Drogas de diseño: entre los riesgos de su consumo, el peligro de la adulteración y los prejuicios a derribar

La muerte de una mujer en Córdoba tras consumir éxtasis volvió a activar la alarma de la presencia de drogas de diseño en estos espacios. Las fatalidades en que puede derivar su consumo, la errónea estigmatización de las fiestas electrónicas y todo lo que hay que saber sobre estas sustancias.

Drogas de diseño: entre los riesgos de su consumo, el peligro de la adulteración y los prejuicios a derribar

Una mujer de 37 años falleció en Córdoba tras casi 3 días en terapia intensiva. Había sufrido tres paros cardio-respiratorios, además de una falla renal y un cuadro febril del que nunca se recuperó.

El fin de semana, en una fiesta electrónica, había consumido una pastilla de éxtasis (MDMA), y en ese mismo evento, otras 29 personas debieron ser atendidas ante cuadros similares.

Drogas sintéticas: entre los riesgos de su consumo, el peligro de la adulteración y los prejuicios a derribar. Foto: Archivo Los Andes (Imagen ilustrativa)
Drogas sintéticas: entre los riesgos de su consumo, el peligro de la adulteración y los prejuicios a derribar. Foto: Archivo Los Andes (Imagen ilustrativa)

Además de generar conmoción, la noticia volvió a encender una alarma que no es novedosa. Y es que las drogas de diseño o sintéticas –como el éxtasis- tienen una marcada circulación en estos eventos. De la misma manera en que, según destaca el toxicólogo Sergio Saracco, cada vez hay más atenciones por intoxicaciones con estas sustancias.

“Cualquier sustancia psicoactiva actúa sobre el sistema nervioso central, modificando neurotransmisores psíquicos. Además, el éxtasis es una metanfetamina con una acción estimulante, y permite tener mayor actividad física por más tiempo”, describe.

Según advierte Saracco, por su exceso de potencia, estas sustancias desarrolladas artificialmente (por eso son “de diseño”) generan también un exceso de adrenalina, lo que aumenta el ritmo de la frecuencia cardiaca, la presión arterial y puede llevar a arritmias.

La rigidez muscular –que no es exclusiva de las drogas sintéticas (de allí la descripción de que una persona “esta dura”)- es otra peligrosa consecuencia.

“Se genera una contracción a los músculos, pero la persona no deja de saltar. Y esa contractura genera daño y libera mioglobina al torrente sanguíneo. Eso luego es orinado, y por eso es que muchas veces quienes han consumido esas drogas orinan de un color oscuro”, explica Saracco.

Drogas sintéticas: entre los riesgos de su consumo, el peligro de la adulteración y los prejuicios a derribar. Foto: Archivo Los Andes (Imagen ilustrativa)
Drogas sintéticas: entre los riesgos de su consumo, el peligro de la adulteración y los prejuicios a derribar. Foto: Archivo Los Andes (Imagen ilustrativa)

“Ese exceso de mioglobina puede producir taponamiento y derivar en una insuficiencia renal aguda”, agrega.

Además de los riesgos cardíacos, de presión arterial y de insuficiencia renal, la deshidratación e hipertermia (golpe de calor) dadas por la alteración de la temperatura corporal son otras de las consecuencias que pueden derivar en un desenlace trágico.

“La hipertermia puede derivar en pérdida de conocimiento, con episodios de coma, convulsiones o fallas multiorgánicas”, detalla Saracco. Incluso, el toxicólogo resalta que estos consumos también pueden derivar en una excesiva hidratación y disminución de sólido en la sangre, lo que aumenta el riesgo de edema cerebral.

QUÉ ES EL ÉXTASIS Y QUE SON LAS DROGAS DE DISEÑO

El éxtasis (o MDMA) es una droga sintética, que se fabrica y sintetiza en laboratorios. Actúa como estimulante y alucinógeno, y suele producir un efecto energizante, que distorsiona la percepción sensorial y temporal. Genera la sensación de un disfrute más profundo de cualquier experiencia.

“A diferencia de las drogas de origen natural, con las drogas sintéticas -a través del desarrollo e identificación de principios activos-, se identifica la estructura química y se sintetiza artificialmente”, destaca Saracco.

Además, la generación de estas sustancias no se ve afectada por situaciones climáticas, lo que favorece su proliferación.

Una vez que se conoce la fórmula, de manera artificial se pueden manipular y potenciar los efectos, proceso similar al que se trabaja con los fármacos legales.

“Cuando las consecuencias negativas son más que los beneficios, allí se explica su prohibición. Lo que hace a estas drogas de mayor o menor riesgo son las circunstancias del consumo”, sigue el toxicólogo.

Efectos del éxtasis
Efectos del éxtasis

La MDMA suele presentarse en tabletas o cápsulas. Además del riesgo intrínseco de estas sustancias, en ocasiones suelen ser adulteradas con concentraciones de metanfetamina, ketamina (anestésico) o cafeína, entre otras. Estas alteraciones implican un aumento del riesgo.

Junto con el éxtasis, otras drogas de diseño que cada vez se ven más son “la tusi” (2C-B, también conocida como “cocaína rosa”) y el popper.

REDUCCIÓN DE RIESGOS Y DAÑOS

Negar una problemática nunca es el camino para solucionarla, al tiempo que identificarla es el primer paso para trabajar en ella.

De esta premisa parten los referentes de la fundación Vuelo Controlado, quienes trabajan en la reducción de los riesgos y daños que suelen ir de la mano del consumo de estas sustancias. Y lo hacen en espacios de ocio, como –por ejemplo- las fiestas electrónicas.

“Tenemos en cuenta el bienestar, y sabemos que existe la posibilidad de que haya consumo. La ley de estupefacientes plantea que su consumo está ligado a la criminalidad o a la enfermedad. Pero ante este posicionamiento de cero consumo y prohibición, aparecen otras alternativas, como es la reducción de riesgos pragmáticos”, describe la referente de Vuelo Controlado, Verónica Chrabolowski.

Drogas sintéticas: entre los riesgos de su consumo, el peligro de la adulteración y los prejuicios a derribar. Foto: Archivo Los Andes (Imagen ilustrativa)
Drogas sintéticas: entre los riesgos de su consumo, el peligro de la adulteración y los prejuicios a derribar. Foto: Archivo Los Andes (Imagen ilustrativa)

Destaca que el abstencionismo o la prohibición siguen siendo lo recomendado, y aclara que el trabajo que realizan no es contrario a este paradigma.

Aunque optan por mirarlo desde otra perspectiva, que deja a las claras que, pese a la prohibición, el consumo de drogas u otras sustancias legales es una realidad.

“No sirve dejar a esa persona en el estigma por consumir. Existe el consumo, existen los riesgos. Entonces la idea es ayudar”, agrega.

Vuelo Controlado trabaja en la asistencia y contención de personas en situaciones de esparcimiento y donde pueda haber un consumo de sustancias ilegales o legales (como el alcohol).

Esto es lo que llaman reducción de riesgos, y tiene que ver con implementar estrategias para prevenir y disminuir los daños al máximo.

Desde sus inicios, la fundación trabaja codo a codo con los organizadores de eventos. Y disponen en esos lugares de espacios libres de humo y de tensiones, donde la gente puede ir a descansar y a calmarse, además de aclarar temores.

“Trabajamos en lo que pueden ser casos leves y que necesiten contención. Tenemos un equipo multidisciplinario, con actores preparados para trabajar en estados alterados de conciencia. Hay que tener en cuenta que 80% de los casos se pueden contener sin necesidad de llegar a la ambulancia”, explica Chrabolowski.

Drogas sintéticas: entre los riesgos de su consumo, el peligro de la adulteración y los prejuicios a derribar. Foto: Archivo Los Andes (Imagen ilustrativa)
Drogas sintéticas: entre los riesgos de su consumo, el peligro de la adulteración y los prejuicios a derribar. Foto: Archivo Los Andes (Imagen ilustrativa)

EL PREJUICIO SOBRE LAS FIESTAS ELECTRÓNICAS

La antropóloga e investigadora del Conicet Rocío Rodríguez se ha dedicado a estudiar el universo de la música electrónica. Y no duda en hablar de un “prejuicio” cuando se vincula automáticamente a las fiestas electrónicas con drogas de diseño.

“Cuando uno habla de éxtasis, aparece asociado a las fiestas electrónicas. En parte tiene una razón legítima, ya que la popularización del éxtasis como sustancia de uso recreativo ocurrió en el mismo momento del nacimiento de las fiestas electrónicas, en los 80 y 90″, describe.

En ese sentido, agrega que los efectos que produce esa sustancia ”maridan perfectamente” con el disfrute de la música a través del baile. No obstante, considera que es una idea “acotada y reduccionista”, ya que el consumo de éxtasis se ha extendido más allá de esas fiestas.

“Las intoxicaciones por consumo de éxtasis tienen el plus que abona el tratamiento amarillista y sensacionalista, y es que ocurren en la misma fiesta e involucran la comercialización ilegal. En cambio, si pensamos en las muertes asociadas al consumo de tabaco y alcohol, resulta difícil de relacionar con el consumo”, se explaya.

Drogas sintéticas: entre los riesgos de su consumo, el peligro de la adulteración y los prejuicios a derribar. Foto: Archivo Los Andes (Imagen ilustrativa)
Drogas sintéticas: entre los riesgos de su consumo, el peligro de la adulteración y los prejuicios a derribar. Foto: Archivo Los Andes (Imagen ilustrativa)

“El marco legal implica un limitante a la hora de abordar estos temas y accionar. No sólo porque la acción del Estado queda circunscripta en la persecución y prohibición, sino porque también los usuarios quedan sin herramientas para cuidarse y atenderse en situaciones riesgosas”, sigue.

Para Rodríguez, es clave trabajar en políticas y acciones que tengan especialmente en cuenta a quienes consumen. Pero también hace falta considerar a las personas que trabajan en el sistema de salud, de seguridad, de educación, y los productoras de eventos, entre otros.

“El mayor riesgo es la clandestinidad. Mientras sigamos bajo un paradigma prohibicionista, donde no sea fácil el acceso a información fidedigna y a profesionales especializados, y mientras se sostenga un sistema de producción y comercialización clandestino donde no pueda regularse la composición de la sustancia, vamos a seguir teniendo que lamentar víctimas fatales”, concluye.

Drogas sintéticas: entre los riesgos de su consumo, el peligro de la adulteración y los prejuicios a derribar. Foto: Archivo Los Andes (Imagen ilustrativa)
Drogas sintéticas: entre los riesgos de su consumo, el peligro de la adulteración y los prejuicios a derribar. Foto: Archivo Los Andes (Imagen ilustrativa)

DROGAS SINTÉTICAS EN MENDOZA

Al tratarse de un mercado clandestino, sería erróneo hablar con exactitud de la elaboración y comercialización de drogas de diseño en Mendoza. Si de datos puntuales se trata, entre los secuestros policiales es una sustancia que tiene baja presencia.

Según confirmaron a Los Andes desde el área de Lucha contra el Narcotráfico de la Policía de Mendoza, en lo que va del año se han secuestrado casi 1.145 kilos de cocaína y 179.910 kilos de marihuana. Se suman 1.150 plantas de marihuana.

En el mismo período se secuestraron 331 dosis de LSD y solo 7 de éxtasis.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA