. Imagen: National Geographic

Una nueva especie: de Jurassic World a Chubut

La investigación del equipo, publicada hoy en la revista Cladistics, detalla sus hallazgos que consisten en un esqueleto parcial, que incluye varios huesos del cráneo, una serie casi completa de huesos del lomo, una cadera completa, varios huesos de la cola y patas casi completas. Fue en el norte de Chubut, en la misma área donde se descubrieron hace unas cuatro décadas los restos de Carnotaurus.

“Este hallazgo arroja luz sobre la diversidad de terópodos abelisáuridos en la Patagonia justo antes del evento de extinción masiva”, declaró el explorador Diego Pol. Y agregó: “Nuestro estudio también analiza la evolución de los abelisáuridos y sus parientes a través del tiempo e identifica pulsos de ritmos acelerados de evolución del cráneo en el Cretácico Inferior”.

Nueva especie de abelisáurido, Koleken inakayali. Foto: El Destape
Nueva especie de abelisáurido, Koleken inakayali. Foto: El Destape

“Amplía lo que sabemos sobre los abelisáuridos que vivieron en esta área durante el período Cretácico y muestra que eran más diversos de lo que se pensaba anteriormente”, aseguró Pol. Su trabajo cuenta con el apoyo de la National Geographic Society y tiene como objetivo ampliar nuestra comprensión científica de los dinosaurios y los vertebrados que existieron en toda la Patagonia durante los últimos 15 millones de años del período Cretácico.

Además, su proyecto también desarrollará una base de datos para ayudar a los investigadores a identificar patrones de extinción al final del Cretácico en América del Sur en relación con otras regiones del mundo. “El descubrimiento del Koleken inakayali promueve significativamente nuestra comprensión científica colectiva de la era de los dinosaurios”, detalló Ian Miller, director de ciencia e innovación de la National Geographic Society.

Nueva especie de abelisáurido, Koleken inakayali. Foto: El Destape
Nueva especie de abelisáurido, Koleken inakayali. Foto: El Destape

Y sumó: “La incorporación del Koleken inakayali a la fauna de la formación La Colonia continúa demostrando que la formación se encuentra entre las unidades rocosas con dinosaurios del final del Cretácico más importantes del mundo”.

“Diego y su equipo de expertos globales, investigadores y técnicos de laboratorio están dando vida a nuevos conocimientos sobre este mundo perdido y promoviendo el trabajo de la National Geographic Society para involucrarse en la ciencia y la exploración a fin de comprender mejor las maravillas de nuestro mundo y compartir esos hallazgos con la comunidad global”, concluyó Miller.

Seguí leyendo:

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA